La estrategia de la izquierda es similar a la de Lenin y Mao, según analista

Por PENNY ZHOU
18 de Noviembre de 2020
Actualizado: 19 de Noviembre de 2020

Una reciente publicación en Twitter de una congresista socialista demócrata está generando controversia. Ella está pidiendo a la gente que se lleve un registro de los partidarios del presidente Donald Trump.

Un exfuncionario de la administración de Barack Obama escribió en un posteo, ya eliminado, que el llamado “Trump Accountability Project” (Proyecto de Rendición de Cuentas de Trump) está haciendo justamente eso, rastreando a “cada miembro del personal del gobierno, a todos” los que han apoyado a Trump.

Joshua Philipp, periodista de investigación de The Epoch Times y presentador de Crossroads, dijo que este fenómeno, así como algunas estrategias utilizadas por los grupos políticos de Estados Unidos hoy en día, hacen eco de las acciones de todos los movimientos comunistas, cuando estos trataban de sembrar y difundir la revolución.

Una estrategia que usan los comunistas es crear un grupo de enemigos públicos.

“Ellos siempre escogen un grupo de la sociedad para poner al resto de la sociedad en su contra. Adolf Hitler, por ejemplo, fue tras los judíos. Siempre se ven movimientos de este tipo, apuntando a una porción de la sociedad a la vez, eliminándolos, llevando a la gente a un conflicto con ellos, el cual pueden usar para fabricar sus movimientos sociales”, dijo Philipp.

“Lo que podemos observar es el patrón de desarrollo de movimientos como éste. En otras palabras, la creación social de enemigos del Estado, la creación social de una ideología de que ciertas partes de la sociedad son absolutamente malas y que deben ser eliminadas. Por ejemplo, la izquierda califica a todos los partidarios de Trump como nazis o extrema derecha, en lugar de entender. Bueno mira, la mitad del país votó por él: 70 o más de 70 millones de personas. ¿Sería justo decir que esos 70 millones de personas son todos nazis? ¿Es así como la gente interpreta la realidad? Pero este es el discurso que está siendo impulsado por los gigantes de la tecnología y los grandes medios de comunicación”.

En 1949, justo antes de que el Partido Comunista Chino estuviera a punto de tomar el poder en China, el portavoz del Partido, Xinhua, publicó una lista de los llamados “criminales de guerra”: los que eran partidarios del Partido del Kuomintang chino en el poder.

El PCCh dijo que la lista fue creada por el pueblo chino y que los que estaban en la lista eran “asesinables por toda la gente del país”.

“Ahora, en Estados Unidos, vemos cosas similares en ciernes, y ellos no las están ejecutando completamente, pero están germinando. Eso puede parecer benigno para algunas personas a las que no les gusta Trump, pero ¿cuál es el resultado de eso a largo plazo? ¿Cuál es la lección histórica de eso?

“Esto debe ser considerado como terrorismo político porque el hecho de hacerlo es reprimir a la gente basándose en ideas políticas. Es señalar a las personas por sus creencias, por sus puntos de vista y por participar en los procesos democráticos normales”, continuó diciendo Philipp.

La segunda estrategia utilizada por los comunistas es tomar el control de los medios de comunicación.

Philipp añadió además que “los movimientos comunistas normalmente se apoderan de los medios de comunicación, cierto, muchos de los movimientos socialistas y comunistas originales también dirigían periódicos”.

Antes de la revolución bolchevique, Lenin utilizó dinero alemán para comprar empresas de periódicos, así como para establecer más de una docena de nuevos medios.

A través de estos periódicos, Lenin hizo promesas de paz y pan al pueblo ruso, lo que perturbó el juicio de la gente que sufría bajo la primera guerra mundial y cambió la opinión pública a su favor.

Lenin fue brevemente desacreditado entre los comunistas rusos como receptor de apoyo capitalista, pero después de los asesinatos del Zar y su familia el 17 de julio de 1918, el pasó a la ofensiva. En una conferencia del partido, dijo que a menudo se le acusaba de haber logrado la revolución solo con la ayuda del dinero alemán. Esto, replicó, era algo que nunca había negado.

Otra estrategia es censurar a los disidentes y crear miedo y si es necesario, justificar el uso de la violencia.

“Lenin, en primer lugar, formaba parte de un movimiento terrorista, los bolcheviques estaban, por ejemplo, asesinando a policías; llevando a cabo asesinatos, matanzas, palizas, como lo quieras llamar”, declaró Philipp.

“Programas como este para eliminar a los individuos de la sociedad que son considerados enemigos del estado, basados en programas exactamente como los que están sucediendo en los Estados Unidos, a menudo se desarrollaron lentamente. Y ustedes pueden observar estos odios sociales, el nivel de odio que algunas personas ya tienen, hasta el punto en que ya mucha gente justifica, por ejemplo, lo que Antifa está haciendo. Mucha gente ya justifica la violencia política”.

“Ellos pueden cerrar los ojos a la violencia y pueden decir: ‘Oh, bueno, ya sabes, esto es solo nosotros tratando de hacer una declaración política'”.

No obstante, históricamente, después de que los comunistas toman el poder, las personas que les ayudaron a instigar la violencia son a menudo los primeros en ser abandonados por ellos, según Philipp.

“Los grupos que ellos usaron para causar todos los problemas son generalmente los primeros a quienes destruyen. Ellos son los primeros en ser alineados contra la pared. Son los primeros en ser arrojados a los gulags. Son los primeros de los que se deshacen porque ahí hay elementos para la desestabilización. Una vez que los comunistas toman el control, una vez que un socialista toma el control, ya no necesitan más la estabilización. Ellos necesitan volver a la normalidad”.

Para contrarrestar este tipo de subversión, la gente debería hablar y decir la verdad, dijo.

“Una de las mejores cosas que siempre han usado para su propio interés es el silencio de la gente a la que apuntan”.

“Lo que vemos que se está desarrollando en este país entre las grandes empresas de tecnología, los grandes medios y los grupos violentos como Antifa, son tres alas del mismo sistema básico, tratando de reprimir a cada estadounidense, tratando de hacerles callar y tratando de impedirles que expresen sus creencias”.

“Y por eso animaría a la gente a no tener miedo de hablar. No tengan miedo de hablar, no tengan miedo de denunciarlo. Yo diría que no se vuelvan como ellos. No caigan en su trampa y se vuelvan violentos como ellos, porque ellos usarán eso. Esto es lo que hacen. Quieren que luchen en las calles violentamente. Quieren que se comprometan con ellos de esa manera. Porque si lo hacen, ellos pueden usarlo para empujar su propio discurso aún más lejos. Pero lo que no quieren es que ustedes hablen para exponerlos y que usen la verdad para condenarlos. Así que les pido a todos que no tengan miedo de hablar. No dejen que ellos les silencien”.

De NTD News

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

A continuación

Cómo el comunismo busca destruir la humanidad

TE RECOMENDAMOS