La conoció en la escuela pero el racismo los separó, 40 años después reviven su historia de amor

Por La Gran Época
26 de Febrero de 2019 Actualizado: 27 de Febrero de 2019

Una pareja interracial de secundaria se separó debido a la presión social a finales de los 60. Ahora, después de haberse reunido finalmente con su amada después de 43 años de separación, este hombre sabía con seguridad que no se iba a marchar de nuevo.

Ese día, cuando Howard Foster, de Columbus, Ohio, vio a su novia, Myra Clark, de nuevo en el parque Sharon Woods, supo que no iba a cometer el error de dejarla ir de nuevo.

Howard dijo a Associated Press, “Fue ese sueño que uno nunca pensó que se haría realidad… allí estaba ella”.


Transcurrieron más de cuatro décadas desde que Howard rompió con Myra por una razón desafortunada, el racismo. Se separó del amor de su vida, porque él es negro y Myra es blanca y la sociedad no podía aceptarlo.


Howard y Myra salieron a finales de los 60, cuando ambos eran compañeros de clase en Columbus West High School. A menudo charlaban por teléfono durante horas hasta la madrugada. Sin embargo, rara vez el amor es suave y fácil de navegar; la pareja tuvo que lidiar con la alta tensión racial de aquellos años.

Él pensó que podía soportar la presión de los prejuicios, pero se equivocó. Después de graduarse de la escuela secundaria, a menudo se enfrentaba a la discriminación de los profesores del Instituto Técnico Columbus simplemente por el color de su piel.

No importaba lo bien que lo hiciera en una tarea, sus profesores le ponían una “D”.

Esto hizo que Howard lo pensara dos veces sobre su relación con Myra.

“La sociedad no nos iba a dejar estar juntos y ella estaría feliz… Se cansaría de las miradas, solo pensé que era injusto para ella”. “Su felicidad era lo más importante”, recordó, Howard


No quería que ella se enfrentara al mismo prejuicio, así que tomó la dolorosa decisión de romper con ella.

Los dos se despidieron, volviéndose a mirar el uno al otro por última vez.

Fue entonces cuando Myra tuvo la corazonada de que volverían a verse. Y ella tenía razón.

Después de aquel alegre reencuentro en 2013, que fue posible gracias a un amigo en común, la pareja, ahora en sus 60 años, nunca más se separó.

El matrimonio interracial solo se legalizó en Virginia en 1967. Como la sociedad se había vuelto más abierta al matrimonio interracial, Howard y Myra se casaron en 2015.

La pareja se toma de las manos con cariño cada noche antes de dormir, tal vez tratando de recuperar el tiempo perdido.


Howard expresó, “Nos disfrutamos el uno al otro, realmente nos disfrutamos el uno al otro”. “Me fui una vez y no volver a irme”.

Esperemos que algún día, más gente se dé cuenta de que discriminar por raza o color de piel está mal. Como escribió el escritor ganador del Premio Nobel Elie Wiesel, “Ninguna raza humana es superior; ninguna fe religiosa es inferior. Todos los prejuicios colectivos son erróneos. Solo los hacen los racistas”.

Mira el video a continuación:

Momentos muy emotivos en bodas

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS