La actividad industrial y los servicios caen en Francia por las protestas

Por EFE
03 de Diciembre de 2018 Actualizado: 03 de Diciembre de 2018

La actividad económica se está resintiendo en Francia como consecuencia de las protestas del movimiento de los “chalecos amarillos” desde hace más de dos semanas, con caídas en particular en los servicios, pero también en la industria, un impacto que el Gobierno calificó hoy de “severo”.

En una declaración a la prensa tras reunirse con las principales organizaciones profesionales, el ministro francés de Economía y Finanzas, Bruno Le Maire, dijo que se han constatado caídas “del orden del 15 al 25 %, según los sectores”.

El descenso para los grandes grupos de distribución es del 15 al 25 %, para el pequeño comercio del 20 al 40 %, para los mercados mayoristas del 15 % y para los restaurantes “al menos del 20 al 50 %” dependiendo de los lugares, explicó Le Maire.

Además, advirtió de que se ha constatado un descenso de las reservas en los hoteles del 15 al 20 %.

En el caso del sector automovilístico, señaló que Renault y Peugeot, las dos principales fabricantes en Francia, se perdido pedidos y, además, hay “bajas más importantes” en la industria agroalimentaria.

De hecho, la Asociación Nacional francesa de Industrias Alimentarias (ANIA) alertó en un comunicado de que, dado que las fiestas de fin de año representan el 20 % de los ingresos del sector, las pérdidas podrían llegar a los 13.500 millones de euros.

Por su parte, la patronal del transporte indicó, en un comunicado, que las acciones de protesta en carreteras y autopistas de los conocidos como “chalecos amarillos” por la prenda que llevan ya han supuesto “más de 400 millones de euros” de pérdidas de explotación, a causa de los camiones bloqueados en atascos o inmovilizados en zonas logísticas.

Para hacer frente a la situación, el Gobierno ha autorizado desde el pasado 27 de noviembre a que las empresas afectadas recurran al paro parcial y ha enviado una circular para que los comercios que quieran puedan acogerse a una derogación para poder así aumentar las aperturas dominicales.

Además, el titular de Economía señaló que el fisco “examinará con toda la comprensión necesaria” las demandas de las empresas afectadas, bien para escalonar pagos de impuestos bien para la devolución de penalizaciones.

Más allá de establecer un primer balance económico, Le Maire aprovechó para analizar las raíces de este conflicto, que, opinó, es consecuencia de “fracturas territoriales que se han agravado desde hace años y que amenazan (la) unidad nacional”.

A su juicio, en el origen están las políticas económicas que durante las tres últimas décadas no han permitido crear suficientes empleos, a causa del incremento del gasto público que ha supuesto más deuda y más impuestos.

El movimiento de los “chalecos amarillos” surgió de forma espontánea, sin pertenencia a ningún grupo político, y se organizó en redes sociales para protestar contra una nueva subida de los impuestos a los carburantes a partir de enero.

Posteriormente, las demandas se han extendido desde la subida del salario mínimo hasta la dimisión del presidente francés, Emmanuel Macron.

********

Historias de convicción

Trabajó para la mafia y fue un adicto durante décadas, al fin se libera con ayuda de la meditación>

TE RECOMENDAMOS