¿Debería la administración Biden enviar atletas a los Juegos Olímpicos de Invierno?

Por John Mac Ghlionn
28 de Noviembre de 2021 9:00 PM Actualizado: 28 de Noviembre de 2021 9:03 PM

Opinión

Dentro de poco más de dos meses, Beijing será la sede de los Juegos Olímpicos de Invierno. ¿Debería asistir Estados Unidos? Esta ha sido una pregunta que ha estado en boca de muchos estadounidenses, incluidos destacados políticos, durante bastante tiempo.

En abril de este año, varios republicanos conservadores le pidieron al presidente Joe Biden que justificara la participación de Estados Unidos en los juegos de Beijing. No pudo dar una respuesta creíble. Su pregunta surgió al mismo tiempo que el presidente expresaba su apoyo a la decisión de las Grandes Ligas de Béisbol (MLB, por sus siglas en inglés) de trasladar el Juego de Estrellas fuera de Atlanta, Georgia.

La decisión de la MLB, es importante señalar, fue en respuesta a una controvertida ley de votación. Los legisladores republicanos acusaron a la administración Biden de hipocresía. ¿Por qué apoyar la decisión de la MLB y no reconocer los abusos en China?

Siete meses después de la controversia de Georgia, Biden anunció que Estados Unidos estaba considerando seriamente un boicot diplomático de los Juegos Olímpicos de Invierno del próximo año en Beijing, citando los abusos a los derechos humanos de China como la razón.

Sin embargo, esta medida solo evitaría que los dignatarios estadounidenses asistieran a los juegos y no los atletas estadounidenses. ¿Es esto realmente suficiente? La respuesta es un rotundo no.

El viejo refrán, “dalo todo o vete a casa”, se aplica aquí. Al prohibir la asistencia de los dignatarios, pero permitir la de los atletas, ¿Qué tipo de mensaje se envía al Partido Comunista Chino (PCCh)?

Unos Juegos Olímpicos sin atletas estadounidenses enviarían un mensaje al mundo—quizás el mensaje más fuerte en la historia deportiva reciente: Estados Unidos sigue siendo esa “ciudad en la colina” y continua siendo un faro de esperanza.

Un anfitrión indigno para un evento manchado

¿La China comunista, bajo el control de Xi Jinping, realmente merece ser sede de los Juegos Olímpicos? Por supuesto que no. Sin embargo, algunas personas creen que Estados Unidos aún debería asistir, ya que proporcionará una “plataforma para los valores tanto estadounidenses como universales”. Al prohibir la asistencia de los atletas, algunos dicen que Estados Unidos “perdería el simbolismo global de nuestros jóvenes héroes estadounidenses que están en lo alto del podio de las medallas, con las manos en el corazón, mientras ‘The Star-Spangled Banner’ suena en territorio chino”. Este argumento me parece un tanto ridículo.

Al entrar en el patio trasero del enemigo, Estados Unidos está validando literalmente el estilo particular de gobierno del PCCh. El régimen chino está llevando a cabo una campaña genocida en Xinjiang; está difundiendo propaganda perjudicial sobre el origen de COVID-19; es responsable de los recientes ataques cibernéticos que paralizaron a miles de organizaciones, incluyendo a los poderes públicos de EE. UU.

El Comité Olímpico Internacional (COI) también tiene mucho de qué responder. En 2015, cuando el COI anunció que Beijing sería la sede de los Juegos de Invierno de 2022, los entusiastas del deporte de todo el mundo se sorprendieron un poco. ¿Por qué? Beijing hizo historia al convertirse en la primera ciudad en albergar tanto los Juegos de Verano (en 2008) como los de Invierno.

Además, la consternación colectiva se debió a un hecho bastante importante: En Beijing hay muy poca nieve, misma que se necesita para una serie de deportes de invierno. Según el Global Times, medio estatal de China, el Centro Nacional de Esquí Alpino está ocupado creando nieve artificial para el próximo evento. El COI, nos dice, tiene “requisitos estrictos para el tamaño, grosor, dureza y densidad de las partículas de nieve para la competencia”, pero aún así tuvo la audacia de conceder a Beijing con los próximos juegos.

Como señaló la periodista, Kristin Capps, en 2015, poco después de que se le concediera a China el evento: “Esto es un testimonio de la rareza del proceso de licitación para los Juegos Olímpicos que un clima árido y desértico no se considere un obstáculo descalificador para acoger los Juegos de Invierno”.

Además, los Juegos Olímpicos tienen un antecedente de corrupción, incluyendo sobornos y pagos ilegales.

Quizás, algunos podrían argumentar que ha llegado el momento de organizar unos nuevos Juegos Olímpicos—un Gran Reajuste. ¿Cómo sería? En primer lugar, se prohibiría la participación de los violadores de los derechos humanos.

Biden todavía tiene tiempo para prohibir la asistencia de dignatarios y atletas. Inicialmente, recibiría un gran grado de rechazo por parte de algunos sectores de la sociedad, incluyendo a varios atletas estadounidenses. Sin embargo, a largo plazo, su decisión tendría mucho peso. La historia vería favorablemente su decisión.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.