Karen Siegemund en la lucha para preservar la cultura estadounidense

Por Catherine Yang
25 de Mayo de 2020
Actualizado: 25 de Mayo de 2020

Karen Siegemund ha experimentado su cuota de activismo político, desde su movimiento “Rage Against the Media” (Furia contra los medios) y sus reportajes sesgados o falsos, hasta servir como presidenta de la Alianza de la Libertad Americana (AFA) y convertirse en una historia nacional de la noche a la mañana cuando recibió una carta diciendo que su contrato de enseñanza no se renovaría debido a sus comentarios en defensa de la civilización occidental.

Ella ciertamente parecía preparada para una vida política, con un padre que creció en el Berlín de Hitler y, después de trabajar con la Marina durante la Guerra Fría.

Pero Siegemund, inicialmente científica, dice que su lucha nunca ha sido política, sino cultural.

“Luchar en defensa de la civilización occidental —qué impactante que sea un tema partidista. Pero lo es. Esto es lo que me sorprende más que nada”, dijo Siegemund, quien dirige AFA desde el sur de California, donde se encuentra. “Con AFA, no somos una organización política, pero todo lo que hacemos se relaciona con la cultura”.

En realidad, todo comenzó cuando ella se dio cuenta de lo que los niños de hoy están leyendo.

“Era adoctrinamiento, puro y simple”, dijo.

Ampliando horizontes

Tras el final de la Guerra Fría, Siegemund cambió el desarrollo de sistemas de sonar para continuar sus estudios. Ella quería estudiar relaciones internacionales para profundizar en la historia, la guerra y la diplomacia y poder entender cómo sucedió todo eso.

Luego tuvo un sueño.

“Literalmente tuve un sueño en el que estaba de vuelta en mi antigua escuela”, dijo Siegemund. Ella estaba enseñando un seminario nocturno que ayudó a los estudiantes a reunir todas las lecciones de diferentes materias que habían aprendido durante el día. Se despertó y se dio cuenta de que quería hacer exactamente eso, y contactó a muchas escuelas en su área con una lista de la amplia gama de materias que podía enseñar.

“Recibí una llamada al día siguiente y me convertí en maestra de matemáticas; las matemáticas y el latín fueron las dos primeras cosas”, dijo Siegemund.

“Lo que quería hacer era ampliar el mundo para los niños”, dijo. “Después de 20 años como científica, la enseñanza es algo completamente diferente, pero me encantó tanto —estaba haciendo el mundo más grande para los niños”.

Ya sea que enseñara matemáticas, latín, francés o ciencias, aplicaría las lecciones a casos del mundo real, pondría las cosas en un contexto histórico y establecería conexiones entre asignaturas.

Pero al principio, Siegemund notó que faltaba algo en las escuelas.

Los alumnos de octavo grado de la escuela intermedia donde Siegemund enseñó organizarían una presentación para dar ante la escuela todos los años, y fue un proyecto maravilloso en concepto.

Pero una presentación se destacó.

“Un niño pequeño, se paró allí, tenía un hermoso PowerPoint —y todo lo que dijo estaba mal”, dijo Siegemund. “Se paró allí y habló muy bien, pero en realidad era completamente incorrecto.

“Así que hablé con el director de la escuela y le dije: ‘Sabes que él se acaba de parar allí y le dijo a cientos de niños un montón de cosas que están mal, así que ahora no solo él fue el que hizo las cosas mal, sino que presentó esto a un centenar de niños que ahora conocen este hecho incorrecto”, dijo Siegemund.

“Y su respuesta para mí fue: ‘Sí, pero ¿viste lo genial que fue su PowerPoint? Estoy seguro de que él estaba tan orgulloso de cómo habló. Tenía confianza, tenía carisma, abrió con una broma. Fue una gran cosa para él'”.

Karen Siegemund es la presidenta de la Alianza de la Libertad Americana (Cortesía de Karen Siegeund)

El contenido importa

Después de que Siegemund obtuvo una maestría en relaciones internacionales, quiso profundizar en cómo se forman las identidades en todo el mundo. Para su doctorado, comenzó con la pregunta de cómo se forman las identidades nacionales durante la adolescencia, pero rápidamente se convirtió en otra cosa.

“El plan original era que iba a mirar la música, los libros, el entretenimiento al que están expuestos los niños estadounidenses y compararlo con la misma cosa a la que están expuestos los niños franceses”, dijo. “Entonces comencé a leer los libros estadounidenses que estaban escritos para adolescentes, fui con mi asesor y le dije: ‘No puedes ni creer lo que está pasando aquí'”.

Terminó haciendo su tesis sobre educación y cultura estadounidense.

Dado que la cultura estadounidense es fluida y móvil en comparación con muchas otras culturas, Siegemund esperaba encontrar medios que ayuden a los adolescentes a navegar en este momento de desarrollo de identidad. En cambio, descubrió que los libros escritos para adultos jóvenes carecían en gran medida de contenido o significado, y los libros para niñas especialmente transmitían el mensaje de que la identidad sexual es su único valor.

Peor aún, estos libros a menudo son promovidos por escuelas y bibliotecas. Siegemund preguntó por qué, y la respuesta fue que a los niños parece gustarles, y al menos están leyendo.

“Se permitió porque se supone que los niños deben leer porque leer es bueno. Pero habían olvidado por qué leer es bueno”, dijo Siegemund. Le pareció que a los estudiantes se les estaba robando una gran literatura por las razones más arbitrarias mientras los educadores equivocados celebraban, en lugar de darse cuenta que estaban socavando todo el bien que podrían estar haciendo.

“Esto es lo que más me mata: les roba a los niños el acceso, el aprecio y el amor por algunas de las mejores cosas que la humanidad jamás haya creado. Y creo que es un robo”, dijo. “En la investigación que hice para mi tesis, entre esos [pequeños números de] niños que habían leído ‘La Odisea’, (…) ese era su libro favorito”.

Aun así, en este momento, Siegemund no había pensado en ninguna de sus investigaciones como parte del ámbito político, mucho menos conectándola con la “larga marcha por las instituciones” de la izquierda, un tema sobre el que la AFA celebró una conferencia en 2019. Ella escribió la tesis desde un lugar de compasión por los niños, y como educadora, y no fue sino hasta las elecciones de 2008 que notó nuevamente que la gran entrega importaba más para las personas que el contenido, y las cosas que le importaban realmente existían en el ámbito político.

Alianza de la Libertad Americana

En 2010, Siegemund estaba de visita en California cuando se encontró por primera vez con la AFA, y cuando se mudó allí en 2013, se hizo buena amiga del entonces presidente Avi Davis. Su repentina muerte en 2015 conmocionó a la comunidad, pero los involucrados se unieron para mantener viva a la AFA.

La organización tiene la misión de defender los valores e ideales occidentales, entre ellos la libertad, y se opone a la gobernanza global y los medios sesgados. Y aunque no es un grupo conservador por diseño, Siegemund dice simplemente que los problemas que le preocupan a la AFA son aquellos con los que los conservadores se solidarizan.

“La gente dona a candidatos políticos y eso está muy bien. Pero sin la cultura, sin que las personas sean conscientes de los problemas en lugar de solo los candidatos, es muy difícil avanzar”, agregó.

El grupo celebra eventos literarios, cafés y conferencias sobre temas de actualidad, como un evento reciente sobre China el 1 de marzo.

A Siegemund le gustaría expandir los eventos de la AFA, hacer viajes y participar más en la educación porque muchas cosas realmente se remontan a ella.

“Los niños en el nivel de la preparatoria son profundamente ignorantes. Mientras eso siga sucediendo, tendremos que seguir luchando justamente en la misma pelea”, dijo. “El adoctrinamiento está en todos los niveles, está en las habilidades, está en el contenido. Está en la actitud. Está en el aire”.

Ella está profundamente preocupada por los estudiantes que, además de ser despojados de un gran pensamiento, se les enseña desde una temprana edad que deben avergonzarse de sí mismos y de su país, así como del daño que hace a sus identidades aún en formación.

Karen Siegemund es la presidenta de la Alianza de la Libertad Americana. (Cortesía de Karen Siegeund)

Optimismo y un camino a seguir

Siegemund dice que casi todo lo que hace se relaciona con su trabajo en la AFA, excepto tal vez cuando asiste a conciertos clásicos locales.

“Voy al Hollywood Bowl por Beethoven y Tchaikovsky”, dijo. “Hay miles y miles y miles de nosotros en el Bowl, miles. El primer compás del himno nacional, nadie anuncia nada, cada persona se pone de pie, cada persona pone su mano sobre su corazón, aunque eso no es lo que tienen que hacer con el himno nacional”.

“¡Y cantamos! Y me siento al lado de personas de todo el mundo, y se ponen de pie. Es una de las cosas más conmovedoras de la historia”, dijo.

“Luego, durante un par de horas, estamos inmersos en la música más magnífica. Es impresionante Magnífico”, dijo. “Y durante todo el tiempo, no se puede escuchar caer un alfiler en la audiencia. Nada. Es silencio. Es reverencial. Es amor. Todos estamos unidos allí en tal aprecio por esta belleza, y es milagroso”.

“No puedes creer que el mundo en el que vives el resto del tiempo sea tan diferente a esto. Es un respiro. Es tan magnífico”, dijo Siegemund.

Como una ocurrencia tardía, ella dijo que quizás eso sí se relaciona con ser conservador, después de todo.

“Como conservadores, una cosa que debemos tomar un poco más de tiempo y hacer es celebrar la belleza, porque es la belleza lo que estamos perdiendo, junto con todo tipo de otras cosas. Pero si podemos elevar la belleza, creo que eso en sí mismo es útil”, dijo.

“Así que, participando en la lucha en la cultura, sí, hay escuelas y Hollywood y todo eso. Pero solo celebrar la belleza, celebrar el arte magnífico, ir a esos museos, ir a esos conciertos es una excelente manera de ser positivo y lograr un cambio positivo. Creo que la forma en que celebras la belleza puede inocularte contra las fuerzas destructivas”, dijo Siegemund.

Ella es optimista sobre la lucha porque cada vez más personas parecen unirse. Si bien se sabe que California es un estado muy inclinado hacia la izquierda, señala que algunas de las voces conservadoras más francas también tienen su sede en Los Ángeles.

Mientras tanto, Siegemund no quiere caer en la trampa del fracaso de la imaginación. Su padre nació en Berlín en 1928, y nadie en la década de 1930 podría haberse imaginado que vendría el régimen, y la historia nos dice claramente que son posibles horrores inimaginables.

“Así que lo tomo como mi misión personal y con la AFA para evitar que eso suceda”, dijo.

“La gente necesita saber, la gente debe ser consciente, la gente debe ser especialmente cautelosa porque la tiranía y el totalitarismo no vienen con una explosión, entran con pequeños pasos para erosionar las libertades y estamos viendo eso”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación:

Mujeres deprimidas y sin familia: el desastre del feminismo

TE RECOMENDAMOS