La crisis energética de China: Una emergencia creada por el PCCh

Por Antonio Graceffo
04 de Octubre de 2021
Actualizado: 04 de Octubre de 2021

Análisis de noticias

Las fábricas de China se ven obligadas a cerrar en medio de una crisis energética, ya que más de la mitad de las provincias han impuesto restricciones al uso de la electricidad. Las reducciones forzadas se aplican incluso a las provincias de Jiangsu, Zhejiang y Guangdong, que generan aproximadamente un tercio del PIB del país.

Los gobiernos locales están aplicando normas de cierre en su intento de cumplir los objetivos de reducción de uso de energía y emisiones fijados por Beijing. Como resultado, algunas empresas han recortado la producción hasta en un 50%, lo que se suma a las interrupciones existentes en la cadena de suministro. La situación es especialmente perjudicial, ya que los exportadores se esfuerzan por cumplir con los pedidos de mercancías para la próxima temporada navideña.

Las anteriores medidas de confinamiento por COVID-19 incluyeron el cierre de fábricas, la prohibición de que los trabajadores migrantes llegaran a las ciudades para trabajar y el cierre de puertos. Después de un año y medio de interrupciones, muchas empresas esperaban que los pedidos navideños les sacaran del estancamiento económico, solo para verse afectadas por las últimas restricciones.

El panorama económico general de China ya era bastante sombrío, tras más de un año de reducción de las exportaciones y aumento del desempleo. Los sectores bancario e inmobiliario chinos, acosados por una posible crisis crediticia, se enfrentan a las posibles consecuencias del impago de Evergrande. La empresa es una de las mayores promotoras inmobiliarias del mundo y podría incumplir préstamos equivalentes al 2% del PIB chino. Otras medidas drásticas de Xi Jinping también están tensando la economía, como la prohibición de la educación con fines de lucro, una medida que eliminó instantáneamente 11 millones de puestos de trabajo.

Las nuevas restricciones de Xi a las empresas tecnológicas y la paralización de la salida a bolsa de Ant Group están provocando ondas en el mercado bursátil, ya que los inversores tienen dudas sobre el riesgo y las posibles recompensas, o la falta de ellas, en las diversas inversiones que solían considerar sólidas. La reducción de los rendimientos, combinada con un mayor riesgo de cambios arbitrarios en la normativa gubernamental, podría significar una reducción de la inversión, lo que en última instancia se traduce en un aumento del desempleo y una ralentización de la economía.

Los apagones están interfiriendo en las industrias manufactureras, así como en las fundiciones de aluminio y los productores textiles. Incluso las plantas de procesamiento de soja están cerrando, amenazando la seguridad alimentaria de China. Se han cerrado alrededor de 160 empresas de alto consumo energético. Las empresas más pequeñas, que cotizan en bolsa, ya han informado a los reguladores que se les ha ordenado reducir la producción hasta la mitad.

Se prevé una escasez global en los sectores de los juguetes, los textiles y las piezas de maquinaria, y se espera que incluso los fabricantes de iPhone reduzcan su producción. Se espera que la industria pesada, como la producción de acero, así como los sectores derivados, sientan la crisis, lo que hará subir los precios. Apple Inc. y Tesla Inc. han detenido la producción en algunas de sus instalaciones en China. Los analistas en China han dicho que no pueden predecir cuándo terminarán los cuellos de botella en la cadena de suministro.

El Partido Comunista Chino (PCCh) ha emitido declaraciones, diciendo que está tratando de evitar que los cortes de energía afecten a los hogares de la gente. A pesar de las promesas del PCCh en sentido contrario, los cortes ya están afectando la vida de los ciudadanos comunes. Liaoning, Jilin y Heilongjiang llevan semanas sufriendo apagones. Guangdong ha pedido a los residentes que utilicen la luz natural en el interior y se abstengan de usar el aire acondicionado. En Jiangsu, las fábricas de acero han cerrado y el alumbrado público está apagado. Algunas empresas han recibido la orden de operar un día sí y un día no. Los gobiernos locales prevén que los problemas persistirán hasta el próximo año. También han advertido a los residentes que esperen cortes de agua periódicos.

China, el mayor contaminador del mundo, se ha fijado el objetivo de ser neutral en carbono para 2060. Con la próxima COP26 en la 26ª Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, parece que el PCCh quiere mostrar al mundo que se toma en serio el cambio climático. Además, Xi está centrado en tener cielos azules en los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022. En consecuencia, el gobierno central ha establecido objetivos draconianos de reducción de la contaminación, que más de la mitad de las regiones de China no han logrado alcanzar. Ahora, el PCCh está intensificando la aplicación de los mismos.

Otra razón de los apagones ha sido el aumento de los precios del carbón y el gas. La energía del carbón representa el 70% de la generación de electricidad en China. A lo largo de los años, la demanda de electricidad de China ha crecido casi al mismo ritmo que su PIB. Como parte de su agenda climática, Xi ha limitado la extracción de carbón. Los cierres por la pandemia han impulsado la demanda acumulada, mientras que la disminución de la inversión en el sector minero ha reducido la oferta de carbón. Como resultado, los precios de los futuros del carbón térmico se han disparado en China mientras la producción se ralentiza, justo antes del invierno.

Epoch Times Photo
La mina de carbón Dendrobium en Wollongong, Nueva Gales del Sur, Australia, el 1 de febrero de 2021. (Brook Mitchell/Getty Images)

Además de reducir la producción local de carbón, el PCCh ha prohibido los envíos de carbón desde Australia debido a una disputa política. Beijing podría estar compensando el déficit mediante el aumento de las importaciones de carbón de Mongolia, pero las exportaciones de carbón mongol a China en realidad han disminuido debido al aumento de las restricciones fronterizas de China.

Los precios mundiales del carbón están aumentando, mientras que el precio que las empresas chinas de servicios públicos pueden cobrar a los clientes por la electricidad está fijado por el gobierno central, lo que provoca una escasez de energía eléctrica. Si se permitiera que los precios de la energía se ajustaran a los niveles del mercado, Beijing teme que el aumento de los costes de la energía y la subida de los precios de las materias primas hagan subir el precio al por mayor de los productos chinos, haciéndolos menos competitivos. Además, esto convertiría a China en un lugar menos atractivo para que las empresas extranjeras realicen su fabricación.

La escasez de energía y las consiguientes interrupciones de la cadena de suministro en China no son consecuencias totalmente inevitables de las fuerzas del mercado. Gran parte del problema ha sido causado y se está agravando por las malas decisiones políticas del PCCh. Ahora, los habitantes de China, de Estados Unidos y de todo el mundo se enfrentarán al aumento del desempleo, a las interrupciones de la cadena de suministro, a la escasez de productos, a la ralentización de la economía y al aumento de los precios.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS