La CRT comparte la misma ideología que la Revolución Cultural de China, advierte chinoestadounidense

Por Lily Sun y William Huang
04 de Agosto de 2021
Actualizado: 04 de Agosto de 2021

Una organización socia del Heritage Foundation, Heritage Action for America, organizó un panel de discusión sobre la Teoría Crítica de la Raza (CRT) en Georgetown, Delaware, el 29 de julio. Seis oradores destacaron los peligros de la CRT y cómo ha penetrado en la sociedad estadounidense. Un orador comparó las similitudes de la CRT y la Revolución Cultural de China.

Aproximadamente 500 personas asistieron al evento en persona, mientras que miles lo vieron por transmisión en vivo.

Al comienzo del panel de discusión, Jonathan Butcher, analista de políticas senior de The Heritage Foundation, habló sobre la historia de la CRT y de qué se trata. Él dijo que la CRT, una rama de la teoría crítica de la escuela neomarxista de Frankfurt, se basa en las ideas de Karl Marx y se ha abierto camino lenta y metódicamente en la sociedad estadounidense, infectando el sistema educativo, el lugar de trabajo, el ejército y todo lo demás. Él agregó que la CRT es destructiva y aboga por exactamente lo contrario de lo que dice ser–tratar a las personas de manera diferente según el color de su piel.

Los partidarios de la CRT creen que Estados Unidos es sistemáticamente racista, que la opresión racial existe en todas las instituciones y que un individuo es un opresor o un oprimido según el color de su piel. Ellos rechazan la idea de que Estados Unidos se ha esforzado, durante más de dos siglos, por estar a la altura del credo fundacional de que todos los hombres son creados iguales y deben ser tratados así bajo la ley.

Se siente como la China comunista

La oradora principal Xi Van Fleet dijo a la audiencia que Estados Unidos está comenzando a sentirse como la China comunista durante la Revolución Cultural, un movimiento sociopolítico que ocurrió entre 1966 y 1976 bajo el exlíder chino Mao Zedong.

“Hemos visto que Estados Unidos va en la dirección equivocada”, dijo, en referencia a la CRT.

Heritage Action for America organizó un panel de discusión en Georgetown, Delaware, sobre la Teoría Crítica de la Raza (CRT), el 29 de julio de 2021. Xi Van Fleet (centro), quien creció en la China comunista, habló sobre la CRT y la Revolución Cultural China. (Lily Sun/The Epoch Times)

Van Fleet asistía a la escuela primaria como estudiante de primer grado cuando comenzó la Revolución Cultural. Después de completar su educación, el Partido Comunista Chino (PCCh) la obligó a ella y a otros adultos jóvenes a trabajar en el campo durante tres años.

Después de la mesa redonda, Van Fleet dijo a The Epoch Times: “Es la misma táctica; es la táctica de Marx. Entonces, lo que hacen es crear caos. Como dijo Mao, ‘cuando surge el peor caos, es cuando se puede lograr el mayor control’. Ellos quieren crear el caos para poder derrocar el sistema existente. (…) La cultura de la cancelación es lo mismo porque lo que la gente [quiere] hacer aquí es derrocar los [principios] fundadores estadounidenses, al igual que [en] China, derrocar la cultura tradicional y nuestra civilización”.

“Realmente no quería hacerlo… público. Es difícil para los chinos; la mayoría de nosotros preferiríamos estar callados. Pero ahora siento que realmente no se trata de mí. Se trata de Estados Unidos”.

Ella continuó: “Quiero que los estadounidenses sepan que lo que está sucediendo hoy es que el comunismo está tomando el control”.

La CRT versus la Revolución Cultural China

Van Fleet se dio cuenta de que la revolución ‘woke’ de hoy, impulsada por la CRT–tiene “un hermano gemelo”: la Revolución Cultural China, que se deriva de la Teoría del Conflicto de Clases (CCT) de Mao.

“El abuelo de la CRT y la CCT es el mismo tipo, Karl Marx. Y la ideología es el marxismo cultural”, dijo Van Fleet. “Al igual que la CRT, la CCT de Mao divide a las personas en grupos: [los] opresores y los oprimidos. La única diferencia es (…) la clase en lugar de la raza”.

Van Fleet dijo que durante la Revolución Cultural, todos pueden ser enemigos de clase; esa es la forma en que Mao se asegura de tener siempre una gran cantidad de enemigos de clase falsos. Del mismo modo, la CRT crea divisiones raciales falsas y redefine el concepto y la definición de racismo. “Así que dividir a las personas y enfrentarlas entre sí es el sello distintivo del marxismo, y ese es el modelo de negocio del PCCh y la CRT”, dijo.

Durante la Revolución Cultural, Van Fleet fue testigo de cómo los estudiantes eran violentos entre ellos y con sus maestros. Ella dijo que Mao lanzó la Revolución Cultural desatando a los Guardias Rojos para crear el caos. Los Guardias Rojos eran jóvenes comunistas que fueron dirigidos por Mao para perseguir a quienes fueron identificados como enemigos del PCCh. Recurrieron a la violencia, saqueos, disturbios y destruyeron todos los sistemas judiciales y de aplicación de la ley conocidos. “Eso es exactamente lo que vimos en las calles estadounidenses el año pasado”, dijo, refiriéndose a los disturbios organizados por activistas de Black Lives Matter. Además, Van Fleet cree que no hay diferencia entre los guerreros de la justicia social de hoy en Estados Unidos y los Guardias Rojos de Mao.

Ella dijo que Mao también ordenó a estos Guardias Rojos que destruyeran los “Cuatro Viejos”: Ideas viejas, cultura vieja, costumbres viejas, y hábitos viejos. Ellos derribaron estatuas de Buda, destruyeron templos, allanaron casas y destruyeron bienes personales como muebles antiguos y reliquias familiares.

Los Guardias Rojos de Mao también cambiaron los nombres de las calles, los nombres de las tiendas, los nombres de las escuelas y los nombres personales. “Eso es lo que [es] la cultura de cancelación”, dijo Van Fleet. “Ellos quieren destruir toda la civilización occidental, el cristianismo y los [principios] fundadores estadounidenses. Son la misma cosa”.

Ella cree que Estados Unidos está experimentando una guerra cultural. “El marxismo cultural y los ideales estadounidenses, no hay puntos en común”.

Van Fleet concluyó: “Tenemos que pelear esta guerra y ganarla para preservar Estados Unidos”.

Miembros de la audiencia conmovidos por el discurso de Van Fleet

Muchos miembros de la audiencia apreciaron el discurso de Xi Van Fleet.

Marilyn Booker, presidenta del Comité Republicano de Delaware del condado de Sussex, dijo a The Epoch Times: “Al escuchar a Xi Van Fleet hablar sobre lo que sucedió en la China comunista y su capacidad para establecer esos paralelos con lo que está sucediendo en este país, lo encontré fascinante y aterrador, para ser perfectamente honesta”. Booker agregó: “Somos una meritocracia, donde solíamos estar, y debemos seguir siéndolo, por lo que habrá personas a las que les irá mejor en algunas cosas que en otras”.

Jim Boothby, pastor de la Iglesia Bautista Mountain State en West Virginia, le dijo a The Epoch Times que también quedó impresionado por Van Fleet. “En la China de Mao, ella lo experimentó en carne propia, en cuerpo propio. No se trata de que le leyeron un libro”. Boothby dijo que Van Fleet le dijo hace dos días: “Estamos más adelante en el camino de nuestra revolución cultural en Estados Unidos, que puede resultar en un tipo de desastre similar [como la Revolución Cultural de China]”. Añadió: “Palabras proféticas. Palabras aterradoras”.

Boothby compartió que los proponentes anti-CRT ganaron tres escaños en la junta escolar de cinco personas que solía apoyar a la CRT en el condado de Queen Anne en su estado natal de Maryland. Él dijo que han trabajado muy duro para detener la CRT porque está profundamente conectada con el comunismo. “Este es el secreto: las juntas escolares eligen a las personas adecuadas”, dijo.

Otro orador principal, Joe Mobley, un podcaster, estuvo de acuerdo con las opiniones de Van Fleet sobre el comunismo. “Creo que, como dijo Xi Van Fleet, el adoctrinamiento [comunista] ha durado al menos 60 años, tal vez hasta 100 años. Entonces las instituciones son adoctrinadas desde el ejército hasta las instituciones financieras, hasta las escuelas; las universidades han desaparecido por completo”, dijo.

Joe Mobley, un podcaster y veterano del Ejército de los EE. UU., pronuncia un discurso en un panel de discusión sobre la CRT, organizado por Heritage Action en Georgetown, Delaware, el 29 de julio de 2021. (William Huang/The Epoch Times)

Mobley cree que la libertad religiosa todavía está haciendo retroceder al comunismo bajo la protección de los derechos constitucionales de la Primera y Segunda Enmienda.

Él destacó: “No quiero vivir en un país socialista. No quiero un puntaje de crédito social. No quiero que el gobierno redistribuya la tierra, la riqueza o las oportunidades educativas. Quiero vivir en una meritocracia”.

Carmela Ciliberti, abogada que se postula para secretaria de tribunales en el condado de Chester, Pensilvania, dijo a The Epoch Times después de la mesa redonda que se sentía “inspirada”. “Es reconfortante ver a otros ponerse de pie, hablar con tanta claridad sobre la amenaza que enfrentamos aquí en Estados Unidos y trabajar en motivar a las bases para rechazar estas ideas”.

Ciliberti dijo: “Creo que escuchar las historias personales, especialmente la de Xi [Van Fleet], describió claramente lo que tenemos por delante y lo que se está utilizando actualmente aquí. Es el mismo esqueleto que encontramos aquí”.

La anfitriona del evento, Melody Clarke, coordinadora regional senior de Heritage Action, mencionó un proyecto de ley en su discurso, la Ley Stop CRT, que la organización apoya. El senador Tom Cotton (R-Ark.) presentó el proyecto de ley en julio de 2021. El proyecto implementaría la orden ejecutiva del expresidente Donald Trump que prohíbe a las agencias federales y contratistas las capacitaciones sobre la CRT.

Con información de Walt Babich.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS