La epidemia de muertes súbitas en adultos, por fin es noticia

Por Joseph Mercola
21 de Marzo de 2023 1:58 PM Actualizado: 21 de Marzo de 2023 1:58 PM

Un estudio del sector de seguros de 2016 mostró que los titulares de seguros de vida colectiva son considerablemente más sanos que la población general de Estados Unidos. Suelen ser más jóvenes, tener un buen nivel educativo y trabajar en empresas de la lista Fortune 500. Entonces, ¿qué ocurrió en 2021 para que las cosas cambiaran tan drásticamente?

Enlace de video

Resumen de la historia

– El exgestor de fondos de BlackRock Edward Dowd llama la atención sobre el aumento de muertes e incapacidades que se ha producido desde que se lanzó la campaña de vacunación contra COVID-19.

– Los asegurados de pólizas de vida colectivas, que suelen gozar de mejor salud que la población general, experimentaron picos de mortalidad del 40 por ciento en 2021.

– Las cifras de discapacidad entre la población activa alcanzaron un máximo de 33.2 millones en septiembre de 2022, y las cifras siguen tendiendo al alza, un aumento muy inusual.

– Los bancos centrales, las empresas farmacéuticas, las grandes empresas tecnológicas y los medios de comunicación se beneficiaron de la pandemia y tienen interés en encubrir lo que, Dowd describe como una “gran escena de asesinato global”.

– Dowd cree que hay suficientes datos alarmantes para justificar que el programa de vacunas contra COVID-19 se detenga inmediatamente, ya que las muertes y incapacidades causadas por las vacunas podrían superar fácilmente las causadas por COVID-19.

Edward Dowd, antiguo analista y gestor de fondos de BlackRock, es uno de los pocos valientes que han intentado hacer correr la voz sobre los peligros de las vacunas contra COVID-19. Aunque le he entrevistado dos veces —una sobre la certeza matemática de un colapso financiero y una segunda sobre su libro, “Causa desconocida: la epidemia de muertes súbitas en 2021 y 2022″—, su información finalmente está recibiendo la atención de los medios de comunicación convencionales.

En una entrevista con Tucker Carlson, explica que medios como Yahoo han tomado nota del innegable aumento de muertes entre adultos jóvenes y sanos. Sin embargo, se apresuran a afirmar que dichas muertes no se deben a las vacunas contra COVID-19.(1) Pero Dowd no se desanima. Como señaló Un Médico del Medio Oeste en su Substack:(2)

“Ed Dowd se ha centrado en utilizar un conjunto de pruebas más limitado y vincularlo a uno de los argumentos más persuasivos disponibles en la actualidad para cambiar la narrativa. Se ha producido un pico estadísticamente imposible de muertes súbitas en el segmento más sano de la población y ha sucedido en tándem con un pico en las discapacidades (esta es la razón por la que ahora tenemos escasez de mano de obra)”.

Dowd está decidido a llamar la atención mundial sobre este repunte de muertes e incapacidades que se ha producido desde que se lanzó la campaña de vacunación contra COVID-19, y no está dispuesto a dejar que nadie, ni ninguna entidad, se lo impida. “Tenemos los datos. Tenemos las pruebas”, afirma, “y se acaba de producir una gran escena de asesinato global”.(3)

Los datos de las aseguradoras revelan un aumento de muertes del 40 por ciento

“Causa desconocida” detalla datos que demuestran que las vacunas son un crimen contra la humanidad. Algunos de esos datos proceden de compañías de seguros privadas, a las que les encanta vender pólizas de seguro de vida colectivas a grandes corporaciones del Fortune 500 y a empresas medianas porque casi nunca tienen que pagar por un siniestro.

Los trabajadores de estas empresas suelen gozar de buena salud, y los datos del sector sugieren que la tasa de mortalidad de los asegurados de vida colectivos es un tercio de la de la población general de Estados Unidos. Las tasas de mortalidad han sido históricamente muy predecibles en este grupo, hasta 2021. Un informe publicado por la Sociedad de Actuarios(4) detectó picos de mortalidad del 40 por ciento o más ese año.

Las compañías de seguros tuvieron aumentos considerables en los pagos por muerte e incapacidad. Dowd tuiteó el 1 de febrero de 2022 que la compañía de seguros financieros Unum había registrado un aumento significativo de su ratio de prestaciones (pagos frente a primas) en su segmento de vida. Dowd tuiteó:(5)

“En 2021 vieron un aumento del 17.4 por ciento frente a 2020. Esto es superior al aumento del 13.3 por ciento frente a 2019. Así que los pagos más altos en 21 están ocurriendo con una vacuna milagrosa y cepas menos virulentas … En 2019 la unidad tuvo 266 millones de dólares de beneficio, el año pasado un beneficio de 82 millones de dólares y este año una pérdida de —192 millones de dólares. Una oscilación de 458 millones de dólares menos en 2 años. Es importante recordar que se trata de personas empleadas en edad de trabajar”.

Dowd también informó de los datos de las funerarias, incluida la empresa Carriage Services, que se vio desbordada por el negocio. Tuiteó:(6)

“El negocio ha ido bastante bien desde la introducción de las vacunas y las acciones subieron un 106 por ciento en 2021. ¿No es curioso? Chicos esto es chocante ya que el 89 por ciento de las funerarias son privadas en EE.UU.. Estamos viendo la punta del iceberg”.

Steve Kirsch también publicó datos en Substack(7) que mostraban que, entre las personas de 65 años o menos que se habían sometido a la prueba de COVID, la muerte súbita era la primera causa de fallecimiento en 2021 y 2022. La segunda era la muerte relacionada con el corazón y el cáncer ocupaba el tercer lugar. Cabe destacar que la incidencia del cáncer turbo entre los vacunados fue significativa en este grupo, y la miocarditis mató más que el COVID-19.

Además de las muertes súbitas, los problemas cardíacos se convirtieron en una de las principales causas de muerte en los jóvenes vacunados menores de 65 años. No se observaron muertes por miocarditis entre las personas no vacunadas del mismo grupo de edad.

El número de personas incapacitadas se dispara

Dowd también estudió el número de personas incapacitadas en Estados Unidos, utilizando datos de alta frecuencia de la Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos. Este organismo utiliza una encuesta telefónica mensual en la que se pregunta: “¿Está usted o alguien de su hogar incapacitado y no puede trabajar?”. Antes de las inyecciones de COVID-19, dijo Dowd, había entre 29 y 30 millones de personas con discapacidad en términos absolutos, una tasa que se mantuvo estable durante cuatro o cinco años.

En febrero de 2021 se produjo un cambio de tendencia, alcanzando un máximo de 33.2 millones en septiembre de 2022, con cifras que siguen tendiendo al alza. Se trata de una tasa de cambio de tres desviaciones estándar desde mayo de 2021, lo que significa que la probabilidad de que esto ocurra es del 0.03 por ciento, algo muy poco habitual.

Dowd explica: “De los 3.2 millones de nuevos estadounidenses incapacitados, 1.7 tenían empleo, pero provenían de la población empleada del país.” Esto es significativo, dice, porque:(8)

“Las personas empleadas de este país son, en términos generales, por el mero hecho de levantarse por la mañana, subirse a su coche y conducir hasta el trabajo, más sanas que la población estadounidense en general”.

“Por la propia naturaleza de trabajar, estás más sano. Y eso es un hecho que nunca antes se había cuestionado. El resultado sanitario para los asalariados ha sido desastroso. Desde febrero de 2021, su tasa de discapacidad ha subido un 31 por ciento… la tasa de discapacidad de la población estadounidense en general ha subido un 9 por ciento”.

Dowd cree que este salto en las incapacidades entre la población activa es la razón por la que hay escasez de mano de obra y se ven carteles de “se busca ayuda” mucho más que en el pasado. También observó una tendencia interesante entre las personas que renunciaron o abandonaron la población activa durante este periodo: su tasa de discapacidad no se disparó como la de los que seguían trabajando, muchos de los cuales probablemente se vieron sometidos a mandatos de vacunación para conservar sus puestos de trabajo:(9)

“Y lo que es más importante, los que no están en activo —los que renunciaron o fueron despedidos— su tasa de discapacidad solo ha subido un 4 por ciento. Y sospecho que esas son las personas que o bien no se vacunaron y fueron despedidas o renunciaron y se negaron a vacunarse. Así que los que han tenido los mejores resultados de salud en el país desde que comenzó la vacunación contra [COVID-19] son los que no están en la fuerza laboral”.

“Hay un encubrimiento”

Las inyecciones masivas de COVID-19 y los mandatos son los únicos factores que cambiaron durante ese tiempo que harían que estar empleado fuera un riesgo para tu salud, pero el gobierno no los está investigando. ¿Por qué? “Hay un encubrimiento, como mínimo”, dice Dowd, y añade:(10)

“No sé si están protegiendo a Pfizer, per se. Protegen todo tipo de intereses económicos. Cuando ocurrió lo de COVID, hubo muchos beneficiarios. Los bancos centrales se libraron de, lo que vi, fue una desaceleración mundial, por lo que fueron capaces de imprimir cantidades sin precedentes de dinero para cubrir lo que vamos a tener con el tiempo, un impago de la deuda soberana mundial— que viene. Así que se libraron.

“Las empresas tecnológicas estaban entusiasmadas con la nueva economía de la vigilancia. Sabían que iba a llegar. Así que se asociaron alegremente con el gobierno para censurar cualquier disidencia. Y estaban entusiasmadas con los futuros flujos de dinero de la vigilancia.

“Luego están las empresas farmacéuticas que iban a ser capaces de hacer dinero con lo que veían, eran vacunas ilimitadas, inyecciones trimestrales, ese era el plan en ese momento … bajo el color de la ley. Y luego están las empresas de medios de comunicación que estaban recibiendo flujos de efectivo de las compañías farmacéuticas y también del gobierno.

“Descubrimos que el gobierno pagaba a los medios de comunicación para que promocionaran la vacuna… se generó un impulso y hubo una conspiración de intereses. Ahora que está saliendo a la luz que la vacuna está causando muertes y lesiones, todos tienen interés en mantener esto en secreto”.

Cuanto más vacunado está el país, mayor es el exceso de muertes

Dowd cree que los efectos de las vacunas contra COVID-19 parecen ser acumulativos, por lo que insta a quienes ya hayan sido inyectados a que dejen de recibir refuerzos. También cree que hay suficientes datos alarmantes para justificar que se detenga inmediatamente el programa de vacunas de COVID-19, ya que las muertes y discapacidades causadas por las inyecciones podrían superar fácilmente las causadas por COVID-19.

“Esta es la mayor escena del crimen que he visto en mi vida”, afirma. “El mayor peaje humanitario del que jamás vamos a hablar. Y nos va a acompañar durante años. Las ramificaciones económicas son terribles”.(11)

Dowd y sus colegas han estado haciendo un seguimiento de lo que denominan Proyectos de Humanidad en su sitio web, Phinance Technologies.(12) Allí se pueden ver los datos que están siguiendo junto con sus análisis relacionados. Afirman:

“Vivimos en un mundo en el que las instituciones reguladoras están capturadas por intereses financieros y políticos, poco dispuestos o incapaces de llegar a la verdad de las cuestiones que se proponen investigar y regular en nombre de los individuos de la sociedad”.

“Sin una investigación imparcial y exhaustiva, se corre el riesgo de tomar decisiones políticas equivocadas en el mejor de los casos y, en el peor, de incurrir en negligencia y mala praxis. Nunca ha sido esto más evidente que durante la pandemia de Covid-19. En este contexto, necesitamos agentes independientes que actúen como guardianes del interés público. Pretendemos ser tales agentes, y proporcionar investigación de alta calidad a otras personas e instituciones que busquen resultados similares”.

Una tendencia que han encontrado es que cuanto más vacunado está el país, mayor es el exceso de mortalidad. Destaca Dinamarca, que es uno de los más vacunados. “Tuvieron una experiencia interesante”, dice Dowd(13).

“Cada cohorte de edad experimentó un mayor exceso de mortalidad año tras año. Así, 2021 fue superior a 2020, y 2022 fue superior a 2021, en todas las cohortes de edad… su tasa de mortalidad estaba en descenso… y está volviendo a subir”. Así que Dinamarca ha experimentado resultados perjudiciales para la salud. Curiosamente, mientras escribía el libro, prohibieron la vacuna para los menores de 50 años, y dijeron: ‘Preferimos que te contagies de COVID a que te vacunes'”.

Las agencias sanitarias “en modo encubrimiento”

Descargar la transcripción de la entrevista | Enlace de video

Cuando se le pregunta por qué los organismos sanitarios no intervienen para investigar el aumento de muertes súbitas, Dowd sospecha que están todos desaparecidos en combate porque “están en modo encubrimiento”. “No descansaré hasta que pongamos fin a lo que está ocurriendo”, afirma, y añade que muchos de los primeros intervinientes siguen enfrentándose a la obligación de vacunarse y algunas universidades siguen exigiéndolo.

Espera que salgan a la luz más denunciantes y que las audiencias del Congreso acaben con la ensordecedora narrativa de “desinformación” que sigue impregnando la sociedad.

Los detractores de sus datos sugieren que el exceso de muertes se debe a un COVID prolongado, pero Dowd afirma que aún no ha visto ningún estudio que demuestre que sea así, y que no existe una definición de lo que es realmente un COVID prolongado. Además, muchos síntomas de “COVID prolongado” reflejan reacciones adversas a las inyecciones de COVID-19.

Si usted o un ser querido ha sido afectado, el protocolo I-RECOVER14 del Grupo de Trabajo de Cuidados Críticos de Front Line COVID-19 se puede descargar en su totalidad,15 dándole instrucciones paso a paso sobre cómo tratar las reacciones de las vacunas contra COVID-19.(16)

Publicado originalmente el 18 de marzo de 2023 en Mercola.com

◇ Referencias:

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de The Epoch Times.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.