La cara de una joven se infla al triple de su tamaño después de una alergia al tinte de pelo

Por Jesús de León
08 de Agosto de 2019 Actualizado: 08 de Agosto de 2019

Una mujer inglesa contó que quedó como una ‘alienígena’ tras sufrir una severa reacción al tinte para el cabello que la dejó con la cara hinchada y con una ceguera temporal.

Steph O’Dell, de 24 años, decidió aplicarse el tinte porque quería lucir bien en un viaje que estaba por realizar a Ámsterdam, pero como resultado de la reacción quedó con un dolor insoportable, y su cara se inflamó tres veces más que su tamaño habitual.

“Fue aterrador”, dijo Steph. “Tuve suerte de que no fuera peor. Nunca volveré a teñirme el pelo”, aseguró, según el medio británico Daily Mail.

La joven, que trabaja como coordinadora de ventas, contó que a los 15 años descubrió que sufría alergia a la parafenilendiamina (PPD), un ingrediente habitual en los tintes para el cabello.

“Me di cuenta de que era alérgica a la PPD, así que nunca me teñí y sólo me decoloré el cabello para crear mechas”.

Pero a cuando tenía 18 años se vio obligada en una ocasión a teñirse el pelo cuando sus mechas quedaron mal, pero tras usar el tinte su cara se le hinchó.

“Tampoco me permiten tatuajes de henna ni teñirme las cejas”, añadió.

En junio de 2015, antes de que su hermana cumpliera 18 años y viajara a Ámsterdam, Steph visitó un salón de belleza para hacerse extensiones y teñirse el cabello.

“Le dije a la peluquera del salón que era alérgica a la PPD y le mostré fotos de mi reacción anterior”, comentó, según el medio The Sun.

Narró que la peluquera le aseguró que el tinte no tocaría su cuero cabelludo y que era orgánico.

La mujer le afirmó que también era alérgica al tinte para el cabello y le mostró el producto que usaba, explicó Steph, y que le hizo una prueba previa en la muñeca.

“Pero no reaccioné a la prueba, así que me sentí feliz de seguir adelante”, comentó.

Dos semanas más tarde regresó y la peluquera le aplicó el tinte de pelo en la cabeza.

Ese día Steph se fue muy contenta pero luego comenzó a sentir irritación en el cuello. Se dio cuenta de que le había quedado algo de tinte en el cuello, así que se lo lavó y se puso una crema.

Al día siguiente las hermanas volaron hacia Ámsterdam, pero más tarde ese día la cara de Steph comenzó a hincharse.

Steph contó que sintió un gran ardor pero que espero que la inflamación desapareciera.

“Al día siguiente, mi cara era enorme y uno de mis ojos se había inflamado”, narró.

La joven inglesa tuvo que ir al hospital donde le dieron antihistamínicos y gotas para los ojos antes de regresar a su hotel.

Pero la situación empeoró y a la mañana siguiente su cara estaba tan hinchada que ni siquiera pudo abrir los ojos.

“Estaba ciega y aterrorizada”, confesó Steph. En ese momento, se comunicó con su padre que le pidió regresaran de inmediato.

El viaje de regreso a Inglaterra lo hizo aferrada a su hermana.

En el aeropuerto la recibió su padre que la llevó directamente al Hospital Milton Keynes.

Allí le pusieron inyecciones de adrenalina. “Pensé que iba a morir y tuve un ataque de pánico”, contó.

“Mi madre, Gayle, nos vio en el hospital y ni siquiera me reconoció porque mi cara estaba muy hinchada”.

Steph pasó cinco días en el hospital donde fue tratada con esteroides.

“Mirando las fotos, (creo) que me veía como un extraterrestre”, dijo Steph. “No podía creer que esto (me) hubiera ocurrido, especialmente porque me dijeron que el tinte era orgánico y no contenía PPD”, añadió.

Luego de cinco días su cara volvió a la normalidad.

“Nunca más volveré a tocar un tinte para el pelo. En vez de eso, voy a adoptar mi color natural de cabello”, aseguró.

***

A continuación:

El lupus la tenía al borde del suicidio, pero tres palabras cambiaron su vida para siempre

TE RECOMENDAMOS