La Casa Blanca responde tras las protestas que estallaron en China por normas de “reducción a cero COVID”

Por Jack Phillips
27 de Noviembre de 2022 9:28 PM Actualizado: 28 de Noviembre de 2022 12:48 PM

El coordinador de respuesta a la COVID-19 de la Casa Blanca, Ashish Jha, dijo que la estrategia “reducción a cero COVID” del Partido Comunista Chino (PCCh) no es realista ante las mayores protestas registradas en China en décadas.

Miles de manifestantes salieron a las calles en Shanghái, Beijing, Urumqi, Wuhan, Chengdu y otras ciudades chinas importantes debido a los confinamientos ordenados por el PCCh, las pruebas obligatorias de COVID-19, las órdenes de uso de mascarillas y otras reglas. El PCCh ha continuado oficialmente una política de “reducción a cero COVID” durante meses y no ha mostrado signos de detenerse.

En algunas áreas, los manifestantes coreaban: “¡Xi Jinping! ¡Abandona el poder! ¡PCCh! Dimita!” La policía de Shanghái, Beijing y otras grandes ciudades tuvo que intervenir para disolver las manifestaciones.

protesta china
Las personas muestran papeles en blanco como una forma de protesta, se reúnen en una calle de Shanghái el 27 de noviembre de 2022, donde se llevaron a cabo protestas contra la política de reducción a cero COVID de China la noche anterior tras un incendio mortal en Urumqi, la capital de la región de Xinjiang. (Héctor Retamal/AFP a través de Getty Images)

“Creo que va a ser muy, muy difícil para China poder contener esto a través de su estrategia de reducción a cero COVID”, dijo Jha, quien fue colaborador de Newsmax antes de ser nombrado para su puesto en la Casa Blanca, a ABC News el domingo en respuesta a las protestas sin precedentes en China. “No creemos que eso sea realista, desde luego no realista para el pueblo estadounidense”, agregó.

Jha luego afirmó que las vacunas “particularmente para los ancianos” son el “camino de salida de este virus”. Continuó: “Cierres y la reducción a cero COVID serán muy difíciles de sostener”.

En la madrugada del lunes en Beijing, dos grupos de manifestantes que sumaban al menos 1000 personas se congregaron a lo largo del 3er Ring Road de la capital china, cerca del río Liangma, negándose a dispersarse, según la agencia de noticias Reuters.

“No queremos mascarillas, queremos libertad. No queremos pruebas de COVID, queremos libertad”, cantó uno de los grupos.

El sábado, una vigilia en Shanghái por las víctimas del incendio de un apartamento se convirtió en una protesta en contra las restricciones de COVID, mientras la multitud coreaba llamados para que se levanten los cierres.

“Abajo el Partido Comunista Chino”, coreó un gran grupo en las primeras horas del domingo, según testigos y videos posteados en las redes sociales, en una inusual protesta pública contra el PCCh.

Foto de la época
La policía y la gente se aprecian durante algunos enfrentamientos en Shanghái el 27 de noviembre de 2022, donde se llevaron a cabo protestas contra la política reducción a cero COVID de China la noche anterior luego de un incendio mortal en Urumqi, la capital de la región de Xinjiang. (Héctor Retamal/AFP a través de Getty Images)

Más protestas

En la ciudad central de Wuhan, donde comenzó la pandemia hace tres años, los videos en las redes sociales mostraban a cientos de residentes saliendo a la calle, rompiendo barricadas de metal, derribando tiendas de campaña de pruebas de COVID-19 y exigiendo el fin de los cierres.

Y el domingo, una gran multitud se reunió en la metrópolis suroeste de Chengdu, según videos posteados en las redes sociales, donde también levantaron hojas de papel en blanco y corearon contra Xi, que ha eliminado los límites del mandato presidencial.

Eva Rammeloo, una periodista del diario holandés Fidelity que se encontraba en el lugar de la protesta china, declaró que “nunca había visto algo así” en los 10 años que lleva informando desde China. Calculó que había más de 1000 manifestantes en la madrugada del 27 de noviembre.

Y un académico occidental, David Moser, señaló en Twitter: “He vivido en China durante 30 años y nunca había visto una expresión de ira tan descaradamente abierta y sostenida contra el gobierno de la República Popular China. WeChat está lleno de videos de protesta y fuerte crítica furiosa, y la desobediencia civil se está volviendo desenfrenada. Esto es una seria prueba para el gobierno del PCCh”.

“A nadie le agrada el PCCh ni Xi Jinping”, dijo un residente de Shanghái a The Epoch Times este fin de semana, y agregó que los chinos están “hartos” de las políticas draconianas del PCCh en torno al COVID-19. Ellos señalaron que la economía está siendo duramente golpeada.

Foto de la época
Nuevos disturbios estallaron en la planta de Foxconn en Zhengzhou, China, el 23 de noviembre de 2022. (Captura de pantalla de la cuenta de Twitter de Stephen McDonell a través de The Epoch Times)

“Todos los sectores están sufriendo. Necesitamos alimentarnos, mantener a nuestra familia. Sin ingresos, ¿cómo podríamos sobrevivir?”, dijo el hombre.

Los usuarios de la plataforma china de redes sociales Weibo dejaron nuevos comentarios en el último posteo de Li Wenliang, el médico de Wuhan que, según los funcionarios, murió de COVID-19 a inicios de 2020. La muerte de Li desató la ira generalizada contra los funcionarios del PCCh, a quienes se acusó de impedirle dar a conocer el brote inicial en Wuhan.

La semana pasada, se produjeron protestas en la mayor fábrica de ensamblaje de iPhone en China, en las que se vio a los trabajadores enfrentarse a la policía con equipo antidisturbios. Un vídeo publicado en Internet mostraba a los trabajadores enfrentándose a las autoridades locales en el campus de Zhangzhou Foxconn.

Con información de Reuters. 


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.