La historia del apoyo de los socialistas demócratas de EE. UU. a la ‘resistencia’ comunista de Brasil

Por Trevor Loudon
21 de Enero de 2019 Actualizado: 21 de Enero de 2019

Comentario

En los años 80 y 90, la organización marxista más grande de Estados Unidos, Socialistas Demócratas de Estados Unidos (DSA, por sus siglas en inglés), desempeñó un papel importante en la instauración de un gobierno marxista en Brasil. Hasta bien entrada la década de 2000, DSA trabajó para construir vínculos entre Estados Unidos y los movimientos socialistas y de los trabajadores brasileños.

Ahora que el nuevo presidente anticomunista de Brasil, Jair Bolsonaro, está deshaciéndose de los contratistas del gobierno marxista y tomando medidas enérgicas contra los elementos izquierdistas y comunistas, DSA se está uniendo a la “resistencia” anti-Bolsonaro.

DSA y sus aliados perciben al presidente Donald Trump y al presidente Bolsonaro como enemigos de su lucha por lograr un socialismo mundial. Esta causa unificadora está impulsando a los movimientos de “resistencia” de Estados Unidos y Brasil a fortalecer sus lazos.

El 4 de enero, la filial de Miami de la DSA se reunió con el grupo anarquista Black Rose/Rosa Negra y el grupo “combativo anticapitalista/imperialista” One Struggle en la “Antorcha de la Amistad” del centro de Miami para protestar por la asunción de Bolsonaro.

La invitación de Facebook decía explícitamente que los grupos esperan “dar señales de una cooperación más estrecha entre los movimientos sociales de Miami y los movimientos sociales de Brasil”.

Según la página de Facebook del evento:

“El internacionalismo no es una cuestión abstracta para nosotros. No es una cuestión de elección. Es una necesidad urgente, especialmente cuando consideramos que Trump es simplemente uno de los muchos fascistas que actualmente ejercen el poder en el continente americano”.

“Por eso, convocamos a todos los compañeros a movilizarse el viernes 4 de enero contra la toma de posesión de Jair Bolsonaro”.

“Bolsonaro adquirió importancia en los últimos años como la voz y el rostro de la extrema derecha en la política brasileña (…) La presidencia de Bolsonaro indica el regreso a los horrores de la dictadura militar de Brasil”.

La retórica anti-Bolsonaro es extrema y recuerda la vergonzosa respuesta, a menudo violenta, de la izquierda radical al presidente Trump.

En un blog publicado en el sitio web de la Fundación Anarquista Rosa Negra sobre el evento anti-Bolsonaro con la DSA de Miami, el autor afirma que el presidente Bolsonaro “llegó al poder abrazando abiertamente la misoginia, el racismo, la homofobia y la transfobia”. Los partidarios del nuevo Presidente, continúa el artículo, “han acosado o atacado a organizadores y periodistas, y Bolsonaro expresó valores fascistas”.

En un artículo particularmente inquietante del sitio web anarquista Enough is Enough, se publica un video que muestra a anarquistas enmascarados gritando (en portugués): “¡El fascismo no se discute, se destruye!” y “¡No Bolsonaro, no Bolsonaro, no Bolsonaro!”

(Captura de pantalla a través de Enough is Enough )

El video fue compartido por la página de Twitter “New York City Antifa”, que cuenta con más de 33.000 seguidores en el momento de escribir este artículo. La publicación del blog también presenta una imagen inquietante del presidente Bolsonaro con flechas que sobresalen de su cara, cuello y pecho.

La ironía es que un mes antes de las elecciones en Brasil, el candidato Bolsonaro fue presuntamente apuñalado por Adelio Bispo de Oliveira, un viejo afiliado del Partido Socialismo y Libertad (PSOL).

Cabe señalar que en su convención nacional bienal en Chicago en agosto de 2017, la DSA “alentó a rabiar a los portavoces del Partido Socialismo y Libertad (PSOL) de Brasil”, en un esfuerzo “simbólico” por “identificarse con los amplios partidos izquierdistas de la izquierda en Europa y América Latina”, según New Politics.

Aunque la DSA claramente no está sola en su enojo por la presidencia de Bolsonaro en Brasil, la organización jugó un papel en la imposición de un gobierno marxista en Brasil y, por lo tanto, tiene un interés por ver que sus inversiones perduren.

Lula

Luiz Inácio Lula da Silva (conocido popularmente como “Lula”), exsiderúrgico y activista sindical, ayudó a fundar el Partido dos Trabalhadores (Partido de los Trabajadores) de Brasil en 1980. Abiertamente un partido de izquierda, el Partido de los Trabajadores no era doctrinario ni abiertamente comunista.

El Partido de los Trabajadores era una coalición de distintas facciones de la izquierda brasileña –alrededor de una docena de corrientes importantes, desde trotskistas y marxista-leninistas hasta socialdemócratas de izquierda. Mientras que el Partido de los Trabajadores se presentó en varias elecciones como socio del Partido Comunista de Brasil, la coalición de izquierda no confesional de Lula demostró ser efectiva, ganándose a muchos millones de votantes brasileños.

Lula se postuló sin éxito tres veces a la presidencia antes de lograr la victoria en las elecciones de 2002. Fue reelegido en las elecciones de 2006, y le sucedió su ex jefa de gabinete, Dilma Rousseff, en 2011. Hija de un comunista búlgaro, en la década de 1960 Dilma tomó las armas contra el gobierno en varios grupos guerrilleros marxistas, y como presidente fue procesada y destituida en 2016.

Lula fue encarcelado por corrupción en 2018, allanando el camino para la campaña abiertamente anticomunista de Bolsonaro y su eventual victoria electoral.

En Estados Unidos, la DSA se interesó mucho por Lula y su innovadora estrategia política. Stanley Gacek, miembro de la DSA, fue abogado laboral y director adjunto de asuntos internacionales de la Federación Americana del Trabajo y el Congreso de Organizaciones Industriales (AFL-CIO, por sus siglas en inglés), responsable de las relaciones de la federación con América Latina y el Caribe.

Gacek habló y escribió extensamente sobre el trabajo y la política brasileña, y fue amigo y “asesor especial” de Lula y el Partido de los Trabajadores desde 1981, según la edición de invierno de 2005 de la publicación de la DSA, Izquierda Demócrata.

En 1990, en colaboración con el dictador cubano Fidel Castro, Lula y su asesor marxista, Marco Aurelio García, convocaron a una reunión de todos los grupos de izquierda importantes de América Latina y el Caribe en Sao Paulo “para salvar lo que se había perdido del comunismo en Europa Oriental y la antigua URSS”.

Asistieron representantes de 48 partidos comunistas y grupos terroristas. Esta reunión, que se conoció como el “Foro de San Pablo”, se convirtió en un evento casi anual y fue el principal órgano de coordinación de la “Marea Roja” que llevó al poder a los socialistas y partidos de izquierda de toda América del Sur y Central a lo largo de la década de 1990 y principios de la década de 2000, y en México en 2018.

Esto convirtió a Lula en un héroe de la izquierda internacional, incluso dentro de los movimientos socialistas y comunistas de Estados Unidos.

El 17 de abril de 1993, la DSA ofreció una recepción para una “delegación extremadamente distinguida de líderes socialistas demócratas de América Latina” en la casa del prominente camarada de la DSA Gene Eisner ubicada en el Upper West Side de la ciudad de Nueva York, según la edición de mayo/junio de 1993 de la Izquierda Demócrata. Entre los invitados, “todos los cuales se presentarían a la presidencia de sus respectivos países en el próximo año, se encontraban Rubén Zamora de El Salvador, Cuauhtémoc Cárdenas de México, Antonio Navarro Wolff de Colombia y Luis Inácio Lula da Silva (Lula) de Brasil”.

Los líderes de la DSA que asistieron a este evento incluyeron al entonces presidente de Sindicato de Trabajadores de Ropa y Textiles Amalgamados, Jack Sheinkman, y al miembro del Comité Político Nacional de la DSA y copresidente de la Comisión Latina, José La Luz.

Por cierto, en 2008, José La Luz fue el presidente de ‘Latinos para Obama’ , donde trabajó para movilizar a los votantes latinos para el expresidente.

El 23 de septiembre de 2003, la organización sin fines de lucro de extrema izquierda Instituto de Estudios de Políticas de Washington, celebró la 27ª edición de los premios Letelier-Moffitt Memorial Human Rights.

La ganadora del Premio Internacional fue la activista colombiana por la “paz” Nancy Sánchez Méndez, y fue entregado por el representante estadounindense Jan Schakowsky, demócrata por Illinois, miembro y partidario de la DSA desde hace mucho tiempo.

El Premio Especial de Reconocimiento fue para Luis Inácio Lula da Silva, presidente de Brasil (en ausencia). Fue presentado por el presidente de la AFL-CIO, John Sweeney, miembro de la DSA y jefe de Gacek.

En diciembre de 2006, Lula visitó Estados Unidos, donde visitó a sus amigos socialistas y trabajadores.

Gacek cubrió las reuniones del Congreso Norteamericano sobre América Latina (NACLA), de tendencia pro-Cuba:

“Con Lula como Presidente de Brasil, los trabajadores estadounidenses y la AFL-CIO tienen una oportunidad muy directa y prometedora para implementar nuestra visión de justicia global y derechos de los trabajadores. Lula es un aliado y amigo por varias razones históricas, personales e ideológicas”.

“El presidente Lula también es muy consciente de la importancia de la solidaridad laboral internacional para su éxito. Hizo los siguientes comentarios a varios cientos de amigos y admiradores en el lobby del edificio de la AFL-CIO el 10 de diciembre, una audiencia que incluyó al presidente John Sweeney y a otros miembros del Consejo Ejecutivo de la Federación: ‘Si yo tengo éxito, todos ustedes tendrán éxito; y si yo fracaso, todos ustedes fracasarán. Pero no puedo fallar, ¿y saben por qué? Podría llevar cien años para que otro líder sindical sea elegido presidente de Brasil, así que no podemos permitirnos desperdiciar esta oportunidad”.

En una “Resolución sobre la democracia en Brasil” publicada en el sitio web de la DSA de Miami en octubre de 2018, el grupo radical reafirmó su compromiso de alinearse con los socialistas de Brasil y de “derrotar al capitalismo” a nivel mundial:

“SE RESUELVE que los Socialistas Demócratas de EE. UU.  del Condado de Miami-Dade trabajarán para responder al llamado hecho por el Comité Político Nacional para buscar aliados brasileños en el área de Miami y trabajar con ellos para organizar acciones en solidaridad con el pueblo brasileño”.

“SE RESUELVE que tenemos la obligación especial de profundizar los lazos de solidaridad con los movimientos políticos socialistas, los movimientos de trabajadores y los movimientos sociales en América Latina y el Caribe, y que trabajaremos activamente para fomentar estas relaciones tanto a nivel de local como a nivel nacional de los Socialistas Demócratas de EE. UU. ”.

“SE RESUELVE que creemos que las fronteras son violentas y trazadas por la clase dominante y que nuestra única esperanza de derrotar al capitalismo es construir un movimiento socialista basado en la cooperación proletaria global para redistribuir la riqueza y desmantelar el imperio”.

Con Brasil alejándose del socialismo con la elección de Bolsonaro, la DSA está viendo cómo se desmorona su trabajo en Brasil. Más aún, si el socialismo es derrocado en Brasil, eso podría llevar a un efecto cascada que podría derrocar a los gobiernos marxistas en Venezuela, Nicaragua, Bolivia, e incluso eventualmente Cuba.

La DSA está dedicada a preservar el socialismo en Brasil e imponer el socialismo en Estados Unidos, su gran premio final. Los estadounidenses deben prestar atención a los amantes de la libertad en Brasil. Los patriotas también deberían ofrecer apoyo a los patriotas brasileños para construir un frente antimarxista.

Estados Unidos está luchando contra el mismo enemigo de la libertad.

Trevor Loudon es un autor, cineasta y orador de Nueva Zelanda. Durante más de 30 años, estuvo investigando los movimientos de izquierda radical, marxistas y terroristas y su influencia encubierta en la política dominante.

Los puntos de vista expresados en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de La Gran Época.

***

Mira a continuación

¿Cuál es el origen del grupo de extrema izquierda Antifa?

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS