La defensa unilateral de la transición de género causa un daño irreparable, dice psiquiatra

"Esto es lo que pasa cuando la medicina es capturada por la ideología"
Por Ella Kietlinska y Joshua Philipp
01 de Octubre de 2022 1:37 PM Actualizado: 01 de Octubre de 2022 1:37 PM

Cuando un niño está confundido sobre su género, los profesionales de la salud y los maestros suelen afirmar la nueva identidad del niño sin abordar la causa subyacente y lo animan a pasar por una transición de género, que a menudo tiene consecuencias irreparables, según la psiquiatra y escritora Dra. Miriam Grossman.

Si alguien siente que su género difiere de su sexo biológico y quiere una transición de género médica, los profesionales de la salud no se preguntan por qué la persona se siente así, ni abordan los posibles problemas de salud mental que subyacen a ese sentimiento, dijo Grossman.

La única respuesta de los médicos, terapeutas y maestros es afirmar la identidad declarada de la persona, lo que le hace creer que la transición resolverá todos sus problemas de salud mental, dijo Grossman en el programa “Crossroads” de EpochTV.

Transición de género

La primera parte de la transición de género para los niños es la transición social, que implica que el niño elija un nuevo nombre y nuevos pronombres; que decida cómo quiere presentarse al mundo en términos de su ropa, corte de pelo, maquillaje; y que utilice el baño del sexo opuesto, explicó Grossman.

Tras la transición social, los niños suelen empezar la transición médica, que comienza con bloqueadores de la pubertad que pueden recetarse a partir de los 8 años si el propósito es bloquear la pubertad, dijo.

El representante estadounidense Sean Maloney (R) (D-NY) habla con Jess Girven (I) y su hijo transgénero de once años de edad llamado “Blue” (C) durante una conferencia de prensa condenando la nueva prohibición de los miembros del servicio transgénero el 26 de julio de 2017 en Washington, DC. (Justin Sullivan/Getty Images)

La base de la transición de género de los niños es un estudio realizado en Holanda, a menudo llamado el estudio holandés, dijo la psiquiatra, pero la población del estudio era diferente de la población de los niños en Estados Unidos que están en transición debido a la disforia de género.

Las pautas: Los participantes en el estudio tenían que haber tenido disforia de género desde la primera infancia —cuando tenían 5, 7 u 8 años— y no podían tener ningún problema de salud mental importante, como ansiedad, depresión o autismo, continuó Grossman.

“Mientras que ahora estamos en medio de una epidemia de adolescentes que desarrollan su disforia cuando son adolescentes, no cuando son niños”, dijo. “Y tienen muchos problemas de salud mental. Así que tienen los dos criterios que los habrían excluido de ese estudio holandés”.

El estudio se convirtió en la base del protocolo holandés para el tratamiento de la disforia de género, que también se adoptó en otros países, como el Reino Unido y Estados Unidos.

Estudio holandés

El objetivo del estudio holandés, en el que participaron 55 niños, era determinar cuáles de ellos persistirían con disforia de género, dijo Grossman, “lo cual es prácticamente imposible de hacer. Es una suposición”.

No hubo un grupo de control en el estudio, dijo, lo que significa que no hubo un grupo con condiciones de salud similares que no recibiera los tratamientos administrados al grupo experimental. El propósito de establecer un grupo de control es evaluar la eficacia de la terapia estudiada.

El grupo de estudio recibió bloqueadores de la pubertad a los 12 años —antes de que comenzara la pubertad— para detenerla, dijo Grossman. A los 16 años, se les administraron hormonas del sexo opuesto, estrógeno o testosterona, y a los 18 años, se les pudo operar, explicó Grossman.

“Tras un año y medio de este protocolo al que se sometieron, se comprobó que les iba bastante bien y que su disforia de género había disminuido”.

“Fue un estudio muy pequeño y también problemático”, dijo. “Nos es imposible saber qué niños van a seguir teniendo disforia de género, lo que se llama persistencia, y qué niños van a desistir, o dejar de tener este malestar con su cuerpo, pero llegar a una aceptación de su biología”.

Hay muchos estudios que demuestran que la mayoría de los niños —entre el 60 y el 90 por ciento, según el estudio— van a dejar de sufrir disforia de género, dijo Grossman.

“Muchos de esos niños serán gays o lesbianas, [pero] estarán bien con sus cuerpos. … [y] no necesitarán ningún tipo de cambio médico en sus cuerpos”.

Impacto de los bloqueadores de la pubertad

Existe el argumento de que los bloqueadores de la pubertad son 100% reversibles, pero este argumento se aplica a una población diferente de niños que no sufren disforia de género, dijo Grossman.

Los bloqueadores se utilizan para tratar un trastorno médico llamado pubertad precoz, que provoca una pubertad prematura en los niños a los 6, 7 u 8 años, debido a un desequilibrio hormonal, explicó. Una vez que estos niños alcanzan la edad en la que debería comenzar la pubertad, se interrumpe la medicación y comienza la pubertad normal.

Los bloqueadores de la pubertad no están aprobados por la FDA para el tratamiento de la disforia de género, pero sí para el tratamiento de otras condiciones médicas, dijo Grossman.

Simpatizantes del activista antitrans Chris Elston se manifiestan en contra de los tratamientos y cirugías de afirmación de género en menores de edad, fuera del Boston Childrens Hospital en Boston, Massachusetts, el 18 de septiembre de 2022. -(JOSEPH PREZIOSO/AFP vía Getty Images)

Los niños con disforia de género están perfectamente sanos físicamente y no tienen ningún desequilibrio hormonal, añadió.

“Ahora estamos descubriendo que, efectivamente, hay efectos adversos que pueden no ser reversibles de estos bloqueadores, como los efectos en la densidad ósea”.

Tampoco se sabe si los bloqueadores de la pubertad podrían afectar al desarrollo del cerebro, señaló Grossman. “La adolescencia es una época en la que el cerebro se somete a una transformación extrema”.

Se necesitan más investigaciones y debates sobre la transición de género

El uso de bloqueadores de la pubertad para tratar la disforia de género y facilitar la transición de género es “un experimento muy peligroso”, afirmó el psiquiatra.

Las implicaciones de esta terapia requieren más investigación y debates de diferentes opiniones, señaló.

“Es muy preocupante que tanto el mundo de la salud mental como el de la medicina, [así como] las asociaciones profesionales no permitan una discusión y un debate abiertos”.

Epoch Times Photo
Manifestantes promueven el Día de la Concienciación sobre la Detransición cerca del puente Golden Gate en San Francisco el 12 de marzo de 2022. (Cortesía de los manifestantes)

Cuando el gobierno aboga por el tratamiento de transición de género en los niños, los padres deben saber que no hay consenso científico y que la ciencia está lejos de estar establecida en este tema, dijo Grossman.

Lo mismo ocurre con la cirugía de transición de género, dijo. Las mujeres jóvenes se someten a la extirpación de sus pechos sanos, pero al cabo de uno o varios años pueden darse cuenta de que han cometido el mayor error de su vida.

Esas mujeres visitaron a varios profesionales de la salud antes de la cirugía, pero ninguno les advirtió de ello, dijo Grossman.

“Esto es lo que ocurre cuando la medicina es capturada por la ideología, y ya no nos tomamos en serio el juramento que todos hicimos de no hacer daño”.

Detransición

Una vez que un niño pasa por toda la transición de género, incluyendo la cirugía, la detransición es “un camino difícil”, dijo Grossman.

Las personas que revierten su identidad transgénero deben encontrar la manera de aceptar su nueva realidad: “ser una mujer sin pechos, algunas de ellas sin ovarios ni útero, y sin la capacidad de ser madres y amamantar”, dijo el psiquiatra.

Estas personas “son algunos de los individuos más valientes que se pueden ver”, según Grossman. Tienen que perdonarse a sí mismos y perdonar a los adultos que facilitaron su transición de género.

“Si de mí dependiera, los pondría en todos los medios de comunicación las 24 horas del día. Están empezando a tener voz”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.