La difícil vida de su amado hijo adoptado le hizo comprender la importancia de valorar cada momento

"Él me amo siempre, aun cuando yo no me amaba"
Por La Gran Época
09 de Enero de 2019 Actualizado: 21 de Enero de 2019

Cuando Salifu Sesay era solo un pequeño niño que vivía en Sierra Leona, África Occidental, los rebeldes atacaron su aldea y le cortaron varias partes de la cabeza con un machete. Sin embargo, milagrosamente, sobrevivió.

Cuando más tarde llegó a Estados Unidos, gracias a un visado médico, Salifu hizo amistad con casi todo el mundo, independientemente de su sexo, nacionalidad o posición social.

No solo conmovió a sus amigos, sino también a familias, maestros, entrenadores y supervisores. Sin embargo, la única persona que fue la mayor influencia para él, es su madre adoptiva, Ann Miller.

Un día de diciembre de 2000, en Kansas City, Kansas, la hija de Ann, Nellie, entonces de 9 años, quiso salir de compras para la Navidad. La niña vio en la tienda una pecera para recaudar dinero para una obra de caridad, con fotos de niños a los que les cortaron las manos.

“Algo en las fotografías me atrapó desde el principio”, dijo Ann a Humanity.

El dueño de la tienda le contó sobre una campaña llamada Feed My Lambs International, que ayuda a las víctimas del mercado negro de diamantes en Sierra Leona. Más tarde conoció al fundador, Lonny Houk, y a su esposa, Katie.

Ella se ofreció como voluntaria en la misión. Sin ninguna experiencia profesional, todo lo que hizo fue trabajar de forma honesta, pero su participación se convirtió en algo mucho más personal.

Una voz misteriosa

Aunque conocer a Lonny fue un momento clave, la historia comenzó unos meses antes, luego de un llamado interior, mientras conducía por la carretera.

“Esta voz en mi cabeza me habló y me dijo que mantuviera a un niño alejado de Sierra Leona. Me quedé sorprendida, esto no es lo que haría normalmente. Ya tengo cuatro hijos propios, pero me sentí muy conmovida”, dijo Ann.

Salifu Sesay, de 6 años, vendado poco después de un procedimiento quirúrgico. (Cortesía de Ann Miller)
Luego volvió a conectarse con Lonny, que estaba a punto de viajar a Sierra Leona para traer a niños necesitados con visas médicas. Compartió muchas fotos de un viaje anterior, de las cuales Ann pudo elegir un niño para criar.”Empezó a enseñarme las fotos y se suponía que también tenía que ir a Sierra Leona para traer de vuelta a los niños necesitados con visas médicas. Fue la decisión más increíble que tuve”. dijo, Ann. Eligió a un chico llamado Francis y a una chica llamada Emma. Sin embargo, cuando Lonny regresó de Sierra Leona, trajo a dos niños, Francis y Salifu.
Ann Ann con Salifu Sesay y Francis. (Cortesía de Ann Miller)
Emma había desapareció y Salifu ni siquiera estaba en la lista. Él vivía en un campo de refugiados de Freetown con su madre y tres hermanos cuando Lonny lo encontró, dijo Ann.

Mientras Lonny y su equipo examinaban a los pacientes que necesitaban citas con el médico, Salifu, de 6 años de edad, puso las manos y la cabeza sobre una mesa cercana.

A altas horas de la noche, era difícil de ver, pero tenía heridas de un ataque rebelde, cuatro años antes, ellos también mataron a su tío y separaron a su familia. Usando un machete intentaron separar la cabeza del niño de su torso.

Sabiendo que Salifu no recibiría la atención médica que necesitaba, Lonny lo llevó en el avión.

 Salifu se reúne con su nueva familia

Hubo algunos dolores de cabeza desde el principio. Salifu y Francis estuvieron fuera del país, hablaban idiomas diferentes entre sí y ninguno hablaba inglés.

“Ellos venían básicamente del tercer mundo al primer mundo, así que las escaleras, la pizza y el agua que en realidad era clara, todo eso era totalmente nuevo para ellos”, dijo la hija de Ann, Nellie McCool, a la Humanity.

Francis tenía muchos problemas psicológicos y Salifu necesitaba que le trataran sus heridas, así que Ann pasó mucho tiempo en los consultorios médicos.

Salifu y sus hermanos adoptivos (Cortesía de Ann Miller)

Salifu aprendió a comunicarse con bastante rapidez. Hablaba krio, una mezcla de idiomas: Inglés, español, portugués, francés y lenguas de África Occidental. Ann tenía algún conocimiento de francés y español, así que aprendió ciertas palabras de Krio cuando Salifu habló.

Según Ann, Salifu “nunca se cansa de hablar”.

“Era el más alegre, alegre, alegre, alegre, tarareando, cantando, bailando desde el principio”, dijo.

A Francis, por otro lado, le costó mucho adaptarse. Después de la primera cirugía de Salifu, Ann se dio cuenta de que no podría cuidar de ambos niños y de sus hijos biológicos. Francis, se mudó con una familia que podía satisfacer mejor sus necesidades y finalmente regresó a su país natal, donde llevó una vida feliz.

Salifu y todos los demás niños que fueron acogidos por la misión debían venir a los Estados Unidos para recibir atención médica y regresar cuando estuvieran sanos. Sin embargo, Ann sintió una profunda conexión con Salifu y finalmente lo adoptó. Se convirtió en Thomas Salifu Sesay Vanasse.

De izquierda a derecha: La profesora de educación especial, Jodi Dinkins, Salifu Sesay y Ann Miller se reunieron en el gimnasio de la escuela para una reunión de fin de clases. (Cortesía de Ann Miller)
Ann se percató de que los cortes en la parte posterior de la cabeza de Salifu afectaban su procesamiento mental. Enseñarle sobre los colores en la biblioteca tuvo resultados desalentadores.

“Señalé todo tipo de otras cosas que eran rojas y siempre le pedí que las repitiera y me decía:’¿De qué color es esto? y luego ‘rojo, rojo, rojo, rojo, rojo, rojo, rojo, rojo'”, dijo Ann.

“Luego tomaba el objeto original que tenía en la mano, lo ponía debajo del escritorio y lo volvía a subir y le preguntaba:’¿De qué color es esto? Al instante dijo: ‘No lo sé’. No tenía memoria de corto plazo”.

Otra área en la que tuvo dificultades fue la lectura. Podía comprender las historias que se le contaban, pero descubrir qué sonidos hacía cada letra y leer frases completas era todo un reto. Al final del quinto grado, el niño estaba leyendo a un nivel de 1°grado.

Sin embargo, la perseverancia y la amabilidad le ayudaron a lo largo de su vida.

“Fue interesante escuchar a su maestra de kindergarten hablar sobre cómo, Salifu, cuando veía a alguien sentado solo o que parecía triste, trataba de incluirlo”, dijo Ann.

A través de sus palabras y acciones reflexivas, Salifu promovió una cadena de apoyo que le permitió superar las diferentes  exigencias  a medida que crecía.

“Había tantas razones por las que nunca debería haber tenido éxito”, dijo. “Superó una barrera idiomática, un cambio cultural completo, el cambio climático, dejar a su familia, cambiar su comida y pasar por una cirugía mayor. Hicimos todo lo que pudimos y él mejoró”.

Creció formando parte de la familia

En la escuela secundaria, Salifu demostró ser todo un artista, escritor y atleta. Ayudó a que Ann y toda la familia fueran artistas.

Sin embargo, el atletismo era todo suyo. Su altísima estatura lo convirtió en una fuerza temible en el campo de fútbol y tenía aspiraciones de jugar para un equipo universitario, aunque después de algunas lesiones y cirugías, renunció a ese objetivo en particular.

Salifu Sesay jugando para el equipo de fútbol de su escuela secundaria. (Cortesía de Ann Miller)
Debido a las dificultades en las finanzas no podría asistir a una universidad de cuatro años y estudiar ingeniería, entonces estudió mecánica automotriz en la Universidad comunitaria Johnson, en Kansas.

Él siempre tuvo una fascinación por los coches, así que la universidad fue la oportunidad perfecta para explorar ese interés.

Justo en ese momento, Ann recibió un mensaje en Facebook de una mujer en los Estados Unidos que decía hablar en nombre de la hermana biológica de Salifu, Gee Master. Al principio  estaba indecisa, pero se dio cuenta de que era real.

Salifu Sesay con su familia en Sierra Leona, mucho antes de ser adoptado por Ann. (Cortesía de Ann Miller)
La misión de Lonny se interrumpió perdió contacto con él. Nunca quiso privar a Salifu de conocer a su familia, pero sin una forma real de contactar con ellos, había abandonado efectivamente la búsqueda.

Sin embargo, cuando surgió la oportunidad de que su hijo visitara su país de origen, ella quedó destruida.

“Esto es lo que siempre quise: darle a Salifu la oportunidad de volver a ponerse en contacto con su familia, pero en ese momento, dije:’No estoy segura de querer compartirlo ¡Fue mi hijo durante 15 años! “¡Espera un minuto!” Ann dijo.

Tampoco estaba segura de que Salifu regresara a salvo, ya que Sierra Leona continuaba siendo peligroso para visitar en 2016.

Sin embargo, Salifu se dirigió a su preocupada madre, mirándola le dijo: “Mamá, soy difícil de matar”.

Al día siguiente, Ann y Salifu hablaron con Gee por teléfono y se enteraron de que los padres de Salifu estaban vivos y que en realidad era un año más joven de lo que decía su certificado de nacimiento.

Todo esto fue alucinante para el joven, que estuvo despierto toda la noche cuestionando lo que acababa de descubrir. Sin embargo, escuchar a su hermana hablar por primera vez, le hizo pensar a Ann que él debía hacer ese viaje.

Salifu los deja

Durante los 15 años que se conocieron, Salifu y Ann hicieron muchas cosas juntos. Ann recordó una larga conversación que tuvieron en noviembre de 2016, después de su viaje.

Salifu Sesay como estudiante de secundaria. (Cortesía de Ann Miller)
Hablaron de varios temas, desde un proyecto de dibujo que Salifu quería hacer con su hermano hasta su idea de mudarse con dos amigos de la escuela secundaria.

Sin embargo, el objetivo real parecía ser entender todo lo que había hecho Ann por Salifu.

Durante los 15 años que lo conoció, ella superó un montón de desafíos, incluyendo un divorcio difícil.

Cuando Ann se recuperó, su hijo ya lo sabía.

“Lo vió. Lo sintió”, dijo.

Al día siguiente, Ann encontró a Salifu, con 21 años, muerto en su cama. La autopsia completa no mostró ninguna razón biológica para su muerte.

“Nada en la vida de Salifu tenía sentido”, comentó. “Quizás no debió sobrevivir a los cortes. Él no era el niño que se suponía que vendría a mí. Él nunca debió aprender a leer, así que murió.

Salifu Sesay en un aula de primaria jugando con sus compañeros. (Cortesía de Ann Miller)
Continuó sintiendo su presencia de manera sutil, similar a esa voz en la carretera durante la década anterior.

“Él vino a verme dos veces: una vez  justo después de que encontré su cuerpo, mientras yo todavía estaba al teléfono con la policía”, dijo. “Vino a verme un par de días después, temprano en la mañana, como un sueño lúcido o algo así.”

También recordó momentos en los que a pesar de una pérdida de audición que le hacía inaudible la mayor parte de la música, podía elegir una canción: una combinación de “Somewhere Over The Rainbow” de Judy Garland y “What a Wonderful World” de Louis Armstrong.

Lo que hizo que estas canciones fueran tan significativas es que “Somewhere Over The Rainbow” se tocó en el funeral de Salifu, y 10 años antes, Ann le dijo a su hija que quería que se escuchara “What a Wonderful World” cuando falleciera.

Ann tenía varias historias que involucraban una o ambas canciones desde la muerte de Salifu, la más memorable de las cuales se refería al amigo de Salifu de la escuela secundaria que se había casado recientemente. Su esposa estaba embarazada, justo antes de morir Salifu y él había aceptado ser el padrino del bebé. Su amigo le dijo que el segundo nombre del bebé sería “Thomas” que es el nombre inglés de Salifu.

Cuando Ann recibió el anuncio del nacimiento meses después, no les respondió durante meses su invitación.

Finalmente, cuando tomo una tarjeta, pensó: “¡Oh, ya sé lo que voy a decir! ¡Voy a escribir esta tarjeta como si fuera Salifu!” dijo.

Abrió una tarjeta musical que decía “Somewhere Over The Rainbow” y Ann sentía que su hijo estaba con ella.

Ann Miller con el pequeño Salifu Sesay. (Cortesía de Ann Miller)
“Puedes llamarlo una coincidencia si quieres, pero no lo era. Fue solo su manera de decir, Sí, te estoy cuidando,” dijo ella.

Desde su muerte en 2016,  hizo muchas de cosas para mantener el legado de su hijo.

Manteniendo una relación con la familia de Salifu, utiliza el dinero reservado de su matrícula para pagar los estudios de sus hermanos en Sierra Leona.

La madre también inició un fondo de becas para jóvenes inmigrantes refugiados que aspiran ir a la universidad. Recientemente otorgó el primer premio Salifu Sesay a la perseverancia a una persona afortunada.

Ahora lanzará una carrera de 5 kilómetros para ayudar a financiar becas, así como también escribió un libro que describe los diversos desafíos y triunfos de Salifu. El libro está escrito, aunque está buscando un editor.

Aunque las heridas de su pérdida, aún, no se curaron por completo, Ann espera que, al difundir la historia de su hijo, ella pueda ayudar al mundo e inspirar a muchos en su vida.

“La historia de Salifu se convirtió en una especie de estímulo para mí, para que valore mi vida y sepas quién soy, especialmente vea mis logros y por todo lo que sufrí en la vida y pueda llevarla como una insignia de honor”, dijo McCool.

“Salifu tenía un gran corazón. Fue un alma vieja desde el principio. Realmente daba todo a los otros niños”, dijo Ann. “Me dio un buen ejemplo”. “Él me amó siempre, aun cuando yo no me amaba”

“Lo llevaré siempre conmigo. El es mi estrella en el cielo”.

Salifu Sesay como un adulto joven. (Cortesía de Ann Miller)

Mira el video a continuación:

Esta pareja perdió a su hijo en un accidente, pero superan el dolor de su muerte ayudando a otros

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS