La crisis de calidad “Made in China”

Por Wang He
21 de Diciembre de 2020
Actualizado: 21 de Diciembre de 2020

Opinión

En medio de la pandemia de COVID-19, Beijing ha utilizado la crisis como una oportunidad comercial para exportar equipos de protección personal (EPP) y suministros médicos fabricados en China. Sin embargo, una gran cantidad de kits de prueba y máscaras para evitar el contagio de COVID-19, producidas allí, son de calidad inferior y esto ha empañado una vez más su imagen internacional.

El Partido Comunista Chino (PCCh) ha negado ser responsable de la propagación del coronavirus e, incluso, ha dicho que otros países son la fuente de la pandemia. Al mismo tiempo, ha creado la “diplomacia de las mascarillas” y la “diplomacia anti epidémica”.

Kits de prueba defectuosos

El 25 de agosto, la Agencia Sueca de Salud Pública declaró que alrededor de 3700 personas en Suecia recibieron falsos positivos debido a kits de prueba defectuosos, procedentes de China. Estos kits también se distribuyeron ampliamente a otros países.

El 27 de abril, el asesor comercial de la Casa Blanca, Peter Navarro, acusó a China de “enviar kits de prueba de anticuerpos contra el coronavirus de baja calidad e, incluso, falsificados a Estados Unidos”.

El mismo día, el Consejo Indio de Investigación Médica pidió a los gobiernos estatales que devolvieran los kits de prueba rápida de anticuerpos “porque los resultados no eran satisfactorios”, según informes de los medios indios. Los kits eran de dos empresas chinas, Wondfo Biotech y Livzon Diagnostic.

Máscaras defectuosas

El 28 de marzo, el Ministerio de Salud holandés emitió un comunicado de que habían recibido 1,3 millones de máscaras, marcadas como “KN95”, de un fabricante chino. Sin embargo, después de dos pruebas, el ministerio encontró problemas con las máscaras, ya que “no cerraban bien sobre la cara o tenían filtros defectuosos”, informó el canal de televisión pública holandesa, NOS. Parte del envío se distribuyó a varios hospitales. Las autoridades retiraron de inmediato casi la mitad del envío de máscaras y dijeron que los envíos futuros se someterían a pruebas adicionales.

La calidad de las mascarillas ha tenido un impacto aún mayor en Estados Unidos. El 3 de abril, debido a una grave escasez de mascarillas N95, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) emitió una nueva autorización de uso de emergencia (EUA) para los respiradores de máscara con filtro desechables (FFR) no aprobados por la NIOSH y fabricados en China. Los datos muestran que, desde el 1 de marzo hasta el 5 de mayo, China proporcionó más de 6600 millones de máscaras a Estados Unidos. Por razones de seguridad, la FDA realizó una segunda revisión de estas máscaras de fabricación china. Los resultados de la prueba, publicados el 7 de mayo, encontraron que alrededor del 60 por ciento, de 67 tipos diferentes de máscaras N95 importadas, no cumplía con los estándares de calidad. El mismo día, la FDA declaró que había retirado los permisos de más de 60 fabricantes chinos para exportar máscaras N95 a Estados Unidos, autorizando solo a 14 empresas.

Soldados de la Bundeswehr, las fuerzas armadas alemanas, descargan un envío de 10 millones de mascarillas protectoras y otro equipo médico protector que había llegado en un avión de carga Antonov 225 desde China al aeropuerto de Leipzig/Halle, durante la crisis del nuevo coronavirus, en Schkeuditz, Alemania. el 27 de abril de 2020. (Jens Schlueter/Getty Images)

En respuesta al rechazo internacional, los funcionarios chinos anunciaron el 31 de marzo que “los reactivos de prueba, máscaras faciales médicas, trajes de protección médica, ventiladores y termómetros infrarrojos para exportación deben estar certificados por los departamentos estatales de administración de productos médicos y cumplir con los requisitos de calidad de importación de cada país o región”.

Sin embargo, estas medidas oficiales no pueden resolver por completo la crisis de calidad “Made in China” porque la crisis de la calidad es el resultado del entorno empresarial corrupto de China. Si este entorno no se rectifica, la crisis de la calidad surgirá en cualquier momento. La pandemia de COVID-19 fue simplemente un catalizador.

The Hill publicó un comentario del congresista estadounidense Michael McCaul (R-Texas), quien escribió: “Beijing se ha comprometido en una” diplomacia de mascarillas”, enviando suministros médicos a todo el mundo, en un intento por presentarse como un socio digno en la lucha contra el coronavirus, y con la esperanza de que el mundo olvide de que los fracasos del PCCh son los culpables de nuestro sufrimiento global. Por supuesto, la propaganda posterior de China, convenientemente, no mencionó cuántos de estos suministros eran defectuosos o cómo, según los informes, acumularon sus existencias mientras mentían sobre la propagación del virus dentro de sus propias fronteras”.

Producción de tela fundida

La tela fundida es la tela no tejida que se utiliza como materia prima principal de las máscaras. Este año, el precio de la tela fundida por tonelada ha aumentado de los 18,000 yuanes originales (unos USD 2754) a más de 700,000 yuanes (unos USD 107,000), y el suministro no pudo satisfacer la demanda. Según informes de los medios chinos, las empresas relacionadas con la tela fundida en China aumentaron en 1250, entre el 1 de febrero y el 13 de abril de este año; en comparación con el mismo período de 2019, la tasa de crecimiento superó el 4500 por ciento. La calidad deficiente del producto en estos nuevos talleres de producción de tela fundida llevó a las autoridades locales a cerrar toda la producción “para hacer correcciones”.

Entorno de fabricación deficiente

La pandemia provocó una escasez de máscaras en todo el mundo. Se rumorea que se utilizó papel higiénico para satisfacer la demanda de máscaras cuando COVID-19 comenzó a extenderse en Asia.

La empresa de medios de Hong Kong, Ming Pao, informó que la gestión actual de las fábricas de máscaras en China es caótica. Muchos distribuidores promocionaron sus servicios a través de WeChat o marketing de boca en boca y manipularon el proceso de certificación de suministros médicos. Los certificados de calificación de fábrica se podían obtener fácilmente y algunos servicios cobraban 30,000 yuanes (unos USD 4500) para obtener certificaciones europeas y americanas. El sesenta por ciento de las fábricas no tienen talleres asépticos y las áreas de producción están sucias y antihigiénicas. La mayoría de las veces, las máquinas de mascarillas se ponen en producción inmediatamente sin desinfectarse adecuadamente una vez que llegan al taller. Algunos trabajadores no usan máscaras ni guantes.

La ciudad de Pengchang, en el condado de de Xiantao, provincia de Hubei, es conocida como la capital de las telas no tejidas. La producción de telas no tejidas de la ciudad representa el 60 por ciento de la producción total del país y una cuarta parte de la participación del mercado mundial. Sin embargo, las autoridades locales cerraron 273 pequeños talleres ilegales en la ciudad y confiscaron más de 46 millones de máscaras deficientes, según informes de los medios chinos.

Prácticas comerciales poco éticas

A juzgar por el estado económico actual de China y la crisis de calidad de sus productos, el régimen comunista ha fomentado un entorno corrupto.

De hecho, el PCCh es consciente de que la baja calidad se ha convertido en un obstáculo para los productos fabricados en China. También ha implementado políticas en un esfuerzo por lanzar una “revolución de la calidad”. En los años 1992, 1999 y 2007, el PCCh celebró tres conferencias nacionales sobre “trabajo de calidad”. El Consejo de Estado del PCCh promulgó el “Esquema sobre la revitalización de la calidad 1996-2010″ y el “Esquema del desarrollo de la calidad 2011-2020″. Después de que Xi Jinping asumiera el cargo, se llevaron a cabo tres conferencias de “trabajo de calidad” en 2014, 2017 y 2019. El 5 de septiembre de 2017, el Consejo de Estado emitió el informe, “Directrices y opiniones sobre la realización de acciones de mejora de la calidad”.

Sin embargo, estos documentos y políticas no marcaron la diferencia ya que los estándares de calidad no han mejorado con los años. En 2007, Mattel, una empresa estadounidense de fabricación de juguetes, anunció un retiro masivo de productos fabricados en China, debido a niveles excesivos de pintura con plomo. Al año siguiente, el fabricante chino de leche en polvo, Sanlu Group, anunció el retiro del mercado de algunos de sus productos porque estaban contaminados con melamina, un compuesto químico altamente tóxico.

Una mujer alimenta a un bebé que sufre de cálculos renales después de beber leche en polvo contaminada en el Hospital de Niños de Chengdu, en Chengdu, provincia de Sichuan, China, el 22 de septiembre de 2008. (Fotos de China/Getty Images)

Japón y Corea del Sur enfrentaron crisis de calidad similares durante su crecimiento en las décadas de 1970 y 1980. En ese momento, los autos de bajo costo japoneses y coreanos ingresaron al mercado estadounidense, pero la calidad se consideró deficiente. Sin embargo, Japón y Corea del Sur cambiaron las cosas. Las empresas automotrices japonesas concentraron sus recursos en mejorar la calidad de sus productos. Hyundai estableció un equipo de control de calidad en 1999, aprendiendo de los errores de los fabricantes de automóviles japoneses y aumentando continuamente la inversión en I + D. Como resultado, los automóviles japoneses y coreanos han ganado reconocimiento mundial en los últimos años.

El PCCh no tiene esperanza

Es imposible que el PCCh haga mejoras reales, similares a las que lograron Japón y Corea del Sur en la creación de automóviles de calidad. Cuando el PCCh se enfrenta a una crisis importante, se niega a abordar el problema directamente. Finge ser la víctima o cambia la culpa, alegando que la otra parte está “demonizando a China” o “siendo político”. El PCCh busca un chivo expiatorio y trata con los “perpetradores”. Al mismo tiempo, el régimen controla la opinión pública y toma medidas enérgicas contra los denunciantes y disidentes. Bajo un sistema totalitario, ha creado un círculo vicioso al lidiar con las crisis.

A la luz de esto, no es tan difícil entender el destino de Zhao Lianhai, el padre de un niño que desarrolló cálculos renales en 2008 por beber leche contaminada. Zhao es el fundador de “Kidney Stone Babies”, un grupo que ayuda a los padres a buscar reparación legal por las enfermedades de sus hijos debido a la leche contaminada con melamina. En 2010, fue condenado a dos años y medio de prisión por el delito de “alteración del orden social” luego de participar en la organización de una reunión de padres y aceptar entrevistas con los medios.

El pueblo chino ha sido la mayor víctima de la crisis de calidad “Made in China”. Después de todo, las exportaciones son limitadas. Además, con el mercado internacional, especialmente los mercados regulados en Europa, Estados Unidos y Japón, el PCCh debe ser más cuidadoso, ya que el control de calidad es mucho más estricto que en el mercado interno. Por lo tanto, existe un fenómeno peculiar en el mercado interno, a saber, los bienes de exportación se venden mejor cuando se importan de regreso a China.

Esta práctica viola fundamentalmente los principios de gestión de calidad modernos. Pero el PCCh lo ha hecho durante muchos años. En 2007, el año en que se produjo la primera crisis de calidad “Made in China”, los funcionarios chinos proporcionaron dos conjuntos de datos sobre las tasas de calificación de productos. La tasa de calificación de seguridad alimentaria nacional fue del 85,1 por ciento, y la otra tasa mostraba que los alimentos exportados desde China, a más de 200 países y regiones, tenían una calificación superior al 99 por ciento. La brecha fue de alrededor del 15 por ciento.

Estas dos estadísticas dejan en claro que al PCCh no le importa su propia gente. Los lemas propagandísticos del régimen como “construir el Partido para el público, gobernar para el pueblo”, llevar al pueblo chino a crear “milagros económicos”, “construir una sociedad moderadamente próspera de manera integral” y “prosperidad común” son tonterías.

Si aún no sabe qué es el PCCh, observe cómo manejó la crisis de COVID-19 cuando estalló por primera vez en la ciudad de Wuhan el año pasado. Su manejo fallido del brote provocó una pandemia mundial. Y sus productos de EPP, de calidad inferior, no marcaron una gran diferencia a la hora de salvar vidas.

Wang He tiene una maestría en derecho e historia y ha estudiado el movimiento comunista internacional. Fue profesor universitario y ejecutivo de una gran empresa privada en China. Wang ahora vive en América del Norte y ha publicado comentarios sobre la actualidad y la política de China desde 2017.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


A continuación

Rechazo en aumento a la diplomacia de las mascarillas de China

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS