La actitud de este repartidor de comidas rápidas con una abuelita se vuelve viral por una dulce razón

Por La Gran Época
23 de Enero de 2019 Actualizado: 26 de Enero de 2019

En la era de la tecnología, algunos ciudadanos de la tercera edad tienen que depender de sus nietos para navegar por Internet o usar un teléfono móvil. Pero una curiosa abuelita de Filipinas dio un paso más allá.

Recientemente, la joven Maris Mayol Tian, de Bacolod City, Filipinas, ordenó su desayuno por Internet a la cadena de comida rápida Jollibee.

Poco después de hacer su pedido, el repartidor de Jollibee llegó a su puerta. Lo que se desarrolló a continuación la dejó asombrada.

La vecina de Maris tiene 92 años de edad y vio al repartidor entregando su comida en la puerta.

Su vecina le preguntó al repartidor qué estaba entregando. El hombre amablemente le dijo a la anciana que su trabajo era entregar comida. Al escuchar eso, ella estaba ansiosa por hacer su pedido.

“Ella procede a narrar su pedido”, contó Maris, en Facebook.

El repartidor pasó su pedido, pero sorprendentemente, tomó nota de su pedido con seriedad.

“Honestamente pensé que la ignoraría, se reiría y seguiría su camino, pero en realidad sacó su propio teléfono celular, marcó un número y pidió por ella”, escribió Maris.

Puede que sea un simple acto de bondad, pero Maris estaba impresionada.

“Hace un tiempo odiaba el servicio de reparto de Jollibee porque complicaban los pedidos, pero ahora creo que voy a pedir más reparto de ellos”, concluyó.

Al final, Maris corrió dentro de la casa para agarrar su teléfono y así poder tomar una foto que mostrara la dulce interacción entre su vecina y el repartidor.

La foto y la conmovedora historia detrás de ella se difundieron más tarde como un torbellino en Facebook, recibiendo más de 340.000 reacciones.

Los amigos de Maris estaban llenos de elogios para el repartidor.

“El repartidor tuvo compasión y eso es realmente admirable”, escribió un amigo.

Otro comentó, “se merece el reconocimiento”.

Según Maris, el repartidor, más tarde identificado como Elpegie Palmares Sicor, recibió finalmente el reconocimiento que en realidad se merecía.

“Desde que compartimos la publicación, el repartidor y yo nos hicimos amigos en Facebook. Me envió un mensaje para agradecerme por el mensaje”, escribió Maris para Love What Matters. “Era muy humilde. Dijo que lo elogiaron en el trabajo y que era una sensación agradable”.

Nunca subestimes el poder de un pequeño acto de bondad, porque una buena acción genera una ola y deja una profunda impresión.

Un repartidor de pizza con un gran talento toca el piano de manera magistral

Si esta linda historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS