La cara doble que hay detrás de las relaciones chino-rusas

Por Wang He
25 de Mayo de 2021 2:18 PM Actualizado: 25 de Mayo de 2021 2:18 PM

Opinión

Dos hechos recientes revelan la dualidad de las relaciones entre China y Rusia.

Xi Jinping y Vladimir Putin presenciaron la ceremonia de inauguración del mayor proyecto de cooperación en energía nuclear entre los dos países a través de una videoconferencia el 19 de mayo. Putin afirmó que las actuales relaciones chino-rusas están en su mejor momento, mientras que Xi dijo que los dos países harán avanzar las relaciones bilaterales a un nivel más alto, más amplio y más profundo. Este acontecimiento muestra una cara que preocupa mucho a Occidente: China y Rusia podrían estar formando una alianza.

Sin embargo, anteriormente, el 3 de mayo, el Partido de la Gran Patria Rusa, en una carta abierta, acusó al Partido Comunista Ruso y a sus altos cargos de recibir dinero y otros favores del Partido Comunista Chino (PCCh) y de servir como sus agentes en Rusia. Algunos analistas creen que los partidos políticos rusos suelen desprestigiarse mutuamente, pero rara vez juegan la carta de China para atacar a sus oponentes. Este incidente revela la otra cara de las relaciones sino-rusas: el gran recelo de Rusia hacia el PCCh y las profundas contradicciones de su política hacia China.

De hecho, desde el final de la Guerra Fría, las dos caras de las relaciones chino-rusas a menudo han cambiado o se han entrelazado. A lo largo de los años, el mundo parece haberse sentido más atraído por la cara que muestra que China y Rusia son aliados.

Por ejemplo, desde el 5 de junio de 2019, el medio estatal chino, Xinhua, informó que cuando las relaciones bilaterales se actualizaron a “una asociación estratégica integral de coordinación para una nueva era”, especialmente desde el estallido de la pandemia en 2020, China y Estados Unidos comenzaron una nueva guerra fría, mientras que las relaciones de Rusia con Estados Unidos y Europa se deterioraron, lo que llevó a China y Rusia a trabajar en estrecha colaboración.

Hay otros incidentes que indican que China y Rusia están fortaleciendo sus relaciones diplomáticas. Por ejemplo, el 22 de octubre de 2020 en respuesta a una pregunta de los medios, en el Club de debates Valdai, Putin dijo que la falta de una alianza militar entre Rusia y China en este momento no estaba relacionada con la actitud de las dos partes, sino más bien a que no hay necesidad. No obstante, no se descartaría una alianza de este tipo en el futuro.

La respuesta de Putin fue rica en significado. En febrero de este año, por ejemplo, los ministros de Relaciones Exteriores de Rusia y China dijeron durante una conversación telefónica que la cooperación estratégica entre las dos partes es integral.

Dentro de ambos países, hay voces a favor de una alianza. El investigador ruso Vasily Kashin escribió que Rusia y China deberían formar una alianza militar inmediatamente ante el riesgo de un conflicto militar con Estados Unidos. Dado que las empresas rusas están involucradas en el desarrollo del sistema de advertencia de misiles balísticos del PCCh, Rusia y China están bien posicionadas para construir una red global de defensa contra misiles compartiendo datos y estableciendo su propia asociación.

En el lado chino, Wang Haiyun, quien había sido el representante de las fuerzas armadas del PCCh en la Unión Soviética y Rusia durante casi 10 años, también escribió (pdf) que es necesario elevar la relación entre los dos países a una “relación de casi alianza”, una de “hombro con hombro, espalda con espalda, mano con mano, corazón con corazón” con una “relación militar amistosa y especial”… Tanto China como Rusia deberían ser más audaces y rápidos” en la profundización de los lazos militares, escribió.

De hecho, aunque Rusia y China insisten en que ambas partes se adhieren al principio de no alianza, no confrontación y no atacar a terceros países, Moscú y Beijing ya son al menos “casi aliados”, según Xinhua.

Echemos un vistazo a algunos ejemplos.

Rusia y China realizan ejercicios militares regulares, con una cooperación técnico-militar muy estrecha, incluido el intercambio de tecnología militar entre las dos partes. Es de destacar que Rusia ha estado ayudando a China a construir un sistema de defensa antimisiles. Además, a fines de julio de 2019 y el 22 de diciembre de 2020, Rusia y China realizaron dos patrullas aéreas conjuntas estratégicas, extendiendo sus actividades desde el Mar de Japón hasta el Mar de China Oriental; esto fue muy publicitado por los medios estatales de ambos países.

Desde 2018, el comercio bilateral entre Rusia y China se ha mantenido en alrededor de USD 100,000 millones, con un nuevo objetivo de USD 200,000 millones que se alcanzará para 2024, según un informe del CSIS (Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales). China ha sido el mayor socio comercial de Rusia durante muchos años, y su participación porcentual en el volumen comercial total de Rusia ha aumentado del 8,12 por ciento en 2013 al 15,76 por ciento en 2018, según la consultora de investigación china Qianzhan.

A medida que se fortalece la cooperación económica entre China y Rusia, hay tres cuestiones que deben examinarse.

En primer lugar, la liquidación en moneda local del comercio ruso-chino alcanzó el 25 por ciento en 2020, mientras que en 2013 y 2014 era insignificante, apenas entre el 2 y el 3 por ciento; es la llamada “desdolarización”, según el portal de noticias chino, Sina.

En segundo lugar, las exportaciones agrícolas rusas a China aumentaron significativamente en 2020, lo que convirtió al comercio agrícola en un nuevo punto brillante de la cooperación económica y comercial bilateral, que, a su vez, consolida la posición de China como el principal destino de exportación de los productos agrícolas rusos. Eso tiene una importancia extraordinaria cuando se considera la posible escasez de alimentos en China y las tensas relaciones entre el PCCh y los principales exportadores de alimentos del mundo, como Estados Unidos, Australia y Canadá.

En tercer lugar, la importancia de la cooperación energética entre China y Rusia: Xi lo llama el proyecto más importante, fructífero y de mayor alcance entre los dos países. Por ejemplo, el Proyecto de Gas del Este Sino-Ruso, también conocido como Poder de Siberia, entró oficialmente en operación en diciembre de 2019, con una capacidad de exportación de 38,000 millones de metros cúbicos por año, equivalente a más del 30 por ciento de las importaciones de gas natural de China en 2018. Mientras tanto, Rusia ya ha comenzado su trabajo de preparación en el Proyecto del Gasoducto Occidental Sino-Ruso, Poder de Siberia 2.

Sin embargo, tal “asociación estratégica”, tan promocionada por las autoridades chinas y rusas, no puede ocultar ni encubrir la naturaleza sucia y conflictiva de sus relaciones bilaterales.

He aquí solo un ejemplo. El 25 de febrero de este año, un residente local llamado Vladimir Vasiliev fue acusado en un caso de espionaje por recopilar información de inteligencia para la agencia de espionaje de China y fue sentenciado a ocho años de prisión, por traición, por un tribunal en el Zabaykalsky Krai de Rusia, en Chita. El caso fue diferente a la mayoría de los casos de espionaje: no tenía nada que ver con el campo de la ciencia y la tecnología, pero tuvo lugar en una zona fronteriza de importancia militar. Rusia había mantenido deliberadamente el caso con un bajo perfil.

Entonces, a pesar de la relación cada vez más estrecha entre Rusia y China, ¿por qué ambos países conspiran contra el otro y las actividades de espionaje se han vuelto más frecuentes?

De hecho, en términos de relaciones exteriores, Rusia ha estado adoptando un enfoque altamente defensivo para contener y contrarrestar la creciente influencia del PCCh, lo que particularmente perturba al régimen chino.

Por ejemplo, Rusia exportó un gran número de armas avanzadas a India tras el conflicto fronterizo entre India y China en 2020. Rusia y la India han estado trabajando para forjar un nuevo programa de cooperación técnico-militar para los próximos 10 años. Además, Rusia ha estado ayudando a la India a construir aviones y submarinos de quinta generación y a desarrollar tanques de altura, etc., todo ello con el fin de contener al PCCh.

En otro ejemplo, con Asia Central vista como el patio trasero de Rusia, Rusia tiene que contrarrestar la expansión de la influencia de China allí. Este año, la retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán ha atraído más atención a los problemas de seguridad en esa región, y el PCCh ha utilizado el mecanismo “5 + 1” recientemente establecido para aumentar la interacción con los países de Asia Central.

El 12 de mayo, el ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, se reunió con sus homólogos de cinco países de Asia Central, en Xi’an, para “fortalecer la confianza mutua estratégica” y “promover la cooperación con la iniciativa de la Franja y la Ruta”, según un comunicado de prensa del Ministerio chino de Relaciones Exteriores. El 14 de mayo, los medios progubernamentales de Rusia criticaron ferozmente a Beijing por interferir en los asuntos internos de los países de Asia Central, según un informe de la Voz de América (VOA). El PCCh ha contribuido a la corrupción desenfrenada en Asia Central al pagar grandes sobornos a poderosos funcionarios locales, según el informe. De hecho, a medida que crece el sentimiento anti-PCCh en algunos países de Asia Central, Kazajstán aprobó una nueva ley el 13 de mayo que prohíbe oficialmente la venta y arrendamiento de tierras agrícolas a extranjeros.

No es ningún secreto que ha habido un tira y afloje entre Rusia y China en Asia Central en los últimos años.

Los tanques chinos desfilan no lejos de las fronteras de China y Mongolia en Siberia, el 13 de septiembre de 2018. (MLADEN ANTONOV/AFP/Getty Images)

Un ejemplo: en septiembre de 2019, Putin visitó Mongolia y las dos partes firmaron un acuerdo para fomentar una asociación estratégica. Y en otro movimiento importante, en julio de 2020, Rusia ofreció a Mongolia unirse a la Organización de Defensa y Seguridad Colectiva (CSDO) liderada por Rusia para mejorar las relaciones bilaterales.

Los miembros actuales de la CSDO incluyen a Armenia, Bielorrusia, Kazajstán, Kirguistán, Tayikistán y Rusia. Como miembros de CSDO, las armas de fabricación rusa se pueden comprar a precios nacionales más baratos. Los ejercicios militares a gran escala se llevan a cabo anualmente en el territorio de algunos estados miembros. En los últimos años, Rusia ha llevado misiles tácticos Iskander con capacidad nuclear a Kirguistán y Tayikistán a través de ejercicios militares conjuntos.

Si Mongolia se uniera a la CSDO, se convertiría en el primer miembro no CIS de esta organización; y lo que es más importante, serviría como un elemento de disuasión estratégico contra el PCCh.

A partir de los movimientos antes mencionados realizados por Rusia, se puede vislumbrar su estrategia de doble cara hacia China.

Por un lado, Rusia mantendrá estrechas relaciones con el PCCh para impulsar su economía y contrarrestar la presión estratégica de Occidente. Por otro lado, forjará relaciones más estrechas con los estados vecinos de China y los países de Asia y el Pacífico para evitar una dependencia excesiva del PCCh y para controlar estratégicamente la influencia y las ambiciones del régimen chino.

El enfoque estratégico que Rusia ha adoptado hacia China se basa en las fortalezas relativas de los dos países.

En primer lugar, la economía rusa ha sido lenta desde 2008, y la brecha económica entre Rusia y China se ha ampliado dramáticamente. Por ejemplo, en 2020, el PIB de Rusia fue de aproximadamente 1,46 billones de dólares, en comparación con los 14,8 billones de dólares de China, según Statista. En segundo lugar, Rusia todavía se percibe a sí misma como una potencia mundial, que no está dispuesta a ser simplemente un proveedor de energía y materias primas a China, y quiere estar en igualdad de condiciones. Rusia tiene una ventaja más sobre China: su tecnología militar.

El armamento y el equipo de la antigua Unión Soviética han sido durante mucho tiempo el objetivo del régimen chino, que ha querido comprarlos, copiarlos o robarlos. Pero, ¿cuánto tiempo podrá Rusia mantener esta ventaja tecnológica militar sobre China? Según un investigador principal del Instituto de Investigación para la Paz de Estocolmo (SIPRI) en Suecia, Rusia puede tener solo de cinco a diez años hasta que China finalmente se ponga al día. Cuando eso suceda, ¿Cómo podrá Rusia competir con China por el mismo estatus?

Las autoridades rusas son muy conscientes de las contradicciones y defectos inherentes a su estrategia actual hacia China. Ahora, si Rusia no puede ver la verdadera naturaleza del PCCh y si continúa aferrándose a su estrategia de doble cara para tratar con China, entonces Rusia estará en peligro.

Wang He tiene una maestría en derecho e historia, con especialización en el movimiento comunista internacional. Se desempeñó como profesor universitario y ejecutivo de una gran empresa privada en China. Fue encarcelado en China dos veces por sus creencias. Wang vive ahora en América del Norte y ha publicado comentarios sobre la actualidad y la política de China desde 2017.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.