Desafiando la censura china en la era de las redes sociales

20 de Septiembre de 2017 Actualizado: 20 de Septiembre de 2017

NUEVA YORK- Hace casi 20 años, los titulares de los periódicos se preguntaban si la Internet iba a liberar a China. La prueba era Li Hongkuan, un activista de la democracia muy seguro de sí mismo de habla rápida quien manejó el primer boletín de correo electrónico disidente chino, enviaba noticias sin censura a cientos de miles de direcciones.

Ahora, Li está de vuelta en esto, pero ya no está utilizando el correo electrónico. En la era de las redes sociales, dice que hay una herramienta mucho más potente para socavar el gobierno del Partido Comunista Chino: WeChat.

Llamado “Weixin” en chino, WeChat tiene 700 millones de usuarios activos a nivel nacional, por lo que es la plataforma de redes sociales más popular en el país. En China, donde Facebook, Instagram y Twitter están bloqueados, WeChat llena el vacío en un paquete conveniente. También se puede utilizar para el pago de artículos en tiendas de libros, reservar taxis, enviar dinero a amigos, separar facturas en los restaurantes, leer noticias, y reservar una sala de karaoke.

Tiene otra diferencia fundamental con otras aplicaciones de redes sociales: sus comunicaciones se consideran “privadas”. Es decir, en lugar de difundir las ideas a una plaza pública, como Twitter, las comunicaciones en WeChat se limita a los que son amigos en la aplicación. El propio experimento de China con una plataforma similar a Twitter, Sina Weibo, llevó al notorio castigo y a la represión en los últimos años, obligando a la disidencia a volverse clandestina.

La naturaleza privada de WeChat es a la vez una ayuda y un obstáculo para alguien como Li. Él ha vivido en Estados Unidos durante décadas, pero aún está impulsado por despertar un anhelo de democracia entre sus compatriotas.

Su privacidad significa que hay más libertad: ideas en favor de la democracia, discurso en contra del Partido, y temas sociales sensibles todos se pueden ventilar. Cuando un periodista recientemente instaló la aplicación, uno de los primeros mensajes recibidos había sido de un practicante de Falun Gong, una disciplina espiritual tradicional china que ha sido objeto de persecución desde 1999. Parece que en tanto otros usuarios no informen el remitente, muchas cosas pueden ser comunicadas.

La desventaja para Li es un alcance mucho más limitado, la fragmentación de potenciales comunidades en línea. Los grupos de discusión de WeChat pueden tener no más de 500 personas.

Li Hongkuan muestra una lista de las salas de chat en el medio de comunicación social chino WeChat, en Flushing, Nueva York, el 4 de octubre (Matthew Robertson / La Gran Época)
Li Hongkuan muestra una lista de las salas de chat en el medio de comunicación social chino WeChat, en Flushing, Nueva York, el 4 de octubre (Matthew Robertson / La Gran Época)

Sin embargo Li está bastante feliz operando dentro de ese marco. Sentado en el hotel Sheraton, en el denso barrio chino de Flushing, Queens, Li demostró cómo utiliza la aplicación para desafiar a los que están en China para que le den una nueva mirada a su gobierno.

“¿Cómo termina el demencial sistema de robo de tierras?” Es el titular de una de las publicaciones que comparte. Otro titular instruye a los ciudadanos chinos para que cambien el nombre de su WiFi en casa por uno de “libertad y democracia, o con otras palabras que transmitan valores universales”. Los vecinos en el mismo edificio de apartamentos verían entonces en sus mensajes de la red Wi-Fi mensajes como “opónganse a la persecución totalitaria, opónganse a la violenta dictadura” o “Los valores universales son el futuro de China”.

Mensajes con temas similares continúan en una oleada sin fin.

“Usted difunde la verdad y ellos poco a poco comenzarán a reconocerla”, dijo Li. “Al principio podrían malinterpretar, pero al intercambiar ideas entre sí, ayudará a que las nuevas ideas se produzcan”.

El hace uso de la propaganda oficial como “el sueño chino” para referirse a “el sueño americano”, y cómo los dos podrían llegar a una mayor semejanza. También repite eventos de prensa para resaltar el carácter insostenible del régimen del Partido.

Su idea central es sembrar y pasar ideas subversivas, y luego depender de los participantes en salas de chat para que la retransmitan a un público cada vez más amplio, con el fin de diseminar la disidencia. Pero si realmente hay un interés generalizado en esto, también es la cuestión central.

“Mientras la gente no informe lo que usted dice, no importa. Nadie informa más de estas cosas”, dijo Li. Pero, por supuesto, la idea general es complicada. La mayoría es feliz usando simplemente WeChat para conversar con amigos y reservar salas de karaoke; otros tienen miedo de la vigilancia.

Michael Zhang, un obrero con simpatías hacia la pro-democracia quien recientemente emigró a Estados Unidos desde China, fue un espectador de nuestra conversación en el Sheraton y se le preguntó lo que piensa de todo esto.

“Yo no uso WeChat”, dijo. “Es supervisado. ¡El gobierno lastimaría a tu familia!”

TE RECOMENDAMOS