La erupción volcánica más larga del siglo XXI captada por una cámara: “Las fuerzas de la naturaleza”

Por Louise Bevan
16 de Noviembre de 2021
Actualizado: 16 de Noviembre de 2021

Durante seis meses, un fotógrafo islandés capturó impresionantes imágenes de la erupción volcánica más larga del siglo XXI hasta la fecha.

La erupción del volcán comenzó el 19 de marzo en el valle de Geldingadalir de la montaña Fagradalsfjall, en la península de Reykjanes, al suroeste de Islandia. A mediados de septiembre, se convirtió en la erupción volcánica más larga del siglo, superando una erupción de 2014 en Holuhraun que duró 180 días, según RÚV.

“Es increíble poder retratar las fuerzas de la naturaleza y experimentar lo pequeño e impotente que uno es a su lado”, dijo el fotógrafo Hermann Helguson, de 31 años, a The Epoch Times.

“Mi primer viaje a Geldingadalir fue un día después de iniciar la erupción. He visitado con regularidad el lugar de la erupción, más de 15 veces desde ese momento”.

(Cortesía de Hermann Helguson)
(Cortesía de Hermann Helguson)

Helguson, que vive en Reikiavik, capital de Islandia, también ha visitado Geldingadalir dos veces como guía turístico. Asegura que su viaje más relevante fue con su madre, en junio.

“El volcán entraba en erupción cada 10 minutos más o menos en ese momento”, recuerda. “En cada erupción tuvimos fuentes de lava que alcanzaban hasta 460 metros de altura, lo que causaba que la tefra caliente cayera sobre nosotros como una lluvia”.

“La tefra aún estaba bastante caliente cuando caía sobre nosotros, pero por suerte los trozos no eran grandes y además eran muy ligeros, así que no era una situación que pusiera en peligro la vida. Tengo que admitir que tuve un poco de miedo durante esa visita”.

(Cortesía de Hermann Helguson)

En cada una de las visitas, Helguson ha tomado impresionantes imágenes aéreas de la progresión del volcán con sus cámaras DJI Mavic 2 Pro y Canon EOS R, y un dron, y ha subido sus mejores trabajos a Instagram y a su página web. Graba en RAW utilizando filtros PolarPro en el dron, y prefiere los controles manuales con un trípode para las tomas de cámara de larga exposición.

Helguson afirma que la reacción del público a sus imágenes ha sido muy positiva. “La mayoría de la gente desearía estar allí para ver los lugares que capto con sus propios ojos”, afirma.

Además del transporte del equipo, uno de los mayores retos de Helguson ha sido el clima, ya que la región montañosa se enfría.

“Tengo que prepararme bien antes de ir”, dice. “Normalmente me visto con tres o cuatro capas de ropa, llevo algo de comer y beber, me pongo pinchos en las botas de montaña cuando está resbaladizo, debido a la nieve, y también es importante llevar un faro cuando oscurece (…) Tengo que seguir la previsión meteorológica, así como comprobar si hay demasiada contaminación por gas en la zona”.

(Cortesía de Hermann Helguson)
(Cortesía de Hermann Helguson)

El fotógrafo lee los reportes de vulcanología y geología después de las visitas para subvencionar su experiencia en persona. Sin embargo, embelesado por los colores de la lava y el sonido que produce al fluir, nada supera el impacto de lo real.

Entre sus fotos favoritas se encuentra una imagen capturada en una visita al lugar en mayo.

“Me quedé hasta el atardecer y de repente me di cuenta de que la luna llena brillaba sobre el valle”, recuerda Helguson. “El volcán estaba muy activo por aquel entonces, con mucho río de lava fluyendo por la zona”.

“Decidí volar mi dron y conseguí esta hermosa toma de un río de lava en forma de S, con la luna llena de fondo, y gente sentada en la montaña observando todo. Me encantó esa toma”.

(Cortesía de Hermann Helguson)

Otra de sus tomas favoritas es la que tomó en abril, poco después de que iniciara la erupción.

Helguson dijo que, aunque estaba muy oscuro y nevaba, era el momento en que mucha gente visitaba el lugar de la erupción volcánica. Ese día en particular estuvo captando contenidos durante todo el tiempo y luego decidió volver a pie hasta su auto y regresar a casa.

“De camino al auto, miré hacia atrás para ver el cráter una vez más”, recordó. “Entonces vi esta fila de gente con los faros en dirección al cráter en el fondo, que fue un momento perfecto para tomar una foto”.

(Cortesía de Hermann Helguson)

En el momento de escribir este artículo, Helguson dijo que su último viaje tuvo lugar en septiembre. El cráter estaba “dormido”, así que se enfocó en capturar imágenes del humo y la lava negra, en su lugar.

Este apasionado fotógrafo —que trabaja en buques de expedición como conferencista, guía turístico, jefe de expedición y conductor de zodiacs en el Ártico para Iceland ProCruises— sueña con trabajar a tiempo completo como fotógrafo y en edición de videos.

También está planeando realizar algunos viajes a la Antártida, Georgia del Sur y las Islas Malvinas antes de dirigir expediciones en el verano de 2022 en Islandia, Svalbard y Groenlandia.

“Quiero recordarle a la gente que persiga sus sueños mientras pueda”, dijo. “Hay mucha gente que quiere hacer cosas ‘en el futuro’, pero nunca las hace, ya que siempre están ocupados o tratando de encontrar el momento adecuado para hacerlo”.

“¡Ahora es el momento!”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS