La gracia etérea de Kaidi Wu, primera bailarina de Shen Yun

La gracia etérea de Kaidi Wu, primera bailarina de Shen Yun

La bailarina Kaidi Wu es una dama de pocas palabras. Se expresa a través de la danza, un lenguaje que construye de forma tan vívida y bella que conmueve al público hasta las lágrimas. (Larry Dai/The Epoch Times)

29 de Enero de 2019

En un bullicioso restaurante lleno de charlas y gritos de niñas pequeñas, Kaidi Wu es lo opuesto a lo que la rodea. Su voz es como una brisa de primavera: suave y lenta, serena y sin prisas. Ella parece emerger de un mundo diferente, un reino de tranquilidad y gracia.

Kaidi vio por primera vez Shen Yun Performing Arts después de haber emigrado de China a Toronto, Canadá. Como muchos en la audiencia, ella pensó para sí misma: “¡Oh, cómo me gustaría convertirme en uno de ellos!”

Ahora, Kaidi es primera bailarina de la compañía de artes escénicas que inspiró su sueño, y ha llegado a encarnar la belleza etérea que la hipnotizó cuando vio por primera vez Shen Yun.

Kaidi Wu actúa como Chang’e, la diosa de la luna, en el Concurso Internacional de Danza Clásica China 2016 de New Tang Dynasty Television. (Larry Dai/The Epoch Times)

Belleza interior

Adornada con un vestido blanco y fluido, decorado con amarillo y azul, Kaidi ondea una tela de seda rosa y flota en el escenario como si fuera llevada por una nube en el Concurso Internacional de Danza Clásica China 2012 de New Tang Dynasty (NTD) Television. Hay brillo en sus ojos y una sonrisa en sus labios. Inmerso en la pieza auto-coreográfica de Kaidi, el público casi puede ver las ondulantes aguas de un lago de color turquesa, sentir la suave brisa de una mañana templada y escuchar el canto de las golondrinas en un valle aislado.

Nos preguntamos cómo es que una bailarina captura tal belleza. “Este tipo de belleza debería ser el reflejo natural de tu ser interior”, nos dice Kaidi. No se trata de apariencias externas, sino de la canalización de las virtudes internas. Por lo tanto, la danza clásica china no puede separarse de la cultivación de un carácter amable y virtuoso.

Kaidi Wu actúa como Ban Zhao, conocida como la primera historiadora china, en el Concurso Internacional de Danza Clásica China 2014 de New Tang Dynasty Television. (Larry Dai/The Epoch Times)

El pasado mes de septiembre, en la reciente competición de NTD Television, Kaidi eligió interpretar el papel de Wang Baochuan. De familia aristocrática, Wang Baochuan se había enamorado del plebeyo Xue Rengui porque era un hombre amable y de excelente carácter. Después de casarse, Xue subió de rango para convertirse en general de la dinastía Tang y estuvo fuera en el campo de batalla durante muchos años.

Viviendo sola en una rudimentaria vivienda en una cueva, Wang Baochuan “tuvo que superar todo tipo de dificultades. Pero ella no tenía miedo y simplemente persistió en esperar”, dice Kaidi. Dieciocho años después, fue finalmente recompensada cuando se reunió con su amado esposo, que había regresado triunfante del campo de batalla. Kaidi dice que en Wang Baochuan, ella vio lealtad, perseverancia y abnegación, todas características que ella admira.

Como parte de Shen Yun Performing Arts, Kaidi no sólo está reviviendo la danza tradicional china, sino que también exhibe los valores del pueblo antiguo. En aquel entonces, el parangón de una mujer china era sinónimo de refinamiento, gracia y virtud, cosas que fueron arrasadas por las mareas de la modernidad.

Kaidi Wu actando en la sección técnica del Concurso Internacional de Danza Clásica China 2016 de New Tang Dynasty Television. (Larry Dai/The Epoch Times)

Una Mente tranquila

Al hablar sobre los desafíos en el aprendizaje de la danza clásica china, Kaidi revela que su mayor desafío fue mental, no físico. Una maestra le dijo una vez que no estaba lo suficientemente firme como bailarina, como si estuviera conteniendo la respiración en la superficie. Era como una hoja que se movía a la deriva ante los caprichos de la brisa. ” Me ponía nerviosa con facilidad”, dice Kaidi.

Con el tiempo, se dio cuenta de la fuente del problema. “Me preocupaba cómo me verían los demás. Si pensaba en mí misma, me ponía más nerviosa”. Por lo tanto, tuvo que aprender a calmar su mente y a disipar las inseguridades que la distraían.

Para Kaidi, los bailes con pañuelos siempre han sido especialmente desafiantes. Una de las partes más impresionantes de la danza es cuando una bailarina gira su pañuelo y lo lanza al aire, realiza un salto frontal y luego atrapa con éxito el pañuelo antes de que caiga al suelo. Como le preocupaba la posibilidad de no poder atrapar el pañuelo, lo hacía pobremente. “Cuando actuamos, no debemos pensar en nosotros mismos. Sólo hay que pensar en lo que se debe hacer con un corazón firme e inquebrantable”, dice Kaidi.

A partir de 2012, Kaidi fue protagonista en los bailes de las giras mundiales de Shen Yun. Sus nuevos roles le trajeron más responsabilidad, y se volvió más importante para ella mantener una mentalidad estable. “No puedes destacar por ti mismo”, dice Kaidi. En cambio, ella lucha por asimilarse al cuerpo más grande, para perfeccionar la actuación en su totalidad.

“Todos estamos haciendo lo mismo. La fuerza de una persona no puede igualar la del grupo en su conjunto”, dice Kaidi. Con el tiempo, aprendió a concentrarse menos en sí misma y a adaptarse a los que la rodeaban, poniendo sus necesidades por encima de las suyas. Sólo entonces sus actuaciones pudieron conmover al público.

Cumpliendo su propósito

Como bailarina, Kaidi evoca no sólo la gracia de las hadas celestiales y las doncellas de los palacios imperiales, sino también la dignidad de los héroes modernos. En la gira mundial de Shen Yun 2017, en la pieza titulada “La elección de una niña”, interpretó a una niña huérfana que más tarde descubre la verdad sobre la muerte de sus padres. Como practicantes de la disciplina espiritual china Falun Dafa, habían sido brutalmente asesinados por el régimen comunista chino por su fe.

La historia de la danza se basa en hechos reales que ocurren en China. La práctica espiritual de Falun Dafa tuvo una vez un estimado de 100 millones de seguidores en China. Pero en 1999, el Partido Comunista Chino ordenó una persecución a nivel nacional, dando inicio a 19 años de brutalidad e inhumanidad que continúan hasta el día de hoy.

En lugar de sucumbir a la presión de la persecución, el personaje de Kaidi continúa el legado de sus padres, defendiendo lo que es correcto. Al final de la obra, despliega valientemente un estandarte con los caracteres chinos de verdad, benevolencia y tolerancia, los principios centrales de Falun Dafa. Su determinación y osadía hacen llorar al público.

Creciendo en una familia de practicantes de Falun Dafa, Kaidi experimentó personalmente el tremendo alcance de las garras de la persecución del Partido Comunista Chino. Cuando vivía en China con sus abuelos (sus padres habían emigrado a Canadá primero), la policía allanó su casa porque practicaban Falun Dafa. En la escuela primaria, Kaidi fue discriminada, retenida por la fuerza durante un año, y a veces intimidada por sus compañeros, que una vez la golpearon con una botella de agua. En aquel entonces, la joven Kaidi estaba simplemente desconcertada. No fue sino hasta que estuvo a punto de dejar China que se dio cuenta de que había sido tratada injustamente debido a la fe de su familia.

Kaidi habla de estas circunstancias pasadas a la ligera, y se ríe mientras recuerda lo despistada que estaba en ese entonces. Aunque su propio sufrimiento fue relativamente menor, ella lo siente por sus compañeros practicantes de Falun Dafa en China que han perdido sus libertades, sus carreras e incluso sus vidas como resultado de la persecución. Por lo tanto, ella aprecia las oportunidades de retratar estas historias en el escenario. “Mucha gente dice que no puede creer que esto esté pasando en China. Muchas personas también dicen que se conmovieron hasta las lágrimas”, dice Kaidi. En esos momentos, siente en su corazón: “No hemos hecho esto para nada. Todo lo que hacemos vale la pena”.

Kaidi logra desafiantes técnicas de baile con aplomo y confianza, las características de un intérprete experimentado. (Larry Dai/The Epoch Times)

Al concluir nuestra entrevista, salimos para una sesión de fotos en un parque cercano. En nuestra última parada en la playa arenosa de un lago, le pedimos a Kaidi que hiciera unas cuantas poses de baile y saltos. Encontró un poste de madera cercano en el que apoyarse mientras se estiraba, y lo presionó dos o tres veces para comprobar su robustez. En el siguiente segundo, estiró su pierna sin esfuerzo detrás de su cabeza para formar una línea recta apuntando al cielo.

Mientras se quitaba las zapatillas para la sesión de fotos, vimos que los dedos de sus pies y talones estaban cubiertos de cicatrices, las heridas de guerra de una bailarina profesional. Pero ella parecía no darse cuenta de su existencia. Con una camisa negra sin adornos, saltó al aire con los brillantes colores del atardecer como telón de fondo, como floreciendo en un tiempo que parecía detenerse. Su silueta era como la huella de sus muchos años en el escenario, una década de un gran esplendor. Y siempre presente, se ve la cálida sonrisa en su rostro, suave y sincera, acompañada de los radiantes matices del crepúsculo.