La dueña de este pitbull moribundo cuida de él para que pueda acompañarla en su boda

Por La Gran Época
17 de Abril de 2019 Actualizado: 07 de Mayo de 2019

Una mujer en Ohio estaba agradecida con su perro por darle consuelo y ser su “apoyo”, cuando le diagnosticaron dos tipos de cánceres. Sin embargo, quedó devastada, cuando a su perro le descubrieron un cáncer terminal.

Jamie Gehrlich y su esposo, Jason, pasaron por momentos difíciles en el 2016, cuando le diagnosticaron dos tipos de cáncer cervical: escamocelular y adenocarcinoma. Su perro pitbull llamado Spike parecía saber que algo andaba mal y se esforzó en consolar a Jamie.

Ella compartió su historia en Love What Matters.

“Recibir la noticia realmente conmovió a Jason y a todo mi entorno”, dijo Jamie, que trabaja como técnico de rayos X. “Tener 2 tipos de cánceres al mismo tiempo es muy raro, estábamos asustados. Creo que estaba más preocupada por Jason y por lo que le pasaría a él, que por lo que me pasaría a mí”.

“En el momento en que me enteré, llamé a Jason y llegó a casa temprano del trabajo”, recordó Jamie. “Jason, yo y Spike nos acostamos en la cama por un rato, Jason nos abrazaba a mí y a Spike lo más cerca posible, acurrucándose frente a mí en la cama”.

El leal perro siempre estuvo con Jamie, mientras ella luchaba contra el cáncer. Después de una cirugía de histerectomía, no podía subir a su cama y dormía en el sofá, así que Spike siempre se quedaba cerca de ella, para asegurarse de que todo estuviera bien.

“Le encanta que lo abrace, se levanta conmigo y duerme sobre mí, como si fuera un bebé con la cabeza en mi pecho”, dijo. “Él realmente me mantiene tranquila y es realmente mi protector”.

Sin embargo, en noviembre del 2017, Spike se enfermó. Una radiografía abdominal mostró que tenía un tumor dentro de su vejiga y el veterinario le dijo a la pareja que la cirugía no era una opción. El diagnóstico del veterinario fue de dos meses.

Para mantenerlo cómodo, se le dieron píldoras antiinflamatorias y quimioterapia para perros.

En ese momento, Jamie y Jason estaban planeando su boda en el patio trasero, esperaban que pudiera salir adelante, lo cual hizo.

“Sólo quería que Spike fuera parte de nuestro gran día”, dijo Jamie. “Quería que todo el mundo pudiera verlo lucirse afuera y que tuviera un último gran día, antes de que pudiera ocurrir lo peor. No podía imaginarme estar sin Spike ese día”.

Jamie estaba “feliz” de que Spike pudiera asistir.

“Mi suegro siempre nos dice: ‘Solo tienes un gran perro en toda tu vida’ y tiene razón. Es mi bebé, es el que está allí, para saludarme cuando llego a casa, me recibe con cariño y siempre me protege, es mi apoyo”, dijo Jamie.

Aunque aguantó lo suficiente para ver a Jamie caminar por el altar, ella sabe que habrá un día en el que no estará más a su lado. Sin embargo, se siente “tan agradecida por los preciosos recuerdos capturados el día de la boda”.

“Sé que Spike está feliz y orgulloso de estar con nosotros ese día tan especial”, añadió.

Maestra es sorprendida con propuesta de matrimonio



Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS