Kim Reynolds critica política interior y exterior de Biden al refutar discurso del Estado de la Unión

Por Joseph Lord
02 de Marzo de 2022 1:14 PM Actualizado: 02 de Marzo de 2022 1:14 PM

A última hora de la tarde del martes, la gobernadora de Iowa, Kim Reynolds, dio la respuesta republicana al discurso del Estado de la Unión del presidente Joe Biden.

Durante el discurso, Biden describió a Estados Unidos como un país fuerte y próspero, y trató de mantenerse más al centro de lo que lo ha hecho en el último año.

“El Estado de la Unión es fuerte porque ustedes, el pueblo estadounidense, son fuertes”, dijo Biden casi al final del discurso.

Durante su respuesta, Reynolds hizo hincapié en temas domésticos como la inflación desbordada, la rápida subida del precio de la gasolina, la delincuencia y la inmigración ilegal sin precedentes, aunque comentó brevemente la invasión rusa de Ucrania.

“Los demócratas se han pasado el año pasado ignorando los problemas, o empeorándolos”, dijo Reynolds al principio de su réplica.

“Este no es el mismo país que era hace un año”, dijo Reynolds. “El presidente intentó pintar una imagen diferente esta noche, pero sus acciones en los últimos 12 meses no coinciden con la retórica”.

“Pero no tiene por qué ser así”, continuó. “En todo el país, [los republicanos] están mostrando a los estadounidenses cómo es el liderazgo conservador”.

El GOP vio que las órdenes de COVID “no eran la respuesta”

Como era de esperar por los observadores, Reynolds centró gran parte de su respuesta en COVID-19.

“Los gobernadores republicanos se enfrentaron al mismo virus COVID-19 de frente”, dijo Reynolds. “Pero honramos sus libertades y vimos enseguida que los cierres de las escuelas y de los colegios tenían sus propios costos significativos”.

Los republicanos, continuó, “vieron que las órdenes no eran la respuesta”.

Los efectos de las órdenes de COVID en los niños de Estados Unidos, incluidos los cierres de escuelas, las órdenes de uso de mascarillas en clase y otras políticas que atentan contra el aprendizaje o el desarrollo social, han sido “inconcebibles”, dijo Reynolds.

Mientras que Biden y varios gobernadores demócratas de todo el país instituyeron cierres de escuelas, órdenes de uso de mascarillas y órdenes de vacunación, Reynolds ha mantenido en gran medida su estado abierto y ha dejado la decisión de usar una mascarilla o vacunarse a los habitantes de Iowa.

Recientemente, los demócratas han comenzado a relajar las restricciones de COVID de acuerdo con las recomendaciones actualizadas de los CDC. Pero muchas órdenes de vacunación y de uso de mascarilla siguen en vigor tanto a nivel federal como estatal.

La orden de vacunación más controvertida, la de Biden para el sector privado, que habría obligado a los empleados de empresas con 100 o más personas a vacunarse o a someterse a pruebas semanales, fue tachada de inconstitucional por la Corte Suprema en enero.

Sin embargo, la Corte Suprema se negó a anular una orden federal de vacunación para los empleados del sector sanitario. Otras órdenes federales, incluidas las dirigidas a los miembros del servicio militar, a los empleados federales y a los contratistas federales, siguen en vigor y se han enfrentado a desafíos poco significativos por parte de los tribunales federales.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, pronuncia el discurso sobre el estado de la Unión ante una sesión conjunta del Congreso en el hemiciclo del Capitolio de Estados Unidos, en Washington, D.C., el 1 de marzo de 2022. (Saul Loeb/Pool/Getty Images)

Retirada de Biden de Afganistán “envalentonó a nuestros enemigos”, incluido Putin

Mientras la invasión rusa de Ucrania sigue escalando, el comienzo del discurso de Biden se centró en la situación.

Sus rivales republicanos, sin embargo, han argumentado que el propio Biden es responsable —al menos en parte— de la situación debido a su muy criticada retirada de Afganistán, que condujo al colapso del gobierno democrático afgano respaldado por Estados Unidos.

Las críticas no son nuevas.

Incluso cuando la caída de Afganistán estaba en curso, observadores de ambos lados del pasillo político se preocuparon de que la retirada enviara un mensaje de debilidad a los adversarios de Estados Unidos como Rusia y China. La noción de que Estados Unidos no respaldaría a sus aliados, decían entonces los críticos, podría envalentonar a China para que intentara una invasión de Taiwán, o a Rusia para que siguiera avanzando en Ucrania.

Durante su refutación del discurso de Biden, Reynolds repitió la crítica. La retirada de Biden de Afganistán, dijo Reynolds, “hizo más que costar vidas estadounidenses: envalentonó a nuestros enemigos”.

“Es hora de que Estados Unidos vuelva a proyectar confianza”, dijo Reynolds. “Es hora de que vivamos”.

El 24 de febrero, el líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell (R-Ky.), hizo una crítica similar durante una conferencia de prensa.

“Creo que la precipitada retirada de Afganistán en agosto fue una señal para Putin y quizás para el presidente chino Xi [Jinping], de que Estados Unidos estaba en retirada, de que no se podía confiar en Estados Unidos”, dijo McConnell. “[La retirada] fue una invitación a los autócratas del mundo de que tal vez era un buen momento para hacer un movimiento”.

En una conferencia de prensa antes del discurso sobre el Estado de la Unión, el líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer (D-N.Y.), aplaudió el enfoque de Biden sobre la crisis de Ucrania, en particular la imposición de sanciones que prohíben a los principales bancos rusos participar en el sistema de pagos SWIFT.

“Creo que el presidente Biden ha hecho un gran trabajo [en la respuesta a la invasión de Ucrania]”, dijo Schumer. “Creo que el país quiere seguir su ejemplo”.

El gasto público es responsable del aumento de la inflación

Desde que Biden asumió el cargo, la inflación aumentó a un ritmo no visto en décadas.

Los republicanos han culpado a la Casa Blanca y a los demócratas en el Congreso de la inflación en curso debido a su “gasto descontrolado”.

Desde enero de 2021, el Congreso, en manos de los demócratas, ha aprobado —y Biden ha firmado— alrededor de 3.1 billones de dólares en nuevos gastos. El resultado de este gasto, dicen los críticos del GOP, ha sido la “Bidenflación”.

Durante el Estado de la Unión, Biden admitió que la inflación estaba golpeando duramente a los hogares estadounidenses, pero sugirió que los proyectos de ley de gasto, como su Plan de Rescate Americano de 1.9 billones de dólares, y otras intervenciones del gobierno podrían reducir la tensión en la economía.

Biden dijo que él y la vicepresidenta Kamala Harris llegaron a la Casa Blanca con una visión económica que desafiaría la “economía del goteo” del presidente Ronald Reagan, que según Biden favorecía demasiado al 1 por ciento más rico.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, pronuncia el discurso sobre el Estado de la Unión mientras la vicepresidenta Kamala Harris y la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (demócrata), aplauden durante una sesión conjunta del Congreso en la Cámara de Representantes del Capitolio de Estados Unidos, en Washington, D.C., el 1 de marzo de 2022. (Saul Loeb/Pool/Getty Images)

Reynolds dijo que los estadounidenses “fuera de la burbuja de Washington” no quieren que el gobierno federal gaste más billones.

“Incluso los miembros del partido del presidente pensaron que [el proyecto de ley Build Back Better de 1.85 billones de dólares] era demasiado. Pues bien, los estadounidenses comparten esa opinión”, dijo.

Reynolds dijo que los republicanos reconocen que los problemas internos de Estados Unidos requieren “soluciones audaces”, pero subrayó que no creen que esas soluciones deban ser necesariamente llevadas a cabo por el gobierno.

En cuanto a la delincuencia y la inmigración, los demócratas “se han negado a protegerlos”

Ciudades de todo Estados Unidos se han enfrentado a niveles récord de delitos violentos desde que Biden asumió el cargo.

Varias ciudades han batido su récord histórico de asesinatos. En otros lugares, han circulado vídeos de saqueos masivos, especialmente en los estados de la costa oeste que han aprobado leyes que reducen considerablemente las penas por robo.

Los demócratas se han mantenido en gran medida al margen del tema, que los republicanos han achacado a sus políticas “blandas con el crimen”, así como a eslóganes como “desfinanciar a la policía”.

Durante su respuesta al discurso de Biden, Reynolds también criticó a los fiscales de todo el país que se han negado a aplicar ciertas leyes o han limitado las penas por infringirlas.

“Los fiscales liberales están dejando libres a los delincuentes, y muchos demócratas siguen queriendo desfinanciar a la policía”, dijo Reynolds.

A finales de enero, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, tuvo que enfrentarse a las reacciones tras decir que los medios de comunicación conservadores que cubrían el aumento de la delincuencia en lugar de Ucrania vivían en un “universo alternativo”.

Reynolds también se refirió a la política de inmigración. Aunque Biden presentó una imagen de querer asegurar la frontera durante su discurso del martes, el año pasado ha visto niveles sin precedentes de inmigración ilegal en Estados Unidos.

“El gobierno de Biden se ha negado a asegurar nuestra frontera, se ha negado a proporcionar los recursos para combatir el tráfico de personas, para detener la afluencia mortal de drogas que llegan a nuestros barrios”.

Tanto en política criminal como en política de inmigración, dijo Reynolds, los demócratas “se han negado a protegerlos”.

Los republicanos quieren “restaurar la independencia energética de Estados Unidos”

En el último año, el costo de la energía —particularmente de la gasolina— ha aumentado dramáticamente, superando por mucho la tasa de inflación general.

Según los datos más recientes del Índice de Precios al Consumo publicados por el Departamento de Trabajo de Estados Unidos, los precios han aumentado un 7.5 por ciento de media en los últimos 12 meses. El precio de la gasolina, en cambio, ha aumentado un 40 por ciento.

Los republicanos han culpado directamente de este rápido aumento de los costes a las “políticas energéticas antiestadounidenses” de Biden.

Al asumir el cargo, Biden, citando la llamada “crisis climática”, firmó una serie de órdenes ejecutivas que ponían fin o revocaban las políticas de la era Trump que llevaron a la nación a ser independiente energéticamente por primera vez en décadas.

“[Los republicanos] están luchando para restaurar la independencia energética de Estados Unidos”, dijo Reynolds.

Lo más destacado es que Biden puso una moratoria en el arrendamiento de tierras federales a los productores de petróleo y gas natural. También detuvo la construcción del oleoducto Keystone XL, que ha sido un tema controvertido desde la época del presidente Barack Obama en el Despacho Oval.

El senador Joe Manchin (D-W. Va.), que ha roto con su partido a menudo durante el 117º Congreso, también ha indicado que está frustrado con las políticas energéticas de Biden.

En una declaración del lunes, Manchin calificó esas políticas de “hipócritas”, ya que aumentan la dependencia de Estados Unidos del petróleo ruso, incluso cuando Estados Unidos condena la invasión de Rusia en Ucrania, y pidió a Biden que aumentara la producción nacional de energía.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.