La administración Biden se prepara para un posible paro ferroviario nacional

Por Lorenz Duchamps
14 de Septiembre de 2022 8:40 PM Actualizado: 14 de Septiembre de 2022 8:40 PM

La administración del presidente Joe Biden ha estado preparando un plan de contingencia para garantizar las entregas de bienes críticos manteniendo otras líneas de transporte en funcionamiento en caso de que miles de trabajadores ferroviarios sindicalizados se declaren en huelga tras el estancamiento de las negociaciones laborales, según una funcionaria de la Casa Blanca.

“Estamos trabajando con otros medios de transporte, incluidos transportistas, camioneros y carga aérea para ver cómo pueden intervenir y mantener las mercancías en circulación en caso de este cierre ferroviario”, dijo Karine Jean-Pierre, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, en una conferencia de prensa el 13 de septiembre.

“La administración también ha estado trabajando con las agencias pertinentes para evaluar qué cadenas de suministro y productos básicos tienen más probabilidades de sufrir graves interrupciones”, dijo la portavoz.

Jean-Pierre dijo que Biden, así como varios secretarios del gabinete, hicieron “cientos de llamadas” y se han reunido con sindicatos ferroviarios y compañías ferroviarias desde principios de la primavera para evitar una huelga.

Unos 60,000 miembros sindicales que trabajan para los ferrocarriles, incluidos Union Pacific, BNSF de Berkshire Hathaway, CSX y Norfolk Southern, podrían declararse en huelga el 16 de septiembre si no se cumplen sus demandas sobre los salarios y las condiciones laborales.

La posible paralización podría congelar casi el 30 % de los envíos de carga de Estados Unidos, aumentar la inflación, impedir el suministro de alimentos y combustible, costar a la economía estadounidense unos 2000 millones de dólares al día y provocar una crisis de transporte.

En un comunicado el miércoles, la International Association of Machinists (IAM) District Lodge 19 dijo que casi 5000 miembros de IAM votaron para rechazar el acuerdo laboral tentativo basado en las recomendaciones de la Junta Presidencial de Emergencia (PEB, por sus siglas en inglés) de la administración Biden, convirtiéndose en el primer sindicato que ha votado para autorizar una huelga mientras el período de “enfriamiento” en las negociaciones se aproxima a su termino.

“Hemos esperado lo suficiente por un contrato decente y exigimos la huelga… La decisión no autorizada de la IAM de abandonar la coalición nos dejó vulnerables y causó división y furia entre los miembros”, dijo un maquinista de la IAM en Missouri al World Socialist Web Site. El sindicato representa alrededor del 5 por ciento de los más de 100,000 miembros sindicales en los ferrocarriles.

Aunque la huelga inicial estaba prevista para el 16 de septiembre, el IAM dijo en su último anuncio que “por respeto a otros sindicatos en el proceso de ratificación”, sus miembros han aprobado una huelga no antes del 29 de septiembre, para permitir que el sindicato siga negociando cambios con la esperanza de lograr un acuerdo.

Los ferrocarriles han llegado a acuerdos tentativos con la mayoría de sus sindicatos basados ​​en las recomendaciones de la PEB que pedían aumentos del 24 por ciento y 5000 de dólares en bonos en un acuerdo de cinco años que es retroactivo a 2020. El acuerdo de la PEB también incluye un día adicional de licencia remunerada al año y un aumento de los costos del seguro médico.

Sin embargo, todos los sindicatos ferroviarios deben aceptar este acuerdo para evitar una huelga. La Brotherhood of Locomotive Engineers and Trainmen y SMART Workers-Transportation Division—los dos principales sindicatos que representan a los conductores y han objetado el acuerdo—quieren que los ferrocarriles aborden algunas de sus preocupaciones sobre los horarios de trabajo impredecibles y las estrictas reglas de asistencia, además de aceptar los aumentos salariales de la PEB.

Posible huelga ferroviaria nacional que ya está causando la cancelación de rutas ferroviarias de pasajeros
Una locomotora de BNSF remolca los vagones de los trenes de cercanías de Metra en el depósito ferroviario de Metra/BNSF en las afueras del centro de Chicago, Illinois, el 13 de septiembre de 2022. (Scott Olson/Getty Images)

El miércoles, los directivos ferroviarios y sindicales estuvieron en una reunión durante todo el día con el secretario del Departamento de Trabajo (DOL), Marty Walsh, en Washington.

“El secretario Walsh continúa liderando las discusiones en el Departamento de Trabajo entre las empresas ferroviarias y los sindicatos”, dijo un portavoz del DOL. “Las partes están negociando de buena fe y se han comprometido a permanecer en la mesa hoy”.

Jean-Pierre enfatizó durante la rueda de prensa del 13 de septiembre que un cierre “tendría un tremendo impacto” en la cadena de suministro de EE. UU.

“Como todos saben, va a tener un efecto dominó en nuestra economía en general, en las familias estadounidenses”, dijo Jean-Pierre. “Un cierre no es aceptable. Eso no es algo que deseemos. Se corre el riesgo de perjudicar a las familias. Se corre el riesgo de perjudicar—a empresas agrícolas y a comunidades enteras. Y lo hemos dejado claro con empatía y en repetidas ocasiones a ambas partes”.

“Somos conscientes del impacto que esto puede tener, por lo que, de nuevo, el presidente reunió a la PEB… en julio para asegurarse de que hubiera un marco de negociación, para asegurarse de que fuéramos árbitros neutrales que pudieran ayudar a llegar a una solución aquí”, agregó el portavoz.

Alrededor del 30 por ciento del transporte de mercancías de Estados Unidos se realiza por ferrocarril, y la gasolina, los alimentos, los bienes de consumo y los automóviles y los camiones podrían aumentar de precio o volverse más escasos si se paralizan los trenes de carga.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.