La Casa Blanca denuncia la agresión de Beijing en nuevo documento al Congreso

Por Cathy He
21 de Mayo de 2020
Actualizado: 21 de Mayo de 2020

La Casa Blanca denunció las prácticas económicas depredadoras, los movimientos militares agresivos y los abusos de derechos humanos del Partido Comunista Chino (PCCh) en un nuevo informe al Congreso. El análisis se produce a medida que la administración Trump intensifica sus críticas ante la respuesta de la pandemia por parte de China.

El informe de 16 páginas (pdf), presentado el 19 de mayo al Congreso según lo requerido por la Ley de Autorización de Defensa Nacional 2019, explicaba una serie de desafíos planteados por Beijing, incluidas sus prácticas comerciales desleales, la persecución de grupos religiosos y disidentes, y actividades militares “provocativas y coercitivas” en el Mar del Sur de China y el estrecho de Taiwán.

“Estados Unidos ahora reconoce y acepta la relación con la RPC [República Popular China], ya que el PCCh siempre lo ha enmarcado internamente: uno de gran competencia de poder”, dijo el informe.

“Incluso mientras competimos con la RPC, damos la bienvenida a la cooperación donde se alinean nuestros intereses”.

El informe, que resume la política de la administración hacia el régimen chino en los últimos años, fue publicado cuando la administración Trump reprimió las amenazas de seguridad planteadas por las empresas tecnológicas chinas y aumentó las demandas de que Beijing sea transparente sobre los orígenes del brote del virus del PCCh.

“El enfoque de los medios de comunicación en la actual pandemia corre el riesgo de perder el panorama más amplio del desafío presentado por el Partido Comunista Chino”, dijo el secretario de Estado Mike Pompeo el 20 de mayo en una conferencia de prensa antes del lanzamiento público del informe.

“China ha estado gobernada por un régimen brutal y autoritario, un régimen comunista, desde 1949. Durante varias décadas, pensamos que el régimen se parecería más a nosotros; a través del comercio, los intercambios científicos, la divulgación diplomática, permitiéndoles ingresar a la Organización Mundial del Comercio como una nación en desarrollo. Eso no sucedió”, dijo.

“Subestimamos enormemente el grado en que Beijing es ideológica y políticamente hostil a las naciones libres. El mundo entero está despertando a este hecho”.

El 20 de mayo, Trump criticó la “masiva campaña de desinformación” del régimen relacionada con la pandemia y dijo en Twitter que China tenía la intención de ayudar al candidato demócrata Joe Biden a ganar las elecciones presidenciales de este año.

En otro conjunto de tuits, Trump calificó la campaña de desinformación y propaganda del régimen contra Estados Unidos y Europa como una “vergüenza”.

“Todo viene de arriba”, escribió Trump. “¡Pudieron haber detenido fácilmente la plaga, pero no lo hicieron!”

Pompeo dijo que la respuesta del régimen chino al brote ha “acelerado nuestra comprensión más realista de la China comunista”. Él destacó que Beijing destruyó las muestras del virus durante las primeras etapas del brote, su negativa a permitir que los investigadores accedan a sus instalaciones y sus amenazas de imponer aranceles a Australia luego de que pidiera una investigación independiente sobre los orígenes de la pandemia.

El informe indicó que el régimen chino no ha cumplido sus compromisos en una variedad de áreas, desde el comercio hasta la propiedad intelectual y la protección del medio ambiente. Por ejemplo, Beijing prometió durante el gobierno de Obama detener el robo cibernético de secretos comerciales dirigido por el estado para obtener ganancias comerciales, y repitió la promesa en 2017 y 2018, según el informe. Sin embargo, en 2018, Estados Unidos y una docena de otros países informaron ataques cibernéticos masivos destinados a robar información comercial de hackers afiliados a la principal agencia de inteligencia de China.

El informe declaraba que la administración no ve “ningún valor” al comprometerse con el régimen por “simbolismo y pompa”.

“En cambio, exigimos resultados tangibles y resultados constructivos”, afirmó el documento. “Cuando la diplomacia silenciosa sea inútil, Estados Unidos aumentará la presión pública sobre el gobierno de China y tomará medidas para proteger los intereses de Estados Unidos”.

El informe concluyó: “Continuamos interactuando con los líderes de la RPC de manera respetuosa pero clara, desafiando a Beijing a cumplir sus compromisos”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación:

El “distanciamiento social” podría derrotar al Partido Comunista Chino

TE RECOMENDAMOS