La inflexibilidad metabólica es un factor de riesgo clave para COVID-19

Los factores de nuestro estilo de vida pueden duplicar y triplicar el riesgo de una infección fatal por COVID
Por JOSEPH MERCOLA
22 de Noviembre de 2020
Actualizado: 22 de Noviembre de 2020

Si bien el SARS-CoV-2 es un virus desenfrenado que puede causar graves problemas en las personas vulnerables, la verdadera pandemia —la causa subyacente que hace que las personas sean susceptibles a las complicaciones de la infección en primer lugar—es la mala salud metabólica.

El metabolismo es la suma total de todas las reacciones químicas que el cuerpo utiliza para mantener un estado vital. Tiene dos tipos principales: cuando nuestro cuerpo descompone las moléculas de los alimentos que comemos para proporcionar energía a las células, y cuando nuestro cuerpo sintetiza todos los compuestos que necesitan nuestras células.

La flexibilidad metabólica es clave para nuestro bienestar general. Esto se refiere a la capacidad de nuestro cuerpo para adaptarse a diferentes demandas, como los cambios de temperatura o cuando necesitamos que nuestro metabolismo se acelere mientras hacemos ejercicio.

Cuando alimentamos nuestro cuerpo con alimentos problemáticos, socavamos todas las reacciones químicas que componen nuestro metabolismo. Esto puede terminar minando nuestra flexibilidad metabólica general. La diabetes es un ejemplo de inflexibilidad metabólica, la falta de capacidad para que el cuerpo pueda hacer frente a las diferentes demandas de energía y procesar los alimentos en energía de manera adecuada.

La diabetes de tipo 2 (resistencia a la insulina) y la obesidad son dos condiciones que se ven afectadas casi en su totalidad por el estilo de vida y son también dos de los principales factores asociados con los peores resultados de COVID-19. Se ha determinado que la obesidad es uno de los principales factores de riesgo de hospitalización a causa de COVID-19, lo que duplica el riesgo de hospitalización de los pacientes menores de 60 años en un estudio.

El Dr. Aseem Malhotra, cardiólogo británico y autor del “Plan de inmunidad de 21 días”, explica el papel que desempeña la resistencia a la insulina en la pandemia de COVID-19. “La verdadera pandemia es la mala salud metabólica o la inflexibilidad metabólica”, dijo Malhotra. “Ya en marzo, cuando recibimos datos de China e Italia, me di cuenta de que existía un claro vínculo entre las afecciones relacionadas con el exceso de grasa corporal, en términos sencillos definidos como mala salud metabólica, [y] peores resultados de COVID-19”.

“Estamos hablando de condiciones como la diabetes de tipo 2, la presión arterial alta, las enfermedades del corazón y, por supuesto, la obesidad. Y esos datos siguieron surgiendo. Ese vínculo era tan claro, y no fue solo de la nada”.

Malhotra dijo que después de dos décadas como médico en ejercicio, está claro para él y otros que las personas con mala salud metabólica tienen peores resultados de cualquier infección. “COVID-19 lo ha resaltado más, y nos ha hecho pensar más en ello”, dijo.

Y aunque los datos son claros, esa información no parece estar abriéndose camino hacia la conciencia pública.

“Estaba mirando esos datos y pensé, ‘Hay algo que falta en esta conversación principal’. [COVID] estaba recibiendo mucha atención inmediata en todo el mundo, en Reino Unido, en Estados Unidos, pero nadie hablaba del estilo de vida”.

La obesidad es un factor de riesgo significativo de COVID-19

Además de la vejez, se ha determinado que la obesidad es uno de los principales factores de riesgo de hospitalización por COVID-19, lo que duplica el riesgo de hospitalización en pacientes menores de 60 años en uno de los estudios, incluso si el individuo no tiene otros problemas de salud relacionados con la obesidad. Un estudio francés también encontró que los pacientes obesos tratados a causa de COVID-19 tenían más probabilidades de necesitar ventilación mecánica.

Una hipótesis de por qué la obesidad está empeorando la COVID-19 tiene que ver con el hecho de que la obesidad causa inflamación crónica. El cuerpo utiliza la inflamación para combatir la enfermedad y curarse a sí mismo, pero cuando esta reacción se estropea, se convierte en un gran contribuyente a la enfermedad. La inflamación crónica puede llevar a tener más citoquinas proinflamatorias en circulación, lo que aumenta el riesgo de experimentar una tormenta de citoquinas.

La respuesta a una tormenta de citoquinas es típicamente la razón por la que la gente muere por infecciones, ya sea por la gripe estacional, el Ébola, la infección del tracto urinario o el COVID-19. La obesidad también lo hace más vulnerable a las enfermedades infecciosas al disminuir su función inmunológica.

La resistencia a la insulina aumenta los riesgos de infección

La obesidad suele tener su origen en la resistencia a la insulina, provocada por una dieta defectuosa. La resistencia a la insulina es otro de los principales factores de riesgo de la COVID-19 que empeora los resultados y aumenta el riesgo de muerte. Un artículo del 15 de abril en The Scientist revisa la evidencia que muestra cómo los niveles más altos de glucosa en la sangre impactan en la replicación viral y el desarrollo de tormentas de citoquinas.

Aunque la investigación en cuestión examinó las tormentas de citoquinas inducidas por la gripe A, estos hallazgos pueden ser aplicables también a la Covid-19. En un comunicado de prensa de Science Advances, el coautor Shi Liu dijo:

“Creemos que el metabolismo de la glucosa contribuye a varios resultados de la COVID-19, ya que tanto la gripe como la COVID-19 pueden inducir a una tormenta de citoquinas, y en la COVID-19 los pacientes con diabetes han demostrado una mayor mortalidad”.

Los factores de riesgo de COVID-19 pueden mejorarse rápidamente

La buena noticia, como subraya Malhotra, es que los factores del estilo de vida que te hacen más propenso a la infección severa por COVID-19 y a la muerte pueden ser modificados y mejorados en tan solo 21 días, simplemente cambiando tu dieta. Al igual que yo, Malhotra siente que esto ha estado ausente en los mensajes de respuesta a la pandemia.

“Deberían haber dicho: ‘Escucha, no hay mejor momento para que pienses de verdad en tratar de mejorar tu salud y en mirar lo que comes, [hacer] ejercicio moderado, dormir, todas esas cosas”, dijo Malhotra. “Pero no estaba sucediendo”.

Para llenar el vacío de información, Malhotra comenzó a escribir. Inicialmente, escribió una serie de artículos para los periódicos británicos. También tuvo la oportunidad de hablar de esto en Sky News.

“Lo dejé muy claro. Dije: ‘Escuchen, existe la posibilidad de que en algún momento todos contraigamos este virus, y queremos asegurarnos de que estamos en la mejor posición para enfrentarlo, para no enfermarnos cuando suceda'”.

“Creo que probablemente fui, tal vez, el único médico que tuvo la oportunidad de decir eso en un medio de comunicación, probablemente en el mundo, en ese momento; creo que nadie más lo había dicho”.

A medida que se disponía de más datos, los escritos de Malhotra se convirtieron en “El plan de inmunidad de 21 días”. Malhotra también tuvo la oportunidad de compartir información con el secretario de Estado de Salud de Reino Unido, Matt Hancock. Para cuando el libro fue terminado, el primer ministro Boris Johnson salió diciendo que hay que hacer algo, a nivel político, sobre la epidemia de obesidad.

Dicho esto, no tenemos que tener políticas gubernamentales para implementar personalmente estas estrategias de estilo de vida. La información está disponible. Está bien documentada, no es controvertida y es relativamente simple de hacer. Sorprendentemente, el mensaje de Malhotra ha sido en gran parte bien recibido, y no ha sido censurado en la medida en que muchos otros lo han hecho.

Desafortunadamente, todavía estamos luchando contra un tsunami de desinformación dietética y publicidad falsa a diario, lo que dificulta la difusión de este mensaje y su mantenimiento. “Si cada día el gobierno publicara un mensaje que dijera: ‘La salud metabólica es la clave’, entonces tendríamos un impacto realmente grande”, dijo Malhotra.

La mayoría de la gente tiene mala salud metabólica

La tesis central del libro de Malhotra es que tenemos una pandemia de inflexibilidad metabólica o de mala salud metabólica. Hay cinco parámetros primarios de la mala salud metabólica, que incluyen el tener:

  1. Una gran circunferencia de cintura
  2. Prediabetes o diabetes de tipo 2
  3. Prehipertensión o hipertensión (presión arterial alta)
  4. Triglicéridos altos en la sangre
  5. Colesterol HDL bajo

Si tienes todos esos cinco parámetros dentro de los rangos normales, estás en buena salud metabólica. Tener tres o más parámetros anormales es indicativo de síndrome metabólico. La inflexibilidad metabólica se puede dividir en dos subconjuntos primarios: resistencia a la insulina y deficiencia de vitamina D.

Los signos de resistencia a la insulina suelen ser la hipertensión arterial, los triglicéridos elevados, el colesterol alto, la obesidad y otras variables relacionadas con ella.

En Estados Unidos, los datos de la NHANES publicados en 2016 revelan que el 87,8 % de los estadounidenses no son metabólicamente saludables, según cinco parámetros. Estos datos tienen más de cuatro años de antigüedad, por lo que es probable que la cifra sea superior al 90 % de la población actual.

Según una actualización de enero de 2019 de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU., más de 122 millones de estadounidenses adultos tienen diabetes o prediabetes, condiciones que se ha demostrado que aumentan las posibilidades de contraer e incluso morir a causa de la COVID-19.

El síndrome metabólico triplica el riesgo de mortalidad por COVID-19

Aunque la obesidad abdominal y la resistencia a la insulina son características distintivas de alguien con síndrome metabólico, no cuentan como síndrome metabólico por sí mismo. Esa distinción se vuelve más importante cuando se trata de la COVID-19, señaló Malhotra.

“Los datos de COVID-19 muestran que los mayores riesgos de muerte y hospitalización se dan en personas con síndrome metabólico, no en la obesidad. La obesidad probablemente duplica el riesgo de muerte, pero con el síndrome metabólico, es alrededor de 3,5 veces mayor el riesgo de muerte —más del triple— y alrededor de cinco veces mayor el riesgo de hospitalización si se adquiere COVID-19.

“Así que ese es el mayor problema. Y la razón por la que es importante, es que también afecta a muchas, muchas personas. Por eso el IMC [índice de masa corporal], para ser honesto, creo que debería ser descartado; quiero decir, es inútil, está obsoleto”.

“Deberíamos fijarnos en la salud metabólica, porque hasta el 40 % de las personas con un llamado IMC normal, a quienes se les puede decir que tienen un peso saludable, en realidad no son metabólicamente saludables. Esa es una enorme proporción de personas, y hay disparidades dependiendo de la etnia de la que provenga”.

El problema con el IMC es que se basa únicamente en el peso y la altura, sin tener en cuenta el porcentaje de grasa corporal, la masa muscular o el origen étnico, dijo Malhotra.

“Se pierde a un gran grupo de personas que probablemente son vulnerables y podrían instituir cambios en el estilo de vida para ayudarse, si se les aconsejara hacerlo. Pero a muchos de ellos no se les aconseja porque les dicen que tienen un peso saludable”.

“Si todo el mundo conociera sus marcadores metabólicos de salud y se le aconsejara hacer cosas al respecto, entonces, como señalo en el libro, dentro de unas pocas semanas probablemente notaría cambios significativos. Por supuesto, va a variar de persona a persona”.

Otro factor crucial para la función inmunológica es la vitamina D. Malhotra dijo jue este vínculo crucial se pasa por alto. La deficiencia de vitamina D es un problema bien conocido y extendido en Estados Unidos y Reino Unido.

“La mayoría de los receptores celulares de nuestro cuerpo tienen receptores de vitamina D, y está implicada en la mejoría de la inmunidad tanto innata como adaptativa”, dijo Malhotra.

El resultado final es que hay que tener los cinco parámetros metabólicos mencionados anteriormente dentro de los rangos normales, y se necesita un nivel óptimo de vitamina D en la sangre, que ahora se cree que está entre 40 ng/mL y 60 ng/mL.

“Hubo un estudio en Indonesia que demostró que en las personas hospitalizadas con COVID-19 —aquellas que tenían una deficiencia grave de vitamina D frente a las que tenían rangos normales de vitamina D en la sangre—había una diferencia de diez veces en las tasas de mortalidad, lo cual es extraordinario. Por lo tanto, [la vitamina D] ciertamente tiene un papel muy importante que desempeñar”, dijo Malhotra.

“El escenario ideal es obtener la vitamina D de la luz solar porque en realidad permanece más tiempo en el torrente sanguíneo. Pero, ciertamente, al menos durante los meses de invierno, deberías tomar un suplemento. Y creo que lo bueno de eso es que es barato”.

“Sospecho que obtener una buena salud en realidad va a venir de solo comer alimentos naturales, y estar en la naturaleza, y hacer más ejercicio, y reducir nuestro estrés, y la conexión social; todas esas cosas, creo, son la clave para la longevidad y la buena calidad de vida”.

Cómo mejorar su salud metabólica

Entonces, ¿cómo se mejoran esos cinco parámetros metabólicos? Malhotra aborda esto en su libro, por supuesto. En resumen, para optimizar su salud metabólica y revertir el síndrome metabólico, usted querrá cuidar su dieta, actividad, sueño y estrés.

Dieta

Limitar o eliminar los alimentos que promueven la resistencia a la insulina. A la cabeza de esta lista están los alimentos procesados con alto contenido de aceites de semillas industriales, azúcares añadidos y carbohidratos refinados (es decir, pan, pasta y arroz blanco).

“El azúcar es probablemente uno de los principales culpables de la dieta”, dijo Malhotra. “Ciertamente también, más allá de su cuestión calórica, parece tener efectos independientes y efectos adversos en la salud metabólica.

Malhotra dice que eliminar el azúcar es una de las primeras cosas que plantea a la gente. Los antojos de azúcar pueden ser difíciles para algunas personas, pero “la mayoría de la gente puede romper esas adicciones normalmente en tres o seis semanas”, dijo Malhotra.

Otro problema dietético importante es el uso generalizado de aceites de semillas procesadas industrialmente como el aceite de canola, maíz y soja, la mayoría de los cuales también están genéticamente modificados. Estos parecen ser un factor central en la mayoría de las enfermedades crónicas del mundo moderno.

La evidencia sugiere que pueden ser una amenaza para la salud aún mayor que el azúcar añadido. Malhotra también ha abordado este tema en su libro, “La Dieta Pioppi”, publicado en 2017. Aparte de los daños más directos, una de las formas en que estos aceites socavan su salud es sesgando su proporción de omega-3 a omega-6, ya que son excesivamente altos en ácido linoleico omega-6.

Cuando se usan en la cocina, también producen aldehídos tóxicos y cancerígenos. En lugar de aceites de semillas, use grasas saturadas saludables como el aceite de coco, la mantequilla de hierba, el ghee orgánico o manteca de cerdo.

Actividad

Ser más activo físicamente. Esto también puede mejorar y reducir los marcadores de riesgo de enfermedades metabólicas. Solo tenga cuidado de no exagerar, ya que el ejercicio excesivo reducirá la función inmunológica y lo pondrá en mayor riesgo de infecciones respiratorias.

Dormir

Asegúrese de optimizar su sueño. Es crucial para el ciclo de renovación de su cuerpo, y la falta de sueño está relacionada con el aumento del riesgo de muchas enfermedades.

Estrés

Controle su estrés: el estrés estimula la liberación de la hormona del estrés, el cortisol. Esta reacción es útil en situaciones a corto plazo cuando necesita huir de una amenaza o centrar su atención en amenazas inmediatas para su supervivencia.

Pero esta reacción trae una gran cantidad de problemas a la vida moderna. Al final, la influencia continua del cortisol deja al cuerpo agotado y vulnerable a una gran cantidad de enfermedades.

Conclusión

A medida que nos enfrentamos al riesgo de COVID-19, es fundamental ser conscientes de que nuestro estilo de vida tendrá un gran impacto en el riesgo de una infección grave o la posible muerte por el virus. Tomar las medidas anteriores ayudará a reducir ese riesgo. Atender estos aspectos del estilo de vida también asegurará la salud en general.

“La combinación de todos estos factores, la sinergia de la dieta y el resto de los factores del estilo de vida, tiene efectos profundos y rápidos en la salud. Así que allí es donde tenemos que cambiar la narrativa”, dijo Malhotra.

“La combinación de todos esos factores —la sinergia de la dieta y todos los demás factores del estilo de vida—tiene efectos profundos y rápidos en la salud. Así que allí es donde tenemos que cambiar la narrativa”, dijo Malhotra.

“Uno de los consejos para empezar es que hay que eliminar los alimentos ultraprocesados y los carbohidratos de baja calidad. Por lo menos, dejarlo de golpe durante unas semanas. Puede reintroducirlos o tomarlos como golosinas ocasionales, pero esto no debe constituir el grueso de su consumo de calorías”.

“Allí es realmente donde tenemos que empezar”.

Para aprender más, asegúrese de recoger una copia del libro de Malhotra “El plan de inmunidad de 21 días”. Es un libro de fácil lectura que enfatiza y resume los conceptos básicos del estilo de vida que necesita entender y aplicar para mejorar su salud metabólica, lo que a su vez reducirá su riesgo de complicaciones si se enferma de COVID-19 sintomático. La información de las redes sociales para el Dr. Malhotra se puede encontrar en su sitio web en doctoraseem.com.

El Dr. Joseph Mercola es el fundador de Mercola.com. Médico osteópata, autor de best-sellers y ganador de múltiples premios en el campo de la salud natural, su visión principal es cambiar el paradigma de la salud moderna proporcionando a las personas un valioso recurso para ayudarles a tomar el control de su salud. Este artículo fue publicado originalmente en Mercola.com

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

Mire a continuación

La increíble historia de vida de un Chef

TE RECOMENDAMOS