La Casa Blanca describe estrategia de seguridad para el 5G y alerta sobre vendedores de “alto riesgo”

Por Petr Svab
29 de Marzo de 2020
Actualizado: 29 de Marzo de 2020

Estados Unidos necesita liderar el desarrollo de estándares para redes inalámbricas 5G, evaluar cualquier vulnerabilidad a la piratería y abordar los peligros de seguridad nacional que representan los proveedores de 5G de “alto riesgo”, según un documento titulado “Estrategia nacional para asegurar el 5G”.

La estrategia, lanzada recientemente por la administración Trump, no menciona quiénes podrían ser los vendedores de 5G de “alto riesgo”, pero el campo de candidatos es tan limitado que deja en claro que el objetivo es Huawei.

Washington ha enfatizado que la empresa china, fundada en 1987 por un exingeniero del Ejército de Liberación Popular, es una extensión del régimen chino y que ayuda a la inteligencia china. Huawei por su parte lo niega.

La estrategia se refiere a la orden ejecutiva del Presidente Donald Trump de mayo de 2019, que “establece las autoridades para prohibir ciertas transacciones que impliquen tecnología o servicios de información y comunicaciones diseñados, desarrollados, fabricados o suministrados por personas que sean propiedad o estén bajo el control o la dirección de un adversario extranjero y que supongan un riesgo indebido o inaceptable para la seguridad nacional de Estados Unidos”.

Para superar al régimen chino en el mercado de los 5G, Estados Unidos se centrará en liderar el desarrollo de normas sólidas para el 5G, que se desarrollarán rápidamente bajo “procesos abiertos y transparentes”.

En cuanto a los riesgos de piratería informática, la administración “trabajará con el sector privado para identificar, desarrollar y aplicar los principios básicos de seguridad–las mejores prácticas en materia de seguridad cibernética, gestión de riesgos de la cadena de suministros y seguridad pública–en la infraestructura del 5G en Estados Unidos”, dice el documento de estrategia (pdf).

El documento dice, además, que Estados Unidos trabajará para promover la “diversidad de proveedores”, incluso mediante el uso de “incentivos” y “mecanismos de responsabilidad”.

La diversidad probablemente se aplica a la promoción de los competidores de Huawei. Los dos candidatos probables serían Ericsson y Nokia, competidores avanzados en el campo del 5G. Ambos surgieron antes como compañías que podrían ser apuntaladas para socavar a Huawei.

Puede ser poco realista que las compañías superen a Huawei por su cuenta. El gigante chino ha recibido unos 75,000 millones de dólares en subsidios estatales del régimen comunista chino, según The Wall Street Journal.

Estados Unidos ha hecho todo lo posible para excluir a Huawei y a otros actores chinos claves de su infraestructura de telecomunicaciones. El 12 de marzo, Trump firmó la Ley de Redes de Comunicaciones Seguras y Confiables, que proporciona 1000 millones de dólares para reemplazar cualquier equipo fabricado por Huawei o ZTE, otra empresa china, utilizado por los operadores de telecomunicaciones rurales en Estados Unidos.

Otros países, sin embargo, no están tan ansiosos. El Primer Ministro del Reino Unido, Boris Johnson, dijo que Huawei suministrará hasta el 35 por ciento de la infraestructura de comunicaciones 5G del país. Excluir a Huawei habría retrasado el despliegue del 5G y costaría más a los consumidores, argumentó Gran Bretaña.

La tecnología 5G permite a las redes de telefonía celular alcanzar un ancho de banda de transmisión de datos comparable al de las redes Wi-Fi. Sin embargo, tiene un alcance más limitado, por lo que requiere una red más densa de torres de telefonía móvil. Además de un internet móvil más rápido, se espera que permita la conexión de miles de millones de otros dispositivos a Internet.

A continuación

¿Huawei espía a EE.UU. desde Latinoamérica?

[/epoch_video]

TE RECOMENDAMOS