La familia de Luka Modrić superó más de una guerra para ver nacer una estrella

Por Anastasia Gubin - La Gran Época
13 de Julio de 2018 Actualizado: 13 de Julio de 2018

La estrella del fúbol nacional croata Luka Modrić, el agresivo centro campista del Real Madrid se ganó la atención del mundo tras su participación en el Mudial de Fútbol Rusia 2018.

Sin embargo hay algo más que el deporte en su vida de extraordinaria carrera. Esta surgió a toda velocidad desde que entró a los 16 años al Dinamo Zagreb, tras ser elegido el mejor jugador de la Liga Bosnia, para pasar a conquistar la Liga de Croacia, la Copa de Croacia y la Supercopa.  Modrić  llegó al Tottenham Hotspur en 2008 y al Real Madrid en 2012, donde en 2014 gana la Supercopa de Europa, pero destrás está todo un pasado de superación.

Al jugador no le gusta hablar de su dramática vida familiar durante la Guerra de la Independencia de Croacia, cuando el país buscaba romper con los lazos que lo ataban a una dictadura Socialista Comunista. Lazos que hicieron que pueblos cercanos serbios, bosnios y otros luchen unos contra otros, haciendo perder la vida de los inocentes.


El centrocampista croata Luka Modric (izq) reta al centrocampista inglés Dele Alli durante el partido de semifinales de la Copa Mundial Rusia 2018 entre Croacia e Inglaterra en el Estadio Luzhniki de Moscú el 11 de julio de 2018. ( YURI CORTEZ / AFP) /Getty Images)

La carrera del jugador de fútbol más talentoso desde la formación de la liga de fútbol croata estuvo llena vicisitudes.

Su familia provenía de Modrica, un pueblo cerca de Zaton, próximo a Obrovac, una aldea dálmata situada en las laderas del monte Velebit.

Stipe Modrić, su padre, se reporta que nació en una casa propiedad de carreteras estatales a un kilómetro de Sv. Roch, donde su abuelo, también llamado Luka, trabajaba y vivía. Su madre era originaria de Krusevo.  Luka, aunque nació en Zadar, hasta los seis años vivió con su abuelo.

Un día 18 de diciembre de 1991, su abuelo entró en el claro a pastar el ganado pero nunca volvió, Lo encontraron muerto a unos 500 metros tras un fuego cruzado de las milicias o asesinado por las milicias vecinas que luchaban por el control. Un duro golpe en la vida del pequeño Luka.

El anciano Luka era el hijo de otra guerra civil. Sus padres enfrentaron la época en torno a la Segunda Guerra Mundial, cuando las grupos rusos, serbios y croatas no comunistas combatieron a los guerrilleros marxistas. Más tarde vivió la dictadura de Tito, donde Croacia y países vecinos integraban la República Federativa Socialista de Yugoslavia.

Después de la muerte del abuelo, la familia se fue a la ciudad Obrovac, donde vivió en un hotel refugio “Kolovare”, destinado a los bosnios croatas.

“En un mundo explosivo y lleno de bombas, Modrić estaba casi más cómodo que todos, todos los días salía al estacionamiento del hotel, pateaba la pelota y siempre rompía algo. Con el golpe siempre emergían asustados los rostros desde las ventanas, pero en vez de bombas, era una pelota de fútbol la que volaba -la de Modrić”,  comenta el medio Championat al reportar su vida.

Josip Bailo, director del equipo de Zadar declaró que: “Un día recibí una llamada de un empleado de Kolovare, que me invitó a mirar a un niño, que siempre está pateando la pelota”.

“Era muy delgado y pequeño para su edad, pero de inmediato vi algo especial. Aunque no soñamos que Luca crecería como una estrella”, agregó, según Championat.

(FRANCK FIFE/AFP/Getty Images))

Como refugiados la familia del croata no tenía con dinero, y durante dos años vivió sin electricidad ni agua corriente. Luka, Stipe,  su madre y su hermana apenas contaban con lo justo para comer, pero consiguieron comprar zapatos y camiseta al pequeño gran jugador.

Stipe además erigió los escudos de fútbol él mismo, de madera. En ese entonces Ronaldo era el ídolo del hijo. Desde ahí todo fue muy rapido para la estrella croata.

“Estaba orgulloso, porque Ronaldo era mi ídolo”, recordó Luka en 2011. Hoy a ambos se los ve juntos.

Hoy sus fans pueden celebrar de esta manera:

 

TE RECOMENDAMOS