La huelga de Ryanair en Bélgica obliga a cancelar entre 60 % y 80 % de vuelos

Por EFE
26 de Julio de 2018 Actualizado: 26 de Julio de 2018

La huelga de la tripulación de cabina de Ryanair en Bélgica ha obligado a cancelar el 80 % de los vuelos en la segunda jornada de paros en el Aeropuerto de Bruselas Nacional y el 60 % en el de Charleroi.

“Como ayer, el 60 % de vuelos ha sido cancelado en Charleroi y desde Zaventem (localidad donde se encuentra el de Bruselas) solo hay un avión que sale por la mañana y otro por la tarde, así que el 80 % cancelado”, dijo a Efe el secretario permanente del sindicato belga CNE, Yves Lambot.

Desde el aeropuerto de Charleroi, principal base de operaciones de Ryanair en Bélgica, estaban programados antes de la huelga 56 vuelos, mientras que desde el de Bruselas Nacional eran 20.

La CNE destaca el “muy buen” seguimiento de la huelga entre parte del personal y que en esta segunda jornada hay incluso más huelguistas: “han visto las imágenes en televisión y les ha dado un poco de valor”, dijo Lambot.

El sindicalista afirmó que por el momento siguen esperando un “mensaje” por parte de Ryanair dado que los paros han sido muy secundados a nivel europeo.

“Pero la huelga solo triunfará si hay un cambio de comportamiento en Ryanair, porque si no lo hay hoy habrá que pasar a la acción con más huelgas”, apuntó.

Los aeropuertos belgas advierten hoy a los pasajeros sobre las complicaciones por la huelga y les piden que contacten con la aerolínea antes de dirigirse a los aeródromos.

Sin embargo, algunos viajeros cuyos vuelos estaban anunciados para hoy se encontraron con cancelaciones al llegar al aeropuerto, como fue el caso de Juan, cuyo vuelo a Palma de Mallorca previsto para las 13.00 horas (11.00 GMT), no despegó.

“Al llegar al aeropuerto me encontré con que mi vuelo había sido cancelado, me he dirigido a las oficinas de Ryanair y me han dado una alternativa bastante penosa: ir en taxi hasta Düsseldorf, y desde allí volar hasta Palma”, señaló Juan en declaraciones a Efe.

El pasajero aseguró que estuvo toda la semana revisando continuamente su móvil para saber si su vuelo iba a estar afectado por la huelga a pesar de que “estaba confiado por el anuncio del Gobierno de que se iban a respetar los vuelos insulares”.

Otros pasajeros han tenido menos suerte, como Nigel Gardner, de Londonderry (Irlanda del Norte), quien tendría que haber salido ayer hacia Dublín pero sigue en el Aeropuerto Nacional de Bruselas esperando una alternativa.

“Hoy tendría que estar trabajando pero sigo en el aeropuerto esperando a que me confirmen que puedo volver el sábado por la tarde”, señaló Gardner, quien pidió la dimisión del director ejecutivo de Ryanair, Michael O’Leary, porque “no está preparado para dirigir la compañía”.

El pasajero lamentó que, debido a la cancelación sin anuncio previo, ha perdido “cuatro días de trabajo y unos 750 euros”, y aseguró que lo primero que hará el lunes por la mañana será reunirse con su abogado para presentarle la situación, y si no consigue una indemnización, llegará a los tribunales.

La tripulación de cabina de Ryanair celebra hoy su segunda jornada de huelga en Bélgica, España, Portugal e Italia para reclamar mejores condiciones laborales a la aerolínea irlandesa de bajo costo.

TE RECOMENDAMOS