La amapola: una planta medicinal profunda y poderosa

26 de Mayo de 2016 Actualizado: 15 de Junio de 2016

En primer lugar, todos sabemos -en mayor o menor medida- que las plantas medicinales proporcionan beneficios y una vida con más salud, casi sin efectos adversos.

Además, tendríamos que reconocer que adentrándonos en el mundo moderno, en muchos casos hiper-ocupados durante gran parte del día, hemos perdido esa sabiduría de nuestros antepasados, acerca de los innumerables beneficios que nos brinda la Naturaleza en muchos sentidos.

Este artículo pretende brindar información acerca de la enorme cantidad de beneficios que las plantas medicinales proporcionan, en el cuidado de nuestra alimentación, sin químicos y por lo tanto sin efectos colaterales. En esta ocasión elegimos una planta profunda y misteriosa, la amapola.

Una planta sedante con múltiples efectos medicinales

Las amapolas y las adormideras representan el sueño y la muerte. Esta planta salvaje simboliza a los soldados caídos durante la Primera Guerra Mundial. En Gran Bretaña, Canadá, Estados Unidos y Australia, esta flor se usa en ceremonias y en ofrendas de la Primera Guerra Mundial. Su origen es desconocido, podría ser de Estados Unidos, o del norte o sur de Europa.

Amapolas artesanales en una instalación del Royal Hospital Chelsea, el 20 de mayo de 2016, en Londres, Inglaterra. La instalación se compone de un tributo de casi 300.000 amapolas artesanales creadas por el diseñador Phillip Johnson, en honor a todos los hombres y mujeres que han luchado en todas las guerras y las operaciones de mantenimiento de la paz durante los últimos 100 años. (Dan Kitwood / Getty Images)
Amapolas artesanales en una instalación del Royal Hospital Chelsea, el 20 de mayo de 2016, en Londres, Inglaterra. La instalación se compone de un tributo de casi 300.000 amapolas artesanales creadas por el diseñador Phillip Johnson, en honor a todos los hombres y mujeres que han luchado en todas las guerras y las operaciones de mantenimiento de la paz durante los últimos 100 años. (Dan Kitwood / Getty Images)

Debido a su abundancia, se la confunde con cultivos. De hecho, la amapola del opio es la única especie que se cultiva a gran escala. Esta también es conocida como adormidera (Papaver somniferum).

El otoño es la época del año cuando crece y no necesita muchos cuidados; se adapta a los suelos a nivel del mar del mismo modo que a 2000 metros de altura. Las flores son grandes y llamativas, de color rojo con un punto negro en su base. El fruto de la amapola es una cápsula con muchas semillas, que tienen propiedades sedantes. Con ellas se fabrican jarabes para la tos. Asimismo, bebida como infusión, no tiene efectos secundarios (ver más abajo).

Amapola. (Foto: Worms)
Amapola. (Foto: Worms)

La amapola tiene un pequeño porcentaje de aceites esenciales, además de varios alcaloides que se encuentran en la savia y en los pétalos. Estos alcaloides también tienen propiedades sedantes. En sus pétalos posee una sustancia llamada papaverina, cuya acción provoca el mismo efecto. De hecho, la planta de la amapola posee varias propiedades medicinales, que se concentran casi exclusivamente en los pétalos de sus flores.

En realidad, las propiedades medicinales de la amapola son muchas. A continuación, mencionaremos las más destacadas:

  • Su propiedad medicinal más conocida e importante es la de sedante, produciendo un leve efecto sobre el sistema nervioso.
  • Disminuye la ansiedad y el nerviosismo.
  • Es beneficiosa para el insomnio.
  • Mejora la función del aparato respiratorio, debido a su acción antitusiva.
  • Es expectorante (calmante) para enfermedades del sistema respiratorio, como la bronquitis o la faringitis.
  • Alivia la gripe.
  • Disminuye notablemente la irritación de la garganta producto de la tos, bronquitis, asma anginas.
  • Alivia síntomas de faringitis.
  • Antiespasmódica, pues se utiliza para tratar dolores de estómago y diarrea.
  • Ayuda a bajar la fiebre, o sea, es antipirética.
  • Alivia la conjuntivitis.
  • Disminuye arrugas en el rostro.

Infusiones de Amapola

Antes que nada, hay que aclarar que los usos de la amapola son tanto internos como externos.

La infusión de amapola se realiza con los pétalos de sus flores. Estos se pueden adquirir en herboristerías, tiendas de productos naturales, etc. La infusión se prepara con 2 gramos de pétalos por cada taza de agua, la mezcla se debe calentar por 5 minutos y dejar reposar.

La dosis recomendada de esta infusión puede llegar hasta 3 tazas diarias y no se recomienda continuar la ingesta del té por más de cuatro días seguidos.

Para mejorar los síntomas de irritación de la garganta producto de la tosbronquitis, asma anginas, se recomienda beber una infusión con una cucharada y media de pétalos de amapola por cada litro de agua. Dos tazas por día.

Además, la amapola alivia síntomas de faringitis. Se utiliza una infusión de dos cucharadas de pétalos secos de amapola por cada litro de agua.

Por otro lado, para aliviar los síntomas de la conjutivitis, se debe colocar una infusión tibia con gasas húmedas sobre la zona afectada. La conjuntivitis es una infección de la fina membrana (conjuntiva) que cubre el blanco de los ojos y el interior de los párpados. El ojo se torna rojo debido a una reacción natural de defensa que aumenta el flujo de sangre en la superficie del ojo para eliminar la infección.

Por último se puede aplicar una infusión tibia con 2 gramos de pétalos de amapola con un paño limpio para disminuir las arrugas en el rostro.

Este artículo se ha redactado a modo informativo y no pretende reemplazar la consulta a un médico profesional.

TE RECOMENDAMOS