La administración Trump anuncia regla para permitir la detención indefinida de familias inmigrantes

Por Zachary Stieber
21 de Agosto de 2019 Actualizado: 21 de Agosto de 2019

El gobierno de Trump anunció el 21 de agosto una nueva regla que reemplaza el acuerdo de Flores, el cual ha guiado por años el tiempo de detención de las familias inmigrantes que cruzan la frontera ilegalmente a los Estados Unidos.

La regla “permitirá la terminación” del acuerdo, dijo el Departamento de Seguridad Nacional en un comunicado, permitiendo que el departamento y la agencia de Salud y Servicios Humanos “respondan a los cambios estatutarios y operativos significativos que han ocurrido desde el [acuerdo de Flores], incluidos los aumentos dramáticos en el número de niños no acompañados y unidades familiares que cruzan a los Estados Unidos”.

“Un gran número de familias extranjeras ingresan ilegalmente a través de la frontera sur, con la esperanza de ser liberados dentro en vez de ser detenidos durante sus procedimientos de deportación. Promulgar esta regla y buscar la terminación del [acuerdo de Flores] son ​​pasos importantes hacia un sistema de inmigración que sea humano y funcione de manera consistente con la intención del Congreso”, agregó el comunicado.

La nueva regla cambiará los términos del acuerdo, lo que resultará en su terminación, y cambiará la forma en que las agencias de EE.UU. cuidan a los niños extranjeros, tanto los que llegan con familiares como los que llegan sin acompañantes. Incluye eliminar el límite de tiempo para mantener a las familias.

El número de unidades familiares que ingresan al país ha explotado recientemente. El número de individuos dentro de las unidades familiares que la Patrulla Fronteriza ha detenido a lo largo de la frontera sur en lo que va del año fiscal llegó a más de 390.000 a fines de junio. Otros 37.500 presentados en los puertos de entrada sin documentación legal. Promediado, eso es cerca de 1600 por día desde el 1 de octubre de 2018.

“Hoy, el gobierno ha emitido una regla crítica que permitirá al Departamento de Seguridad Nacional mantener unidas a las familias y mejorar la integridad del sistema de inmigración”, dijo Kevin McAleenan, secretario interino del departamento, en un comunicado. “Esta regla permite al gobierno federal hacer cumplir las leyes de inmigración aprobadas por el Congreso y garantiza que todos los niños bajo custodia del gobierno de los Estados Unidos sean tratados con dignidad, respeto y preocupación especial por su vulnerabilidad particular”.

“En esta regla, estamos implementando las partes relevantes y sustantivas del Acuerdo Flores. (…) Como antes, el HHS continuará protegiendo la seguridad y la dignidad de los niños extranjeros no acompañados bajo nuestra custodia”, agregó Alex Azar, secretario de Salud y Servicios Humanos.

La regla tenía efecto en 60 días. Un borrador de la regla fue publicado en septiembre de 2018.

La Patrulla Fronteriza detiene a extranjeros ilegales que acaban de cruzar el Río Bravo desde México cerca de McAllen, Texas, el 18 de abril de 2019. (Charlotte Cuthbertson/La Gran Época)

El acuerdo de Flores obligó al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas a liberar a las familias que ingresan a los Estados Unidos a los 20 días, luego de que un juez federal, la jueza del Distrito Central de California, Dolly Gee, lo modificara en 2015 para incluir a los menores que llegan como parte de una unidad familiar. El acuerdo de 1997, alcanzado durante la administración Clinton, anteriormente solo se aplicaba a menores no acompañados.

Esa expansión ayudó a provocar el aumento de unidades familiares que llegaron a la frontera.

Algunos analistas reaccionaron negativamente al anuncio, argumentando que los tribunales no permitirían que se reemplazara el acuerdo de Flores.

“No tengo idea de por qué la Administración Trump cree que el juez permitirá que esto suceda”, escribió el abogado de inmigración Greg Siskind en Twitter.

Otros defendieron el movimiento.

“Podría decirse que esta solución es la más importante de la serie de acciones entrelazadas que la administración Trump ha tomado para abordar la afluencia fronteriza”, dijo Jessica Vaughan, directora de estudios de políticas del Centro de Estudios de Inmigración, al Washington Examiner.

“Esto hará una gran diferencia; uno de los principales incentivos para que las personas vengan ilegalmente con niños ha sido la garantía de liberación después de no más que una breve detención, y esto desatará las manos del gobierno y garantizará también un trato humano a los migrantes. Era ridículo que un solo juez excesivamente celoso haya facilitado esta afluencia, lo que ha causado tantos problemas en tantas comunidades estadounidenses, por lo que Trump tiene razón al intervenir y negar su interpretación”.

Charlotte Cuthbertson contribuyó con este informe.

Descubre

Agentes de EE.UU. dicen que “niños están siendo alquilados” para cruzar la frontera

TE RECOMENDAMOS