La crisis generada por la pandemia se agudiza en las zonas rurales de la India

Por Venus Upadhayaya
17 de Mayo de 2021
Actualizado: 17 de Mayo de 2021

NUEVA DELHI — Si bien la atención internacional para enfrentar la segunda ola de la pandemia se ha centrado en las principales ciudades de la India, la situación en el vasto campo se está volviendo preocupante. Quienes luchan contra la pandemia señalan la pobreza, la falta de conciencia y el miedo como factores que complican la situación.

El primer ministro, Narendra Modi, advirtió el 14 de mayo en un discurso que la pandemia se está extendiendo rápidamente a las zonas rurales de la India e instó a los ciudadanos a tomar precauciones.

La India rural comprende más de 640,000 aldeas y más de 890 millones de personas, más del doble de la población total de Estados Unidos. No sólo es extremadamente diversa desde el punto de vista cultural y lingüístico, sino también desde el punto de vista geográfico, ya que algunas regiones están más urbanizadas y otras son extremadamente remotas, como las situadas en las alturas del Himalaya.

“Quiero advertirles sobre el coronavirus. Esta pandemia se está extendiendo rápidamente en las aldeas rurales. Todos los gobiernos están haciendo esfuerzos para detenerlo. Pero la concientización de la población rural y la cooperación de los panchayats son igualmente importantes”, dijo Modi.

Por “todos los gobiernos”, Modi se refiere a los gobiernos de los 28 estados de la nación y los ocho territorios gobernados por el gobierno federal, los más poblados de ellos son más grandes que muchas naciones europeas. Los panchayats son los órganos de gobierno de las aldeas.

El estado sureño de Karnataka, con una población de 64 millones de personas, reportó 3500 fallecidos por COVID entre el 7 y el 13 de mayo, su mayor número de muertos semanales desde el brote de la pandemia el año pasado.

Cuando se impuso el cierre en la capital del estado de Karnataka, Bangalore, el 3 de mayo, más de 600,000 personas se trasladaron de la ciudad a sus casas familiares en el campo, según Nagasimha G. Rao, directora de Child Rights Trust, una organización benéfica que trabaja con niños y según los gram panchayats (gobiernos locales de aldea autorizados legalmente) en cuatro distritos del estado.

Rao dijo que quienes salían de la capital no seguían el distanciamiento social cuando viajaban en transporte público, lo que empeoraba la situación en el campo. En su pueblo de Chalati, que se encuentra a 14 millas de Bangalore, siete personas murieron durante la segunda ola de la pandemia.

El pueblo es el hogar de 105 familias y tiene una población de 600 personas. Cuando Rao habló con The Epoch Times el 16 de mayo, había 40 personas con COVID-19 en la aldea.

“La gente no acude a hacerse las pruebas cuando tiene fiebre u otros síntomas, porque piensan que si van al hospital o a hacerse la prueba y los aíslan, si mueren, nadie vendrá a llevarse el cuerpo”, dijo Rao. Señaló que no todo el mundo tiene mascarillas en los pueblos y que los que las tienen utilizan las mismas durante dos o tres semanas porque no pueden permitirse cambiarlas con más frecuencia.

Dijo que la gente está recibiendo arroz y algunos otros alimentos gratuitos del gobierno. Varias organizaciones benéficas están trabajando en las regiones rurales, pero “la conciencia es un gran problema” para la población rural. Instó al gobierno a dar mascarillas gratis en las regiones rurales.

“Los niños también sufren depresión porque los presentadores de noticias están todos los días mostrando los cadáveres, y también a pacientes que están muriendo frente al hospital”, dijo Rao, quien ha estado trabajando con niños durante más de dos décadas y actualmente está proporcionando asesoramiento psicológico por teléfono.

La enfermera auxiliar india, Punnamma, se prepara para administrar la vacuna contra el coronavirus, Covaxin, en una clínica de vacunación, el 17 de mayo de 2021, en Aakhtadi, distrito de Tonk, Rajasthan, India. (Rebecca Conway/Getty Images)

Más pánico y miedo

Apeksha Suryawanshi, una trabajadora comunitaria con una organización benéfica llamada Kalapandri, trabaja en tres aldeas en el distrito de Latur, del estado de Maharashtra, en el oeste de la India. Ella le dijo a The Epoch Times por teléfono el 15 de mayo que, durante la primera ola de la pandemia, los trabajadores de ASHA (Activistas Sociales Sanitarios Acreditados) llevaban de manera proactiva a los aldeanos para realizar pruebas mientras la pandemia era menos grave. Esta vez, durante la segunda ola, están preocupados por contraer el virus ellos mismos y son reacios a acompañar a los aldeanos a los centros de pruebas.

“Cuando una persona da positivo, se le pide que viva en el campo [donde construyen una choza improvisada]. Se ha convertido en una especie de regla”, dijo Suryawanshi. Si alguien viene de fuera, los aldeanos —por iniciativa propia— lo pondrán en cuarentena en la escuela del pueblo.

Dijo que, si bien el gobierno está dando arroz y trigo gratis a las personas durante la segunda ola, no es suficiente, ya que las personas se ven obligadas a vivir de arroz hervido, que no es su dieta básica.

El compañero de trabajo de Suryawanshi, Madhukar Galfade, que trabaja como organizador comunitario en 13 aldeas, en el bloque Ranapur de Latur, dijo que hay mucho miedo en el campo cuando se trata de ir al hospital.

“Porque los que fueron, murieron. Entonces, la gente tiende a tomar medicamentos en casa. La mayor parte del registro de vacunación también está por Internet. La gente de muchas zonas rurales todavía no tiene acceso a Internet. Hasta que el gobierno no llegue a todos los hogares con la vacuna, no llegará a la gente”, dijo Galfade.

The Epoch Times viajó a través de 15 aldeas en el interior remoto de Latur por una semana, en noviembre pasado, durante la primera ola de la pandemia, para informar sobre el impacto sociocultural de la pandemia en la comunidad.

En ese momento, Maya Sorte, víctima del matrimonio infantil y defensora del empoderamiento de mujeres jóvenes, fue entrevistada por The Epoch Times en una escuela de Chakkur, en el distrito.

Sorte, en una entrevista reciente, dice que la segunda ola ha extendido tanto pánico en su región que de 14 personas que murieron debido al COVID-19 en su aldea de Wabwal, cinco murieron debido a ataques cardíacos después de enterarse de que habían dado positivo.

“La gente sufre de pánico e ilusiones. Creen que, si van al hospital, no recibirán oxígeno y morirán”, dijo Sorte, refiriéndose al pánico provocado por los informes generalizados de escasez de oxígeno en los hospitales, particularmente en la capital nacional, Nueva Delhi, durante la segunda ola.

Entre las 800 familias de Wabwal, casi todas las familias han tenido un miembro que dio positivo en la prueba de COVID-19.

En esta fotografía, tomada el 9 de junio de 2020, Activistas de Salud Social Acreditados (ASHA) hablan con una mujer, durante una encuesta puerta a puerta, para controlar a los residentes tras un cierre nacional impuesto como medida preventiva contra el COVID-19, en la aldea de Bahadarpur, en el distrito de Meerut. (XAVIER GALIANA/AFP a través de Getty Images)

Petición al Gobierno

Vikas Sharma, un comerciante mayorista en Bulandshahr, un distrito del estado de Uttar Pradesh en el norte de la India, que está a más de 60 millas de la capital, Delhi, estaba recibiendo llamadas de las zonas rurales de su ciudad sobre personas con síntomas similares al COVID.

Así que presentó una petición al magistrado de distrito y dos días después de su llamada, los funcionarios del distrito ordenaron la prueba de COVID-19 en las aldeas que mencionó.

Cuando The Epoch Times habló con Sharma el 13 de mayo, una semana después de que empezaran las pruebas, dijo que más de la mitad de los habitantes de esos pueblos se habían sometido a ellas, y que la tasa de positividad estaba entre el 10 y el 15 por ciento.

“Recibimos llamadas y la gente nos dice que en este pueblo hay 50 personas enfermas; en otra aldea, 20 personas están enfermas y nadie nos ayuda. Luego localizamos ese pueblo, lo visitamos y lo verificamos. Visitamos uno de esos pueblos y la gente nos dijo que 12 o 13 personas habían muerto allí. Luego escribimos una carta, la firmamos y la presentamos a la administración del distrito”, dijo Sharma, y agregó que viaja a dos o tres nuevas aldeas diariamente con su equipo de cuatro personas.

Sharma destacó dos pueblos, Elna y Kelawan, que perdieron a más de 15 personas cada uno en una semana.

Su equipo tiene un botiquín de COVID-19 en su automóvil y están vinculados con un médico de la ciudad, que ofrece consultas por vídeo una vez que el equipo encuentra a alguien con síntomas.

“Incluso si de cinco a siete o diez personas están enfermas, deben presentarse y exigir pruebas a la administración local”, dijo Sharma. “Si ocurren de dos a cuatro muertes en algunas aldeas, la gente debe informar al centro de atención primaria de salud (CPS) cercano y los trabajadores de salud deben visitar esa aldea para verificar la situación”.

Si bien hay 23,391 centros de salud primaria (CSP) y 145,894 subcentros que atienden a más del 72 por ciento de la población rural de la India, los CPS están mal equipados para hacer frente a la pandemia, según muchas personas que hablaron con The Epoch Times.

Más de una persona, incluida Sharma, dijo que cada CPS analiza solo de 25 a 50 casos potenciales de COVID-19 por día, lo que, según ellos, no es suficiente. The Epoch Times no pudo verificar de forma independiente esa afirmación.

“Cuando la gente los obliga, pueden llegar a 100 casos”, dijo Sharma.

Sharma perdió a su padre a causa de COVID-19 el año pasado y su trabajo se lo ha dedicado a él. Está conectado a un partido político, pero insiste en que actualmente se está coordinando con voluntarios de varios partidos políticos y con una organización benéfica para tratar el virus en las aldeas de Bulandshahr.

“Un problema más es el registro para la vacunación en las aldeas debido a la falta de conocimientos de Internet”, dijo. Para las personas de 18 a 44 años, el proceso es por Internet, pero para los mayores de 45 años, el registro también se puede hacer in situ.

Personal médico de la India se prepara para colocar una máscara de oxígeno a Misri Devi, de 55 años, quien tiene coronavirus, en Neem Ka Thana, distrito de Sikar, Rajasthan, India, el 15 de mayo de 2021. (Rebecca Conway/Getty Images)

Vacunas y rumores

Neerav Sharma, de 32 años, abogado, se registró por Internet para recibir la vacuna y viajó el 14 de mayo para su primera dosis al Centro de Salud Primaria, en la aldea de Kherwara, en el distrito de Udaipur del estado norteño de Rajasthan, junto con su hermano.

Sharma le dijo a The Epoch Times por teléfono que presenciaron filas masivas en el CPS, pero que solo había una enfermera para administrar las vacunas a todos. Se había desmayado al menos tres veces ese día, según testigos.

“No había distanciamiento social, ya que el paso al CPS era estrecho para los vehículos. Había mucho tráfico y prisas”, dijo Sharma, y añadió que habría sido mejor que el campamento de vacunación se hubiera instalado en un terreno abierto con espacio para el distanciamiento social.

Kurpuswamy Raman, director de READ, una organización benéfica que trabaja en 68 aldeas en el distrito de Erode, en el estado más al sur de Tamil Nadu, dijo que la segunda ola ha creado miedo y pánico.

Raman dice que está complacido de que el gobierno estatal recién elegido esté dando 4000 rupias (cerca de USD 55) a cada familia con una tarjeta de racionamiento para suavizar la pérdida de ingresos durante la pandemia. Dijo que las familias ya han recibido 2000 rupias en efectivo este mes y recibirán el resto el próximo mes. Eso se suma a la comida gratuita distribuida a quienes se encuentran por debajo del umbral de la pobreza.

Raman dijo que se necesita una campaña de concientización para mitigar el pánico y los rumores.

“Tienen miedo de la vacunación. No creen porque recientemente uno de los actores de cine, el Sr. Vivek, murió un día después de recibir la vacuna. Así que hay un rumor de que recibió la vacuna y por eso murió”, dijo.

Sigue a Venus en Twitter: @venusupadhayaya


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS