La guerra de TikTok

La popular aplicación china de redes sociales que está en la mira debido al robo de datos de usuarios y a la censura, será prohibida por Trump o comprada por Microsoft
Por James Gorrie
06 de Agosto de 2020
Actualizado: 06 de Agosto de 2020

Comentario

La historia de TikTok se está volviendo más extraña cada día. Por un lado, es parte de una guerra en constante crecimiento por la influencia global entre Beijing y Washington. Pero por otro lado, es una prueba de fuego para lo que somos como nación.

Convertir las redes sociales en armas

El presidente Donald Trump ha amenazado con prohibir la aplicación de redes sociales con sede en China a menos que sea adquirida por una empresa estadounidense. Al igual que los fabricantes de smartphones y equipos de red prohibidos de China, Huawei y ZTE, TikTok ha sido acusado de robar datos e información de usuarios para su explotación por parte del Partido Comunista Chino (PCCh).

Estados Unidos teme que los más de 100 millones de usuarios estadounidenses de la aplicación sean objeto de manipulación por parte de la propaganda, la censura y el uso de sus datos personales con fines propagandísticos sin su permiso. También aumenta su riesgo, y el de sus contactos, a los ciberataques de China.

En otras palabras, Beijing ha convertido las redes sociales en un arma.

Ese es el elemento común en la travesía de TikTok. Ahora se ha aceptado como un hecho que cualquier compañía de China es un potencial y tal vez incluso probable espía para el PCCh. TikTok es solo un caballo de Troya más, según el secretario de estado Mike Pompeo. Esa es una conclusión razonable. Pero hay más aspectos a considerar, así como un giro al acuerdo.

Microsoft no es la respuesta

Para empezar, Microsoft es el probable comprador de TikTok. Pero dada la profunda relación de décadas de Microsoft con Beijing, eso puede no resolver el problema. Los fundadores de Bytedance, los dueños de TikTok en China, son exalumnos de Microsoft.

Permitir que Microsoft adquiera TikTok puede que no resuelva el problema de proteger la información de los usuarios contra la recolección por parte de China. De hecho, la elevada posición de Microsoft en China se debe, al menos en parte, a su voluntad de ceder a las demandas de censura china. Como muchas otras compañías estadounidenses que ceden a las demandas del PCCh, Microsoft es un socio dispuesto al más corrupto abusador de los derechos humanos del planeta.

Por otra parte, ciertamente se sumaría al poder de Microsoft en el espacio de los medios digitales y sociales, dándole una tremenda influencia sobre el contenido permitido en TikTok y sus millones de usuarios en EE.UU. Lo último que necesitamos es otro gigante de la tecnología acumulando más poder e influencia sobre el pueblo estadounidense.

Desde la perspectiva de las relaciones entre EE.UU. y China, China está acusando a Estados Unidos de intentar impedir que las empresas chinas se expandan en el mundo e impedir el ascenso de China como potencia mundial. Esa es ciertamente una evaluación razonable por parte de Beijing; probablemente sea cierto hasta cierto punto.

Sin embargo, dada la naturaleza del PCCh y su historial de abuso a las empresas occidentales y de desacato a las leyes de propiedad intelectual, es indudablemente también una política sabia por parte de Estados Unidos.

Pero el giro en el acuerdo TikTok es algo muy nuevo.

¿Una parte de las acciones?

Trump ha dicho recientemente que el Tesoro de los EE.UU. debería recibir una parte de las ganancias de las ventas de TikTok. Se desconoce cuánto dinero debería recibir Estados Unidos de la compañía estimada en 50 mil millones de dólares. Tal condición de venta es inaudita en Estados Unidos.

El razonamiento de Trump es que el acceso al mercado estadounidense es lo que permitió que TikTok se volviera tan valioso, por lo que cualquier ganancia inesperada debería ser compartida con el gobierno de EE.UU. Según este razonamiento, cualquier empresa en Estados Unidos que sea comprada o vendida puede deber una parte del precio de venta al Tesoro de EE.UU.

Desde la perspectiva del vendedor, los impuestos sobre las ganancias de capital hacen precisamente eso. ¿Pero qué pasa con los compradores? ¿Qué se les debe exigir que paguen? El gobierno federal no está en posición – o no debería estarlo – de obtener una parte de las ganancias del negocio. Eso es lo que hacen los países fascistas y comunistas.

Pero hay otro aspecto de la venta forzosa.

Bytedance es parcialmente propiedad de inversionistas estadounidenses. La compra de Microsoft sería esencialmente el resultado del gobierno federal forzando a un grupo de propietarios estadounidenses a vender a otro grupo estadounidense.

Añadir poder a Microsoft es poco inteligente

Eso es difícil de justificar en una variedad de contextos. Por ejemplo, el Congreso está considerando seriamente la posibilidad de desmantelar a los gigantes tecnológicos casi monopolísticos como Twitter, Facebook y otros, porque ya tienen demasiado poder con poca o ninguna competencia en el mercado.

¿Queremos extender el ya largo alcance de Microsoft, especialmente dada su lealtad a Beijing?

Además de eso, ya es el jugador dominante de sistemas operativos en el mundo. En todo caso, el gobierno federal debería buscar formas de limitar el poder y la influencia de la compañía en el mercado.

Por otra parte, ¿dónde dice que la autoridad federal puede dictar qué empresa de EE.UU. puede comprar determinada empresa? Obviamente, las leyes antimonopolio proporcionan esa autoridad necesaria para proteger el mercado y a los consumidores de EE.UU.

Pero, como demostró Huawei, la seguridad nacional es también un gran factor. En el caso de TikTok, ambos factores están en juego. La exigencia de Trump de “una parte de las acciones” es, como quiera que se mire, peligrosamente equivocada y contraria a lo que somos como país.

James R. Gorrie es el autor de “La crisis de China” (Wiley, 2013) y escribe en su blog, TheBananaRepublican.com. Él reside en el sur de California.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Prensa china promete “combate mortal” tecnológico a EEUU

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS