La crisis del carbón que se avecina

Por Nathan Worcester
17 de Noviembre de 2021 6:39 PM Actualizado: 17 de Noviembre de 2021 7:13 PM

Análisis de noticias

Al finalizar la COP26, la élite que se reunió en Glasgow, Escocia, parecía relativamente unida en la retórica, aunque no en los compromisos aplicables.

Sus opiniones han sido claras. Para que el mundo frene el calentamiento global provocado por el ser humano, los combustibles fósiles —sobre todo el carbón— deben ser abandonados en gran medida y rápidamente. El texto final de la decisión de la COP26 “hace un llamado a las Partes (…) para que aceleren la eliminación del carbón incontrolado y de las subvenciones ineficientes a los combustibles fósiles”.

Cuando se aprobó el Pacto Climático de Glasgow, los líderes de más de 40 países, junto con los gobernadores de Hawái y Oregón, ya habían firmado la “Declaración de Transición Global del Carbón a la Energía Limpia“, que compromete a las partes a “ampliar rápidamente las tecnologías y las políticas en esta década para lograr una transición que abandone la generación de energía de carbón sin disminuir en la década de 2030 (o tan pronto como sea posible) para las principales economías y en la década de 2040 (o tan pronto como sea posible) a nivel mundial”.

Aunque Estados Unidos no ha firmado esa declaración, el enviado estadounidense para el clima, John Kerry, declaró a Bloomberg el 9 de noviembre que Estados Unidos “no tendrá carbón” en 2030.

En su intervención en la COP26, el líder chino Xi Jinping, alabado por Kerry por comprometerse a dejar de financiar proyectos de carbón fuera de China, alabó las recientes directivas del Partido Comunista Chino (PCCh) sobre el aumento de las emisiones de carbono, en las que se prometía que “el consumo de carbón se reducirá a un ritmo acelerado” como parte de los 14º y 15º Planes Quinquenales del país.

No está claro si alguien le ha preguntado a la pequeña Amal, la gigantesca marioneta de un refugiado sirio que subió al escenario de Glasgow para entregar semillas que significan el futuro trabajo climático que hay que hacer, qué piensa del viejo rey carbón. Pero con amigos tan influyentes como The New York Times y la organización 350.org de Bill McKibben, es difícil imaginar que Amal muestre algo parecido a su aprobación.

Para los autodenominados cambiadores del clima, el carbón es un blanco fácil. Produce más emisiones de dióxido de carbono que el gas natural, el gasóleo, la gasolina o el propano.

Además, aunque los depuradores de las chimeneas pueden eliminar gran parte del dióxido de azufre y otros contaminantes de los gases de escape de las plantas de carbón, estas tecnologías no se utilizan en todas partes.

La minería del carbón también produce metano, otro gas de efecto invernadero, y puede dañar los ríos, las cimas de las montañas y otros ecosistemas.

Los problemas del carbón y otros combustibles fósiles son aún más fáciles de destacar cuando se minimizan o ignoran los daños ambientales de la energía solar, eólica y otras renovables.

Sin embargo, a medida que se acerca el invierno en medio de los problemas energéticos mundiales, la retórica unilateral sobre el carbón está dando paso a la fría y dura realidad. Es posible que se avecine una crisis de falta de carbón para satisfacer las necesidades del mundo.

Epoch Times Photo
Una residente china mira por la ventana de su casa junto a una central eléctrica de carbón en la provincia de Shanxi, China, el 26 de noviembre de 2015. A medida que se acerca el invierno en medio de los problemas energéticos mundiales, la escasez de carbón se está convirtiendo en una crisis global. (Kevin Frayer/Getty Images)

Escasez de carbón

Varios productores de carbón de EE. UU. han informado que se han agotado las existencias de carbón hasta el próximo año, y algunos han informado que se han agotado o casi se han agotado hasta 2023.

Además, las estadísticas de la Administración de Información Energética de EE. UU. (EIA) muestran que las reservas de carbón de EE. UU. han disminuido rápidamente, cayendo a poco menos de 49 millones de toneladas en agosto, frente a los aproximadamente 100 millones de toneladas en noviembre de 2009.

Los precios del carbón han subido drásticamente en los últimos meses, alcanzando un máximo de casi 270 dólares por tonelada antes de caer a unos 150 dólares por tonelada en las últimas semanas, todavía un 88% más alto que a principios de 2021, según un informe del sitio web Trading Economics sobre los precios internacionales de referencia.

El 15 de noviembre, Bloomberg reportó que los precios del carbón en EE. UU. han alcanzado máximos vistos por última vez en 2009.

En la India, los cortes de electricidad se deben a la escasez de carbón. Tal vez no resulte sorprendente que la India haya aumentado sus reservas de carbón, lo que ha suscitado escepticismo sobre la promesa del primer ministro Narendra Modi a los delegados de la COP26 de que la India pasaría a utilizar energías no fósiles para llegar a un nivel cero en 2070.

De las casi 200 centrales de carbón que se están construyendo actualmente en Asia, 28 están en la India.

Un alto funcionario no identificado de la Corporación de Generación y Distribución de Tamil Nadu (India) declaró a Reuters: “Se puede tener el pastel del carbón y el glaseado de la energía solar”, un reflejo, tal vez, del pensamiento generalizado, aunque indecible, de muchos burócratas de la energía, especialmente en el mundo en desarrollo.

China también se ha enfrentado a la escasez de energía vinculada a su suministro de carbón, aunque en su caso, las causas próximas pueden incluir también la decisión de Beijing de prohibir el carbón procedente de Australia por la presión del país para investigar los orígenes del virus del PCCh.

Examinada con atención, una declaración conjunta de Estados Unidos y China del 10 de noviembre es tan políticamente delicada como cabría esperar. Dice, en parte, que “China reducirá progresivamente el consumo de carbón durante el XV Plan Quinquenal y hará todo lo posible para acelerar esta labor”.

Los términos parecen notablemente más suaves que la directiva del PCCh de que “el consumo de carbón se reducirá a un ritmo acelerado”, lo que quizá deja a China el margen de maniobra que necesita para seguir construyendo plantas de carbón en su país, al tiempo que señala su buena fe ecológica a Occidente.

Europa también se ha visto afectada, ya que los precios del carbón también han aumentado.

Se espera que el aumento de los precios de la energía haga que productos básicos como el gas y la electricidad sean inasequibles para más hogares europeos este invierno, lo que ha llevado a la Unión Europea (UE) a pedir a sus miembros que subvencionen los fondos de ayuda a los consumidores.

El primer ministro húngaro, Viktor Orban, culpó del aumento de los precios al “Green Deal” de la Comisión Europea, según The Associated Press.

Mientras tanto, Suiza ha advertido a sus industrias de que pueden verse obligadas a reducir el uso de energía en el próximo invierno debido al riesgo de apagones.

Las revisiones de última hora del texto de decisión de la COP26 también parecen reflejar los cálculos políticos relacionados con el carbón. Mientras que el primer borrador pedía a las partes que “aceleraran la eliminación gradual del carbón y de las subvenciones a los combustibles fósiles”, el borrador final habla en cambio de “carbón incontrolado” y “subvenciones ineficientes”.

Aunque un futuro sin carbón puede coincidir con las ambiciones a largo plazo de muchos asistentes a la COP26, la escasez actual de este producto parece estar provocando y magnificando una crisis energética que se siente en todo el mundo.

Si se avecina una crisis del carbón, ¿qué la está provocando exactamente?

Epoch Times Photo
Mineros de carbón esperan en la mina Harvey en Sycamore, Pensilvania, el 13 de abril de 2017. Múltiples productores de carbón de Estados Unidos han informado que han vendido todo el carbón hasta el próximo año. (Justin Merriman/Getty Images)

El gas natural, las energías renovables y el efecto dominó

Uno de los motores es el aumento de los precios del gas natural.

Los precios al contado del gas natural en el Henry Hub han alcanzado máximos no vistos desde 2014, y los futuros del gas también han subido.

En un informe de octubre sobre esos precios desorbitados, Anne-Sophie Corbeau, investigadora de energía de la Universidad de Columbia, argumentó que la inesperada fuerte demanda de gas natural en Asia y América Latina y la disminución de la producción en Estados Unidos y otros países han contribuido a agotar las existencias de gas natural en Europa.

Corbeau y otros analistas han señalado que se ha producido un cambio del gas natural al carbón en todo el mundo. Sin embargo, la escasez de carbón y el desmantelamiento de centrales de carbón en Europa han limitado el alcance de ese cambio.

La Agencia de Protección Ambiental (EPA, por su sigla en inglés) de la Administración de Biden también ha tomado medidas para elaborar nuevas normas que limiten las emisiones de carbono de las centrales de carbón.

En las últimas semanas, la EPA ha señalado sus intenciones de continuar con esa normativa, a pesar de la posibilidad de que la Corte Suprema anule su autoridad en este ámbito tras aceptar escuchar el caso de Virginia Occidental contra la EPA, una impugnación de una decisión del Tribunal del Circuito de Washington que anula una norma energética de la era Trump.

Aunque se prevé que la generación de electricidad a partir del carbón aumente en Estados Unidos este año, ese aumento se produce tras varios años de disminución constante de la generación de electricidad a partir del carbón desde 2014, según las estadísticas de la EIA.

Además, y como se ha señalado anteriormente, las reservas de carbón de Estados Unidos se han reducido aproximadamente a la mitad en los últimos doce años.

Los mediocres resultados de algunas energías renovables también han influido en la demanda de carbón.

La energía del carbón dominó a la energía eólica en la red alemana en 2021, con turbinas de bajo rendimiento en un patrón atribuido a la baja velocidad del viento.

Los problemas de la energía eólica podrían ir más allá de los recientes patrones meteorológicos temporales. Un estudio reciente sobre las turbinas eólicas en Estados Unidos muestra que el rendimiento disminuyó después de 10 años, que es el punto en el que las turbinas pierden la elegibilidad para los créditos fiscales a la producción.

Los investigadores también han descubierto que los activos de energía solar tienen un rendimiento significativamente inferior. Un informe de la empresa de evaluación de riesgos de la energía solar kWh Analytics concluye que “el rendimiento de los proyectos sigue empeorando” en el sector solar, y cita como causas principales de esta tendencia “una degradación mayor de la esperada, un modelado erróneo del terreno y la quiebra de los fabricantes”.

Algunos analistas no están de acuerdo con el enfoque de las energías renovables. En una declaración, la Agencia Internacional de la Energía (AIE) ha respondido a los precios de las materias primas energéticas diciendo que es “inexacto y engañoso atribuir la responsabilidad a la transición hacia las energías limpias”. Sin embargo, esa declaración cita “una disponibilidad de energía eólica inferior a la habitual” como uno de los factores que explican el fuerte aumento de los precios del gas natural en Europa.

Los problemas con el carbón, el gas natural y las energías renovables podrían tener otras repercusiones.

Uno de los más graves es la escasez de fertilizantes a base de nitrógeno, que se producen con gas natural. Ya se han producido recortes o escasez de producción en Estados Unidos, India, Europa y otros países, lo que podría reducir el rendimiento de los cultivos en los próximos meses o años.

La escasez de carbón en China ha reducido las exportaciones de otros bienes producidos directamente con carbón, como la urea, de la que dependen los agricultores indios como fertilizante.

La crisis energética de China también ha provocado una escasez de magnesio para los sectores de fabricación de automóviles, electrónica y aeronaves de Europa. Se dice que el continente importa el 95% de su magnesio de China.

Los efectos de una crisis energética se extienden en última instancia mucho más allá. Dado que prácticamente todos los sectores de la economía mundial dependen de la energía, cabe esperar que el encarecimiento de ésta afecte a casi todas las industrias y, por extensión, a los consumidores.

“Si eres un ejecutivo de publicidad, un defensor del medio ambiente o un abogado, el hecho de que la factura de la luz suba un 30% o un 40% no afecta a tu estilo de vida. Si eres una madre soltera que trabaja en una granja o en Walmart, el precio de la energía tiene un impacto masivo en tu vida”, dijo a The Epoch Times Chris Wright, ejecutivo de la empresa de fracking Liberty Oilfield Services.

Epoch Times Photo
Vista aérea del barrio de Mar Mikhael durante un apagón en Beirut el 2 de agosto. Se prevé que el aumento de los precios de la energía haga inasequibles el gas y la electricidad para más hogares europeos este invierno. (Roudy Doumit/Getty Images)

Política y poder (del carbón)

Algunos comentaristas afirman que las disputas políticas nacionales y mundiales son la causa de la actual escasez de carbón, sobre todo en el caso de China.

Chen Weidong, exinvestigador jefe de energía del Instituto de Economía Energética de China, declaró en un foro virtual que la escasez de carbón del país era “una crisis provocada por el hombre”, causada por los límites a la minería nacional que se fijaron con el objetivo de alcanzar los objetivos de emisiones de carbono.

Tao Guangyuan, del Centro Sino-Alemán de Energías Renovables, dijo en el mismo foro que China tenía una producción insuficiente de carbón a principios de 2021, basándose en un punto de referencia del año 2020. Afirmó que los límites a la producción de carbón ya estaban teniendo claros efectos negativos a principios de 2021, pero que “nadie se atrevía a decirlo”.

El economista taiwanés Wu Jialong dijo a The Epoch Times que los recortes de energía de Beijing eran parte de un acuerdo quid pro quo con Estados Unidos para disminuir las emisiones de carbono a cambio de la liberación de Meng Wanzhou, la hija del fundador de Huawei y jefa de finanzas de la compañía.

Todavía en abril, S&P Global Platts afirmaba que la limitación del consumo de carbón por parte de China se “consideraba fácil de cumplir” junto con otros objetivos.

Meses más tarde, ante la escasez de energía nacional, los compradores chinos habrían estado dispuestos a comprar carbón a “cualquier precio”, según Al Jazeera.

“Todo el mundo está en duda porque han reabierto un buen número de minas de carbón debido al aumento del consumo de electricidad”, declaró Huang Shicong, analista financiero, a The Epoch Times. “Esto demuestra que lo que han hecho hasta ahora es un fracaso total”.

En otros países, la reacción política contra la energía nuclear, que cobró fuerza tras el desastre de Fukushima de 2011, ha magnificado la vulnerabilidad a la escasez de combustibles fósiles.

Alemania, que ha disminuido rápidamente la proporción de energía nuclear en su red desde 2011, se unió a otros cuatro países de la UE para oponerse a la inclusión de la energía nuclear como fuente de energía sostenible en la taxonomía verde de la UE.

Al igual que Estados Unidos, Alemania ha reducido su dependencia de la energía del carbón y se ha comprometido a cerrar todas las centrales de carbón que le quedan para 2038. El país también ha reducido rápidamente su producción de gas natural, a pesar de seguir siendo el mayor consumidor de gas natural de la UE.

La creciente dependencia de Alemania del gas natural procedente de Rusia se ha convertido en un punto de tensión geopolítica. El gasoducto Nord Stream 2, que enviará gas natural ruso directamente a Alemania a través del Mar Báltico, se completó en septiembre a pesar de la oposición de Estados Unidos y Ucrania.

El 16 de noviembre, Alemania detuvo la certificación del gasoducto, provocando un aumento de los precios del gas natural en Europa.

Hace unos días, el presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, supuestamente amenazó con cortar el suministro de gas natural a la UE después de que ésta amenazara con sancionar a Bielorrusia por permitir que los inmigrantes intentaran cruzar a la UE a través de la frontera occidental de Bielorrusia.

Epoch Times Photo
Un tren de carbón espera a ser cargado en la mina de carbón Mt Arthur de BHP Billiton en Muswellbrook, Australia. Algunos expertos afirman que las disputas políticas son la causa fundamental de la actual escasez de carbón, como la vinculación de la escasez de energía en China con su decisión de prohibir el carbón procedente de Australia. (Ian Waldie/Getty Images)

¿La crisis es inevitable?

¿Puede evitarse una crisis del carbón?

En la medida en que una crisis sea el resultado de una política deliberada, las políticas a favor del carbón, como la de la India, pueden ayudar a aliviarla.

Las políticas que incentivan alternativas al carbón seguras, eficientes y menos intensivas en carbono, como el gas natural y la energía nuclear, también podrían contribuir en gran medida a suministrar energía al mundo y limitar las emisiones de gases de efecto invernadero.

La suavización del lenguaje de la COP26 en relación con el carbón sugiere que, a medio o largo plazo, puede triunfar la aceptación pragmática de este combustible, al menos en la India, China, Rusia y otros países que no tienen compromisos de cero emisiones en 2050.

En Estados Unidos, el resultado del caso Virginia Occidental contra la EPA podría afectar significativamente a la viabilidad de las centrales eléctricas de carbón nacionales. Aunque Kerry y otros demócratas han manifestado su oposición a este combustible, las enormes emisiones de carbón per cápita de Estados Unidos, la influencia del senador centrista Joe Manchin (D-Va.) en la política energética y la posibilidad de que los republicanos tomen el control del Congreso en 2022 sugieren que es demasiado pronto para descartar el carbón.

Sin embargo, a corto plazo, las empresas y los consumidores pueden sufrir las consecuencias del descenso de las temperaturas.

Corbeau, de la Universidad de Columbia, señaló en su informe que “no hay un interruptor mágico para aumentar la generación eólica y solar a demanda”.

“También podría ser un buen momento para que los gobiernos que buscan reducir la demanda concienticen a los ciudadanos de las medidas que pueden reducir el consumo de electricidad y gas”, añadió más tarde —palabras que, intencionadamente o no, recuerdan la presidencia de “El hombre del jersey“, Jimmy Carter, sacudida por la crisis energética.

Epoch Times Photo
Trabajadores cargan carbón en un camión en un depósito de carbón cerca de Lad Rymbai, en el distrito de Jaintia Hills, India, el 14 de abril de 2011. Las víctimas de la crisis del carbón que se avecina pueden permanecer invisibles en gran parte de los medios de comunicación: el minero estadounidense desempleado, el jubilado francés, el agricultor rural indio y muchos más. (Daniel Berehulak/Getty Images)

“Una crisis provocada por el hombre”

La afirmación de que los recientes apagones en China fueron provocados por el hombre puede dejar a los occidentales se sientan un poco demasiado cómodos.

Con la historia del siglo XX como guía, nos resulta fácil ver cómo la planificación centralizada y las tensiones internacionales pueden combinarse para producir ineficiencias, escasez y, en los extremos, sufrimiento y muerte evitables. Sin duda, Europa y Estados Unidos son demasiado abiertos, demasiado prósperos y demasiado pluralistas para dejar que eso ocurra.

Sin embargo, la retórica arrolladora de los líderes occidentales sobre el carbón en la COP26 —ejemplificada por la declaración de Kerry de que Estados Unidos estará libre de carbón para 2030— debería dejar a cualquiera de estos observadores intranquilos sobre la resistencia de Occidente a la austeridad energética autoinfligida.

Por supuesto, la retórica de la COP26 y de otras cumbres climáticas similares no siempre se traduce en acciones, sobre todo por la falta de mecanismos de aplicación sólidos en virtud del artículo 15 del Acuerdo de París.

Pero como Estados Unidos sigue cerrando minas de carbón y desmantelando centrales eléctricas de carbón, la afirmación de Kerry no parece muy alejada del actual consenso de las élites del país.

Las políticas ecológicas de arriba abajo, aunque sean bien intencionadas, afectarán a la compleja interacción entre el carbón, el gas natural y las energías renovables, creando efectos económicos y geopolíticos en abundancia. Mientras que algunos, como el cambio hacia o desde el gas natural, son predecibles, otros apenas pueden preverse.

En el panorama mediático actual, el término “crisis del carbón” debe evocar algunas imágenes esperadas y duraderas: una cima de montaña desaparecida en los Apalaches; un glaciar que se derrite en el Ártico; un joven activista; o una marioneta, que castiga a las naciones del mundo por no haber actuado con suficiente rapidez contra el lento aumento de las temperaturas y un clima en constante cambio.

Las víctimas de la crisis del carbón que se avecina pueden seguir siendo invisibles para la mayoría de los medios de comunicación: el minero estadounidense desempleado, que ya no puede ganarse la vida en el lugar al que llama hogar; al otro lado del Atlántico, el jubilado francés, que baja el termostato mientras se abriga contra las heladas; a miles de kilómetros al sureste, el agricultor indio, que no puede alimentar a su familia porque los fertilizantes se han vuelto repentinamente demasiado caros.

Los ignoramos bajo nuestro propio riesgo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.