La Iniciativa 1776 confronta a la educación antiamericana y a la teoría crítica de la raza

Por Matthew Vadum
13 de Mayo de 2021
Actualizado: 13 de Mayo de 2021

La gobernadora de Dakota del Sur, Kristi Noem, anunció recientemente que es la primera candidata a nivel nacional que promete luchar contra la educación cívica y la teoría crítica de la raza al firmar el Compromiso 1776, que busca salvar nuestras escuelas, un compromiso redactado por un nuevo grupo de educación patriótica.

El compromiso que firmó la gobernadora republicana es promovido por la Iniciativa 1776, una nueva organización sin fines de lucro fundada por Adam Waldeck, exasistente de Newt Gingrich, expresidente de la Cámara de Representantes. Gingrich y el exsecretario de Vivienda y Desarrollo Urbano, Ben Carson, apoyan al grupo. Todos los candidatos principales, en la reciente contienda por la nominación del Partido Republicano para la gobernación de Virginia, también firmaron el compromiso.

“La Iniciativa 1776 es una organización de defensa centrada en detener el adoctrinamiento antiamericano que se está produciendo en nuestras escuelas”, dijo el grupo en un comunicado. “Nuestro objetivo es hacer de esto un tema central de votación en las elecciones estatales y locales donde se toman principalmente las decisiones sobre la educación”.

“Lo estamos haciendo a través de continuas campañas publicitarias y con el lanzamiento de el Compromiso 1776, que busca ayudar a los padres a evaluar a los candidatos y funcionarios pertinentes”.

La educación cívica busca que los estudiantes de K-12 y de la universidad tengan que protestar y presionar por causas políticas para obtener créditos de cursos.

La teoría crítica de la raza -cuyos defensores califican con frecuencia la cultura y la historia estadounidenses como “eurocentrismo” y “racismo de blancos”- es “una variación de la teoría crítica aplicada al contexto estadounidense, que hace hincapié en las divisiones raciales y cataloga a la sociedad en términos de grupos raciales minoritarios oprimidos por la mayoría blanca”, según el informe de la Comisión 1776 (que no debe confundirse con la Iniciativa 1776).

“Igualmente significativo para su contenido intelectual es el papel que desempeña la Teoría Crítica de la Raza en la promoción de una transformación social fundamental”, afirma el informe, “para impartir una narrativa de opresor-víctima a generaciones de estadounidenses”. Esta labor de revolución cultural lleva décadas en marcha, y sus primeras reverberaciones políticas pueden verse en la América de los años 60″.

La Comisión 1776 estaba en desacuerdo con las creencias del presidente Joe Biden, por lo que la disolvió en su primera acción ejecutiva.

En la Orden Ejecutiva 13985, Biden anuló la Orden Ejecutiva 13950 del presidente Donald Trump, que prohibía la enseñanza marxista de la teoría crítica de la raza en la formación federal, junto con la Orden Ejecutiva 13958 de Trump, que creó la Comisión 1776 la cual buscaba alejar la educación estadounidense de un plan de estudios radical que enfatizaba, indebidamente, las injusticias del pasado relacionadas con la raza.

“En las aulas de todo el país, la extrema izquierda está adoctrinando exitosamente a los niños con mentiras antiamericanas y teorías divisivas que los enfrentan entre sí por motivos de raza y género”, dijo Waldeck a The Epoch Times en un comunicado.

“No podemos perder décadas tratando de persuadirlos de que están equivocados, por eso se fundó la Iniciativa 1776, para derrotarlos política, cultural, institucional y financieramente”.

Los entrenamientos basados en la teoría crítica de la raza imparten una narrativa falsa y odiosa sobre la historia estadounidense que exacerba las tensiones raciales, dicen los partidarios de la Iniciativa 1776.

“Enseñar a nuestros hijos y nietos a odiar su propio país y enfrentarlos entre sí por motivos de raza o sexo es vergonzoso y eso debe ser detenido”, escribió la gobernadora Noem en Twitter. “Estoy orgullosa de ser la primera candidata en Estados Unidos en firmar el ‘Compromiso 1776 para salvar nuestras escuelas'”.

La adhesión de Noem al compromiso educativo pro-estadounidense se produce en un momento en el que los legisladores estatales de todo el país consideran la posibilidad de legislar para prohibir la enseñanza de la teoría crítica de la raza, que sostiene, como el controvertido Proyecto 1619 del New York Times, que Estados Unidos es una nación inherentemente racista.

También se produce cuando los demócratas promueven la propuesta “Ley de civismo para asegurar la democracia” en el Congreso, que implica la entrega de 1000 millones de dólares por año en subvenciones federales, durante seis años, para el desarrollo del plan de estudios K-12, la formación de maestros y la investigación sobre la enseñanza de la historia y la educación cívica. Parte del dinero se destinará a la educación cívica, que está a favor de la teoría critica de la raza.

El informe de la Comisión de 1776 dice que la educación cívica “utiliza el servicio comunitario directo y la acción política (como protestar por el control de armas o presionar por leyes para abordar el cambio climático) para enseñar a los estudiantes a traer cambios al sistema mismo”.

Los burócratas de la educación que estarán a cargo de desembolsar el dinero, de la ley que proponen, son abrumadoramente izquierdistas, y es probable que los destinatarios sean de la misma línea ideológica, dicen los críticos conservadores.

El dinero de la subvención otorgado en virtud de la legislación promoverá la llamada educación del despertar (woke education), en la que está incluida la teoría crítica de la raza y la educación cívica, en las aulas de la nación, fusionando “la guerra cultural [y]… las disputas de políticas educativas K-12 en un grado nunca antes visto”, según Stanley Kurtz, investigador principal del Centro de Ética y Políticas Públicas.

El Compromiso 1776 consiste en una declaración firmada por el candidato que promete a los electores que él o ella “tomará medidas concretas” para arreglar las escuelas públicas K-12.

El candidato promete “restaurar una educación patriótica y honesta que cultive en nuestros niños un amor profundo por nuestro país” y “promover un plan de estudios que enseñe que todos los niños son creados iguales, tienen el mismo valor moral bajo Dios, nuestra Constitución y la ley, y que somos miembros de una comunidad nacional unida por nuestros principios fundacionales”.

El candidato también se compromete a “prohibir cualquier plan de estudios que enfrente a los estudiantes entre sí por motivos de raza o sexo” y a “evitar que las escuelas politicen la educación al prohibir cualquier plan de estudios que requiera que los estudiantes protesten y cabildeen durante o después de la escuela”.

Entre los objetivos de la Iniciativa 1776 se encuentran “apoyar a candidatos para juntas escolares, juntas estatales de educación y otras oficinas relevantes que creen en enseñar a nuestros niños a amar a Estados Unidos” y “derrotar a los funcionarios de educación locales y estatales que adoctrinan a nuestros niños con mentiras falsas y divisivas de la izquierda radical”.

El grupo también pretende utilizar campañas de mensajes específicos para presionar a los colegios y universidades “con el fin de que pongan fin a la propaganda antiamericana”, y promover “alternativas proamericanas a la versión radical” de la historia de Estados Unidos, que se enseña en muchas partes del país.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS