Kudlow: ‘Histórico’ acuerdo comercial con China ayudará a la economía de EE.UU. a crecer más rápido

Por Zachary Stieber
15 de Enero de 2020
Actualizado: 15 de Enero de 2020

El acuerdo comercial de “fase uno” entre Estados Unidos y China es un acuerdo “histórico” que “ayudará a que nuestra economía crezca más rápido”, dijo el principal asesor económico del presidente Donald Trump, Larry Kudlow.

“Calculamos que en 2020 y 2021, por lo menos medio punto de PIB (producto interno bruto) adicional, lo que probablemente se traducirá en otro millón de puestos de trabajo además de los que ya tenemos”, dijo durante una aparición en la “America’s Newsroom” de Fox News el miércoles en la mañana.

Kudlow elogió al representante de comercio de los Estados Unidos, Robert Lighthizer, y al secretario del Tesoro Steve Mnuchin por su trabajo en el acuerdo.

“La cima más grande fue conseguir la fase uno. Lo cual nunca se había hecho antes. El liderazgo del presidente, incluyendo los aranceles, el trabajo de Bob Lighthizer, Steve Mnuchin, todo nuestro equipo de directores comerciales. Nunca antes se había hecho, esto es histórico”, dijo Kudlow.

El trabajo en la “fase dos” comenzaría de inmediato, dijo Kudlow, y agregó: “El hueso más duro de roer en la fase dos será nivelar realmente el campo de juego y ocuparse de las prácticas injustas, en lo que respecta a las transferencias forzosas de tecnología”.

Poco después, el 15 de enero, Trump y el viceprimer ministro chino Liu He firmaron el acuerdo durante una ceremonia en la Casa Blanca.

“Nuestras negociaciones fueron duras, honestas, abiertas y respetuosas, lo que nos llevó a este avance realmente increíble”, dijo Trump. “La mayoría de la gente pensó que esto nunca iba a suceder. Por cierto, debió haber ocurrido hace 25 años”.

El acuerdo incluye el compromiso de China de comprar 200,000 millones de dólares en bienes y servicios adicionales de Estados Unidos en los próximos dos años, incluyendo 40,000 o 50,000 millones de dólares en bienes agrícolas cada año. El acuerdo promete un aumento en la compra de productos manufacturados, alimentos, productos agrícolas y de mariscos, energía y servicios estadounidenses.

El viceprimer ministro chino Liu He y el presidente Donald Trump firman un acuerdo comercial entre Estados Unidos y China en el Salón Este de la Casa Blanca en Washington, el 15 de enero de 2020. (Saul Loeb/AFP/Getty Images)

Se espera que estas compras continúen en la misma trayectoria durante varios años después de 2021 y que contribuyan al reequilibrio de las relaciones comerciales entre EE.UU. y China, según una hoja informativa (pdf) sobre el acuerdo publicado por la administración.

A cambio, Washington aceptó modificar sus acciones arancelarias de la Sección 301 y canceló o redujo otras tarifas. China también canceló los aranceles que tenía programados.

No todos estuvieron satisfechos con el acuerdo.

El líder de la minoría del Senado Chuck Schumer (D-N.Y.), quien ha elogiado a Trump por sus tratos con China, dijo en el pleno del Senado en Washington el miércoles que el acuerdo comercial de primera fase “es un error histórico”.

“Varias políticas y prácticas perjudiciales no se abordaron”, dijo. “En primer lugar, parece que no hay compromisos para poner fin al programa de subsidios del gobierno chino que sigue perjudicando a las industrias y trabajadores estadounidenses, a todos los niveles. Segundo, no parece haber compromisos para reformar la política china de empresas estatales que compiten injustamente con empresas estadounidenses y quitan puestos de trabajo en Estados Unidos, mientras que se les permite vender libremente aquí aunque a nuestras mejores empresas no pueden vender allá”.

“En tercer lugar, no parece haber compromisos para reducir el vertimiento ilegal de productos chinos en nuestros mercados, lo que deja a las empresas estadounidenses sin negocio y a los trabajadores sin trabajo”, continuó. “Cuarto, de manera flagrante, parece que no hay compromisos significativos para acabar definitivamente con el depredador y flagrante robo cibernético de propiedad intelectual estadounidense por parte de China, quien ha robado una generación de empleos y riqueza estadounidenses. Quinto, en cuanto a lo que el acuerdo logra en términos de compras agrícolas, parece que la administración Trump no ha abordado el hecho de que China tiene contratos existentes con países como Brasil y Argentina”.

Emel Akan contribuyó con este informe.

***

A continuación

¿Es posible que China tome el control de la economía global?

TE RECOMENDAMOS