La influencia de China en las Islas Salomón provoca disturbios

El soborno político de Beijing es la causa
Por Anders Corr
03 de Diciembre de 2021
Actualizado: 03 de Diciembre de 2021

Análisis de noticias

El barrio chino y una comisaría de policía de Honiara, la capital de las Islas Salomón, fueron parcialmente incendiados durante las protestas que comenzaron el 24 de noviembre.

Muchos salomonenses están descontentos con el giro que el primer ministro Manasseh Sogavare dio en 2019, alejándose de Taiwán y acercándose a Beijing (conocido localmente como “El Cambio”), por no hablar de la pobreza, las preferencias otorgadas a los residentes chinos y los puestos de trabajo que van a parar a extranjeros contratados por empresas chinas, en lugar de a los locales.

Se dice que Beijing ha ofrecido a los parlamentarios hasta 615,000 dólares a cada uno para que voten a favor del cambio, y los documentos muestran pagos de 200,000 dólares de la embajada a 39 miembros del parlamento favorables a Beijing, el número necesario para enmendar la constitución, algo que Sogavare quiere hacer.

El resultado de la prepotente influencia de Beijing en las Salomón y de la explotación económica de las islas alejadas de la capital es una casi guerra civil étnica, con la isla más poblada del archipiélago, Malaita, apoyada por Estados Unidos y Taiwán. Todo eso se contrapone al primer ministro del país, apoyado por Beijing, y, según algunos reportes, a la población étnica de la isla capital y a los chinos étnicos locales, incluidos los inmigrantes de primera y segunda generación.

Este lío político es culpa de Estados Unidos, Australia y sus aliados, que descuidaron las Salomón hasta el punto de que Beijing pudo hacer crecer su influencia allí, y explotar tan a fondo las islas económica y políticamente como para provocar una violencia étnica multivectorial que, muy probablemente, ha provocado recientemente tres muertes por incendio en el barrio chino.

Epoch Times Photo
El primer ministro de las Islas Salomón, Manasseh Sogavare, y el primer ministro chino, Li Keqiang, inspeccionan las guardias de honor durante una ceremonia de bienvenida en el Gran Salón del Pueblo en Beijing, el 9 de octubre de 2019. (Wang Zhao/AFP vía Getty Images)

En 2017, las Salomón firmaron un tratado de seguridad con Australia, que activaron en respuesta a la crisis actual.

Ahora que Australia, Nueva Zelanda, Fiyi y Papúa Nueva Guinea (PNG) están interviniendo —con cientos de policías, tropas y un barco de la Armada— algunos analistas dicen que la intervención no solo es demasiado pequeña y tardía, sino que está en el lado equivocado dado que apoya a un gobierno pro-Beijing.

Según Cleo Paskal, miembro de Chatham House, la corrupción del gobierno por parte de Beijing, la instigación de los disturbios disparando contra las protestas pacíficas que los precedieron, y las promesas de perseguir a los que supuestamente están detrás de los disturbios, pueden extenderse fácilmente a un ataque más generalizado contra los elementos prodemocráticos de la isla.

“Canberra no parece estar viendo los disturbios actuales a través de la lente de la competencia con China”, dijo Alex Gray, exjefe de personal del Consejo de Seguridad Nacional. “El gobierno de Sogavare ha demostrado ser un instrumento de las ambiciones chinas en el Pacífico, y la intervención australiana reforzará el poder de Sogavare en Honiara. Aunque condena la violencia de las últimas semanas, Washington debería reconocer que este resultado es directamente contrario a sus intereses”.

Sin embargo, el Dr. James To, autor de un libro sobre los chinos en el extranjero, sostiene que la intervención era necesaria.

“Canberra no tenía otra opción: estaba obligada por el Tratado, y tenía que actuar, no solo hablar, cuando se trataba de demostrar su responsabilidad con el Pacífico”, dijo. “Cualquier otra cosa habría socavado todo lo que Australia ha intentado proyectar como potencia regional”.

Para continuar, “la alternativa para Canberra habría sido desagradable: que China aumentara su presencia, influencia y actividad en el ‘parche’ de Canberra”.

Al igual que Gray, Paskal critica la intervención de Australia, que según ella va en contra de los residentes prodemocracia que buscan proteger sus derechos a la libertad de religión.

Comparó los disturbios con los de Hong Kong, diciendo que “el PCCh [Partido Comunista Chino] que obtiene el control de un país, aunque sea ‘solo’ por delegados, destruye el crecimiento económico para todos, excepto para la élite, y conduce a un autoritarismo cada vez mayor (y cada vez más brutal) que prospera abriendo brechas internas. La población local se ve obligada a someterse a un estado policial explotador o a arriesgar su vida al intentar defenderse”.

Paskal pide un mayor apoyo a la democracia a nivel mundial. “Si el mundo libre no se une ahora para apoyar a los que luchan en primera línea, la línea del frente se expande, el PCCh obtiene más acceso estratégico y recursos, y acabamos luchando contra un PCCh mejor posicionado y más fuerte más adelante”.

Paskal, Gray y To tienen razón. Australia y sus aliados deberían intervenir para fortalecer la democracia y detener la violencia contra las comunidades chinas locales en las Salomón. Pero al hacerlo, también deberían destituir a los políticos cómplices de la creciente influencia de Beijing. Sogavare, que apoya a Beijing, debería ser destituido por ser cómplice del terrorismo. Deberían cortarse las relaciones diplomáticas con Beijing y celebrarse nuevas elecciones.

Cuando un Estado apoya el totalitarismo, se puede decir que es un Estado fallido y deja de ser legítimo (incluso si ha sido elegido democráticamente), especialmente cuando el jefe de Estado se ve privado del apoyo popular mediante sobornos autoritarios. Cuando los Estados fracasan, sus poblaciones y otros Estados legítimos (que según una definición lockeana deben ser democráticos) deben restaurar la democracia.

Por lo tanto, es responsabilidad de Australia y sus aliados intervenir y facilitar la salida de Sogavare para que la verdadera democracia pueda volver a florecer en las Islas Salomón.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS