La emoción supera a la vergüenza cuando un extraño paga su cuenta después que su tarjeta es rechazada

Por La Gran Época
16 de Enero de 2019 Actualizado: 16 de Enero de 2019

Hoy en día, especialmente en las redes sociales, es común escuchar historias de clientes de restaurantes que hacen actos de amabilidad al azar como pagar la cuenta de otro. Estas acciones a menudo hacen llorar a las partes receptoras, e incluso las inspiran a transmitir ese amor.

Así se sintió un hombre en Arizona después que un extraño pagó, discretamente, su cuenta cuando su tarjeta de crédito fue rechazada por el cajero.

En noviembre de 2018, Howard Gipson fue a un Target de Ahwatukee para abastecerse de algunos suministros con la ayuda de una amiga. Howard, que sufre de esclerosis múltiple, se había mudado recientemente de California a Arizona.

Todo parecía ir bien en su viaje de compras hasta que llegaron a la caja. Cuando Howard dio su tarjeta de crédito a la cajera, se sorprendió al saber que había sido rechazada.

“Dije: “No puede ser'”, contó Howard a Azfamily.com. “No podía creerlo”.

Durante esos momentos, lo más probable es que uno se sienta incómodo y avergonzado, especialmente si hay una cola que se forma detrás y la gente está mirando.

Aunque Howard estaba con su amiga, Coralea Gosnell, no quería molestarla.

Illustration – Shutterstock | SGr

Entonces, en el momento justo, llegó la ayuda de un extraño que discretamente pagó la cuenta de 367 dólares antes de salir corriendo. El gesto dejó a Howard y Coralea atónitos.

“Con tantas cosas malas en el mundo en este momento, alguien da un paso al frente y hace algo como esto”, dijo Coralea. “Te hace replantearte todo. Te da una sensación positiva y te hace despertar con una sonrisa por la mañana”.

“Pasan cosas buenas en todas partes”, agregó  Howard. “Solo hace falta que la gente lo haga, que lo haga, y cuando alguien lo haga, que lo acepte y esté agradecido”.

Cuando Howard quiso expresar su agradecimiento al desconocido, no pudo encontrarlo en ninguna parte, incluso cuando fue a buscarlo al estacionamiento tampoco lo encontró.

“No podía creer lo que hizo esa persona”, dijo Howard.

A pesar de no poder darle las gracias en persona, los dos amigos han decidido retribuirlo.

“Nuestros corazones se desbordan”, dijo Coralea. “Definitivamente nos aseguraremos de devolver el favor”.

“Solo espero que esté viendo esto”, dijo Howard. “Gracias. Gracias. Gracias. Creo que fue la cosa más genial del mundo”.

En este mundo lleno de noticias tristes, es definitivamente conmovedor saber que todavía hay bondad en los corazones de la gente.

Este encuentro padre e hijo que no se ven hace 37 años te emocionará hasta las lágrimas

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS