La increíble decisión tomada por este socorrista salvó la vida de una joven del tiroteo de Florida

Por Jesús de León - La Gran Época
04 de Marzo de 2018 Actualizado: 04 de Marzo de 2018

Al teniente Laz Ojeda, un paramédico de Coral Springs que estaba entre los equipos de emergencia que primero respondieron al tiroteo de Florida, le habían informado que su paciente Maddy Wilford tenía 15 años.

Ella había recibido al menos tres disparos y había perdido tanta sangre que los paramédicos que la atendieron temieron que estviera muerta.

Estaba muy pálida. Los oficiales encontraron que la adolescente no respondía, e inmediatamente comenzaron a trabajar con Wilford.

Maddy Wilford, (Cen.) junto a sus padres Missy Wilford y David Wilford en la conferencia de prensa en Broward Health North donde fue tratada por los disparos que recibió en Marjory Stoneman Douglas High School, donde es estudiante, el 26 de febrero de 2018, en Deerfield Beach, Florida. (Crédito de Joe Raedle / Getty Images).

El teniente Ojeda pensó que ella tenía más de 15 años y la despertó para asegurarse.

“Miré a Maddy y no parecía de 15”, dijo Ojeda. “Nos habían dicho que la lleváramos a (Broward Health Medical Center)”, contó Ojeda este lunes durante una emotiva conferencia de prensa en Broward Health North, el hospital al que su equipo llevó a Wildford.

(Crédito de Joe Raedle / Getty Images).

“La miré, le di un masaje en el esternón y le dije: ‘Oye, ¿cuántos años tienes?'”. Wilford no respondió a la pregunta de Ojeda. Él preguntó por segunda vez.

“Ella volvió en sí y me dijo que tenía 17 años”, dijo Ojeda, con la voz temblorosa de emoción mientras se limpiaba las lágrimas.

En lugar de llevarla a un hospital con una instalación para niños a unos 48 kilómetros de distancia, como se le había ordenado que hiciera, Ojeda decidió llevar a Maddy a un hospital ubicado a solo 16 kilómetros de la escuela secundaria. Quizás esta decisión le salvó la vida.

Cuando Wilford llegó por primera vez al hospital, no respondía y estaba en estado de shock, dijo Igor Nichiporenko, director médico de servicios de trauma en Broward Health North. Ella se sometió a tres cirugías para tratar lesiones en su pecho, abdomen y brazo.

“Vemos este tipo de lesiones casi cada dos días”, dijo el Dr. Nichiporenko. “Debido a nuestra experiencia en el tratamiento de estos pacientes, hicimos un trabajo excelente y me alegra que Maddy y sus padres estén aquí hoy para celebrar su recuperación”.

(“Tuvimos una visita increíble con el presidente y la señora Trump que vinieron a ver a las víctimas aquí en el hospital”, escribió en Facebook Adam Murphy de la CBS, refiriéndose a que el presidente Donald Trump y la primera dama Melania Trump, visitan a Maddy Wilford cuando fueron a ver a las víctimas del tiroteo en Florida).

“Como madre y residente de Parkland, me sorprende el coraje de Maddy”, dijo Beverly Capasso, presidenta / CEO de Broward Health. “Estoy agradecida de que ella haya podido compartir su historia de supervivencia rodeada de sus seres queridos”

El padre de Maddy, David Wilford, manifestó su agradecimiento por “estar sentado al lado de su hija y agradecido por el milagro de que ella había sobrevivido. Su madre, Missy Wilford, habló sobre el poder de la oración y la efusión de amor, las oraciones y la energía positiva de la comunidad y de las personas de todo el mundo”, contaron el pasado lunes durante la emotiva conferencia de prensa en el Broward Health North.

Al final, quedó la hermosa narración de Maddy Wilford al compartir su historia de esperanza y vida después del tiroteo masivo.

La joven junto con sus padres, médicos y el personal de emergencia que la atendió en la escuela, secando las lágrimas expresó:

“Simplemente me gustaría decir que estoy muy agradecida de estar aquí, y que no hubiera sido posible sin los médicos y los primeros en responder”, dijo Wilford. “Todo el amor que se me ha transmitido… yo no estaría aquí sin eso. Solo quiero enviarles mi amor y aprecio a todos ustedes”.

TE RECOMENDAMOS