La hidra de los tiempos modernos

Hércules nos recuerda que la ciencia por sí sola no puede resolver todos los problemas
Por JAMES SALE
28 de Enero de 2021
Actualizado: 28 de Enero de 2021

Los mitos de la antigüedad, como hemos comentado antes, tienen profundas verdades y conocimientos que contarnos ahora, si los escuchamos. Uno de los mitos que encuentro particularmente relevante en esta coyuntura histórica actual es la historia de la Hidra de Lernaean, o simplemente la Hidra.

Para recordar, la Hidra era un monstruo con forma de serpiente que, según las fuentes más autorizadas, tenía nueve cabezas, una de las cuales era inmortal. Además de eso, el aliento de la criatura era un veneno letal y escupía un tóxico mortal que no tenía cura.

La Hidra era la descendencia del repugnante monstruo Echidna, que se apareó con el aún más feroz Tifón. Fue Tifón quien estuvo a punto de derrotar al propio rey de los dioses, Zeus, y al hacerlo habría destruido todo el orden creado si hubiera tenido éxito. La Hidra vivía junto al lago Lerna, custodiando una puerta siniestra que conducía al inframundo.

Por lo tanto, no es de extrañar que así como el rey del cielo había luchado y derrotado al monstruo Tifón en el mundo superior, aquí abajo en la tierra, le tocó a su hijo, el héroe humano Hércules, derrotar a la descendencia de Tifón, la Hidra. Esto ocurrió como resultado del segundo trabajo de Hércules.

El traicionero y débil rey Euristeo ordenó a Hércules que destruyera la Hidra, aunque el objetivo real de Euristeo al establecer los 12 famosos trabajos de Hércules era que el propio Hércules fuera destruido, ya que cada uno de los trabajos se volvió cada vez más difícil, si no imposible de lograr. Pero, por supuesto, Hércules era mitad humano y mitad divino; su padre era Zeus. ¡Este no era un hombre común!

Pero incluso ser medio divino demostró no ser suficiente para que Hércules venciera a la Hidra, al menos por su cuenta, ya que cuando cortaba o golpeaba cada cabeza hasta la muerte, otras dos brotarían en su lugar. La Hidra se volvió así más poderosa y Hércules tuvo que retirarse.

La Hidra resultó ser un poderoso enemigo para Hércules. (Crédito: Museo J. Paul Getty)

Afortunadamente, Hércules estaba acompañado por Iolaus, su sobrino, y juntos reanudaron la pelea. Cuando Hércules destruyó una cabeza, y antes de que pudiera regenerarse en dos, Iolaus quemaba el muñón del cuello con una marca al rojo vivo y así evitaba que volviera a crecer.

Finalmente, cuando una cabeza tras otra murió, la criatura también lo hizo, dejando solo la cabeza inmortal. Hércules la cortó y enterró junto al camino. La Hidra, entonces, fue derrotada y muerta.

Entonces, ¿cuál es la relevancia de esta historia para nosotros?

El grabado “Hércules matando a la hidra”, alrededor de 1802, por Charles Heath el Viejo según Raphael Lamar West. (Imagen de acceso abierto del Davison Art Center, Wesleyan University)

La serpiente de muchas cabezas de la ciencia

Creo que La Hidra simboliza los esfuerzos de la humanidad (¡a menudo monstruosos!) para resolver sus problemas. Podríamos llamar a esto nuestra filosofía de “progreso” y, en particular, esta resolución de problemas a través de la ciencia y la tecnología.

Al leer una historia clave en The Epoch Times de hoy (18 de enero de 2021), encuentro una ilustración perfecta de lo que quiero decir: el párrafo dice: “Funcionarios de Noruega dijeron que están investigando la muerte de unas dos docenas de pacientes ancianos que recibieron la vacuna de Pfizer/BioNTech y estamos estudiando la posibilidad de que las reacciones adversas a la vacuna ‘pueden haber contribuido a un desenlace fatal en algunos pacientes frágiles’”. Creamos una vacuna para salvar vidas, pero inmediatamente ocurre lo contrario: otra cabeza de la Hidra aparece, justo cuando pensamos que habíamos resuelto el problema.

Los detalles del caso anterior no son significativos aquí; ¡puede ser que al investigarlo todos hayan muerto por intoxicación alimentaria!, pero este resultado es típico de la manifestación de la Hidra: una ley de consecuencias no intencionadas, de hecho. Y no solo inesperadas, sino también imprevistas. Como observó GK Chesterton, “la ciencia inventa conveniencias por diseño e inconvenientes por accidente”.

Incluso, aparentemente, la creación de una nueva tecnología evidentemente brillante, pensándolo bien, parece llevar un aguijón en la cola, o para continuar con nuestra metáfora, generar una nueva cabeza de Hidra que nos ataca de alguna manera. Por ejemplo, ¿Quién podría argumentar que la invención del alfabeto y la escritura fueron una gran tecnología nueva? ¿No hemos sido los beneficiarios de su poder desde entonces? De hecho, sin ella, es difícil concebir cómo podría haber evolucionado cualquier aprendizaje, y mucho menos la ciencia.

Sin embargo, fue Sócrates, en el “Fedro” de Platón (alrededor del año 370 a.C.), quien dijo: “El descubrimiento del alfabeto creará olvido en el alma del aprendiz, porque no usará su memoria; confiará en los caracteres escritos externos y no se acordará de sí mismo”.

Por supuesto, ahora se puede pensar que el debilitamiento de la memoria es un pequeño precio a pagar por la capacidad de poder escribir, registrar y transmitir información a la posteridad en la forma en que la escritura lo ha permitido. Pero el problema es que, aunque hay Hidras muy pequeñas, también hay muy grandes.

Especialmente desde el comienzo de la Revolución Industrial en el siglo XIX, nos hemos vuelto tan dependientes de las tecnologías que apenas somos conscientes de nuestras dependencias… hasta que algo sale mal, como, por ejemplo, con COVID-19. Entonces, de repente, nos damos cuenta de que la globalización, que en la década de 1990 nos dijeron que era imparable, inevitable y más o menos totalmente beneficiosa, tiene algunos inconvenientes graves: los viajes masivos propagan el virus y las cadenas de suministro son vulnerables, con un efecto particularmente negativo sobre los más pobres de la sociedad.

Y, si consideramos la investigación de los funcionarios noruegos, podemos descubrir que las llamadas vacunas seguras en realidad no se han probado lo suficiente. Como dijo Carl Sagan: “Vivimos en una sociedad extremadamente dependiente de la ciencia y la tecnología, en la que casi nadie sabe nada sobre ciencia y tecnología”. A diferencia de Hércules, todos somos consumidores desprovistos de poder que tienen que aceptar lo que se les da.

Considerando todo esto, más las Hidras de la energía nuclear, la experimentación biológica (de la cual el propio COVID bien puede ser una consecuencia), la contaminación, etc., tenemos que preguntarnos: ¿Qué se puede hacer al respecto? ¿El mito nos da una pista? La respuesta es sí; lo hace.

“Hércules y la Hidra”, hacia 1475, de Antonio del Pollaiuolo. Temple sobre madera.
Galería de los Uffizi, Florencia. (Dominio publico)

Templar la ciencia con lo divino

Tenemos que preparar un héroe (o heroína) para luchar contra estas Hidras. Pero la esencia del héroe es que es semidivino. Es decir, resolver problemas humanos es, al menos en parte, un asunto espiritual, porque eso es lo que significa “divino”. La ciencia y la tecnología por sí solas no van a resolver nuestros problemas; ¡no pueden resolver nuestros problemas!

Como comentó Robert Pirsig en su famoso libro “Zen y el arte del mantenimiento de motocicletas”: “Lo que está mal con la tecnología es que no está conectada de ninguna manera real con asuntos del espíritu y el corazón. Y por eso hace cosas feas y ciegas por accidente y es odiada por eso”.

Por su propia naturaleza, la tecnología no tiene espíritu. Pero Hércules en cambio es semidivino y semihumano. Y observe, también, que Hércules trabaja con otro ser humano, y ellos colaboran en equipo para vencer a la Hidra.

En su fascinante libro “Future Hype: The Myths of Technology Change”, Bob Seidensticker habla de “problemas perversos”, y estos son los que yo llamo la Hidra. “Los problemas perversos tienen relaciones complejas de causa y efecto, interacción humana e información intrínsecamente incompleta. Requieren compromisos… La diferencia entre algo que funciona en el laboratorio, en papel, o en la cabeza de uno, y algo que funciona en el mundo real y es práctico para personas reales es una característica solo de problemas perversos”.

Por lo tanto, lo esencial es reintroducir lo humano y espiritual en la lucha contra los problemas de nuestro tiempo; solo así se podrán evitar nuevas Hidras.

Pero, lamentablemente, hay otra Hidra que confrontar en el mito. Incluso para Hércules había una Hidra que no previó.

Recordará que Hércules también cortó la cabeza inmortal de la Hidra y la enterró. Sin embargo, antes de hacerlo, tomó una gran cantidad de su veneno con el que impregnó sus flechas, haciéndolas fatales. El más mínimo roce mataría a cualquier ser vivo. Así mató a muchos enemigos.

Pero finalmente, Hércules fue atrapado por la propia tecnología. El veneno fue infundido en una camisa que su esposa le proporcionó inadvertidamente y murió en agonía. Incluso el gran Hércules no pudo escapar de la Hidra. Mucho mejor para él, quizás, habría sido enterrar la tecnología en lugar de pensar que realmente podría usarla para sus propios fines. Esto nos recuerda “El Señor de los Anillos” y el anillo de poder, que siempre traicionaba a aquellos que buscaban blandirlo (excepto a su creador, el Señor Oscuro).

Necesitamos más héroes, humanos y divinos, si queremos superar los problemas que enfrenta el mundo actualmente.

James Sale ha publicado más de 50 libros, el más reciente, “Mapeo de la motivación para los equipos de alto rendimiento” (Routledge, 2021). Ganó el primer premio en la competencia anual de The Society of Classical Poets 2017, actuando en Nueva York en 2019. Su colección de poesía más reciente es “HellWard”. Para obtener más información sobre el autor y sobre su proyecto Dante, visite TheWiderCircle.webs.com


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS