La guerra con China ya ha comenzado

Por Stephen Moore
13 de Octubre de 2021
Actualizado: 13 de Octubre de 2021

Comentario

Cada semana que pasa, parece que la Tercera Guerra Mundial —entre Estados Unidos y China-—se acerca más pronto de lo que pensamos. No se va a librar con balas ni con portaaviones, aunque los chinos están construyendo su ejército de forma agresiva y amenazante.

Será más bien una guerra económica sin cuartel por la supremacía mundial. El yuan frente al dólar. El Nasdaq frente a la Bolsa de Shanghai.

Mientras tanto, Estados Unidos no está atendiendo sus propias responsabilidades, al menos la Administración Biden. Este es el peor momento posible para subir los tipos impositivos a las empresas estadounidenses (¡Nuestros tipos impositivos empresariales serían más altos que los de China bajo el plan del presidente Joe Biden!), desmantelar la energía estadounidense (en un momento en el que China está gestionando 1000 plantas de carbón sucias con docenas más en construcción), y aumentar la deuda nacional (con China como principal comprador de los bonos).

Amemos a Donald Trump o lo odiemos, fue un presidente que puso a Estados Unidos en primer lugar y reconoció la naturaleza depredadora del régimen chino. Fue duro con el presidente Xi Jinping y anuló los acuerdos comerciales unilaterales. Su estrategia fue hacer lo que el expresidente Ronald Reagan hizo para ganar la Guerra Fría: hacer que Estados Unidos sea tremendamente próspero construyendo nuestras industrias estratégicas de una manera en la que la Unión Soviética o China no pudieran competir.

El peligro es que ahora tenemos en Biden a un presidente que piensa que el cambio climático es una amenaza mayor para el mundo que los maoístas de Beijing.

Y no nos equivoquemos: los comunistas vuelven a estar al mando en China. Jinping se ha anunciado básicamente como presidente de por vida, mientras la democracia y las elecciones libres se esfuman. China también está volviendo al mando y control con la “cooperación” fascista de gobierno e industria. Ese es un modelo que acabará implosionando, pero como aprendimos de la amenaza soviética, mientras tanto pueden hacer mucho daño a la paz y la prosperidad.

No es casualidad que la economía y el mercado de valores de China se tambaleen. En el último año, mientras el mercado de valores de Estados Unidos ha subido cerca de un 20% (gracias a la operación “Warp Speed”), el mercado de valores de Shangai de China bajó un 15%. Están corriendo hacia el socialismo más rápido que nosotros… por ahora.

El nerviosismo del mercado bursátil chino refleja la irritación de los inversores mundiales por las frecuentes intervenciones políticas en los asuntos comerciales. Como dijo recientemente la revista Foreign Affairs en relación con estas injerencias férreas en las actividades comerciales de sus mayores empresas: “Xi ha colocado a China en una trayectoria arriesgada, que amenaza los logros (del libre mercado) de sus predecesores”.

En resumen, los acontecimientos de los últimos meses, tanto militares como económicos, confirman que los maoístas modernos están firmemente atrincherados en Beijing, y que el capitalismo está perdiendo. La Administración de Jinping simplemente no entiende lo que George H.W. Bush describió una vez tan elocuentemente como “eso de la libertad”. Los controles sociales militantes y las restricciones a la libertad individual van ahora acompañados de controles económicos a las megacorporaciones chinas que intentan competir por la supremacía industrial en tecnología, biología, fabricación y transporte. ¿Es todo esto una reminiscencia de Japón en 1939?

¿Cuál es la respuesta de la Administración Biden a estas amenazas? El enorme proyecto de ley de 5 billones de dólares para gastar, gravar y pedir prestado que está tramitando en el Congreso perjudicará la supremacía económica estadounidense casi de la noche a la mañana. Con Trump, las reducciones de los tipos impositivos condujeron a una infusión de 1 billón de dólares de capital de todo el mundo, que volvió a estas costas para construir nuestro poderío industrial. Las políticas fiscales de Biden tendrán el efecto contrario: la desindustrialización.

Como nación, ahora volvemos a importar decenas de miles de millones de dólares de energía de la OPEP y Rusia en lugar de vender los cientos de años de petróleo, gas y carbón. ¿Creen realmente los progresistas que ahora dirigen Washington que vamos a derrotar la creciente amenaza de la China comunista construyendo molinos de viento? ¿Creen que redistribuir la renta y la riqueza tiene más sentido que crearla?

¿Estaremos en condiciones económicas de repeler los avances militaristas de China en el mar de China Meridional, en India, en África, y tal vez en las costas de Taiwán con las políticas vigentes en Washington? Lo dudo.

La guerra con China está en marcha. Ahora mismo, solo un país está luchando: China. No dejemos que ocurra otra catástrofe de Afganistán en Asia.

Reagan tenía razón. Fuerte en el país. Fuerte en el extranjero. Hoy, ¿tenemos alguna de las dos cosas?


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS