La izquierda no podría preocuparse menos por los negros

Por Dennis Prager
02 de Junio de 2020
Actualizado: 02 de Junio de 2020

Comentario

Prácticamente todos los conservadores en Estados Unidos saben que el título de esta columna es verdadero. Prácticamente todos los izquierdistas también lo saben, pero mentir por la causa, es lo que hace la izquierda (piense en la “colusión rusa”). Los liberales se han vuelto cada vez más indistinguibles de los izquierdistas, saben que probablemente sea cierto, pero no lo dirán, no sea que se pongan del lado de los conservadores y, lo más importante, que sean tildados de “racistas” por la izquierda. La forma en que la izquierda califica a una persona ahora determina la posición moral y política de muchas personas.

Si la izquierda se preocupara por los negros, los izquierdistas trabajarían para elevar a los negros a los estándares académicos universales, no para bajar y abolir los estándares como lo han hecho durante décadas, y más recientemente, al abolir el examen SAT en la Universidad de California.

Si la izquierda se preocupara por los negros, los izquierdistas trabajarían para elevar a todas las personas, incluidos a los negros, no solo a estándares académicos universales sino también a estándares personales/morales universales. Quizás el más obvio de estos es que las mujeres deben casarse antes de tener hijos, y los hombres deben permanecer en la vida de los niños que concibieron —idealmente como el esposo de sus madres, pero al menos como padre, mentor y sostén de la familia. Pero cuando la profesora de la Facultad de Derecho de la Universidad de Pensilvania, Amy Wax, escribió una columna abogando por tales estándares “burgueses de clase media”, los izquierdistas la denunciaron por “racista” y “supremacista blanca” (como si esos fueran valores “blancos”, una visión racista si alguna vez hubo una). Casi la mitad de sus colegas de Penn Law la denunciaron.

Si la izquierda se preocupara por los negros, alentaría una vida religiosa vibrante en el centro de la ciudad (y en todas partes, para el caso). ¿Qué proporción de asesinos negros (o no negros) habría asistido a la iglesia el domingo antes de cometer un asesinato? Pero la izquierda desprecia las religiones judeocristianas tradicionales tanto como desprecia a Estados Unidos.

Si la izquierda se preocupara por los negros, los izquierdistas aumentarían —no presionarían y se manifestaría para que disminuya— la presencia policial en los barrios negros, donde los negros son asesinados, violados y golpeados por miles cada año, por otros negros, casi nunca por blancos, ya sean policías o cualquier otra persona. En 2016, el último año para el que pude encontrar datos del FBI, 2870 negros fueron asesinados. De ellos, 2570 de sus asesinos eran negros, 243 eran blancos.

Una reacción típica de la izquierda a todo esto fue escrita en junio de 2019 por el periodista Michael Coard, en el Philadelphia Tribune: “Los llamados matones/monstruos negros de hoy son creados por el malvado sistema estadounidense que los educa mal, los desemplea, los subemplea, los sobrevigila y los encarcela demasiado. Estados Unidos es el Dr. Victor Frankenstein”. Tenga en cuenta el “sobrevigila”.

Coard tiene razón en una cosa: los negros de hoy a menudo están mal educados, lo que conduce a su desempleo, subempleo y otras consecuencias terribles. ¿Quién ha dirigido las escuelas de Estados Unidos durante décadas? (Una pista: no es la derecha). Pero eso no causa violencia. Los asesinos y violadores negros son las únicas personas en Estados Unidos a las que se les dice que no importa lo que hicieron, no son responsables de ello. Estados Unidos lo es. Y la gente que se los dice son todos de la izquierda.

¿Por qué la izquierda hace esto?

Primero, porque, a diferencia de los liberales, la izquierda —en todas partes del mundo— odia a Estados Unidos. ¿Por qué la izquierda odia a Estados Unidos? Porque es una refutación viviente de la ideología de izquierda. Estados Unidos es el país más exitoso y, al mismo tiempo, es la más capitalista, la más religiosa y tiene la nacionalidad más firme de todas las democracias industrializadas.

El lema de la izquierda: “Estados Unidos es racista” tiene poco que ver con el cuidado de los negros; más bien, es indispensable para derribar a Estados Unidos.

Segundo, sin un voto negro desproporcionado para el partido de izquierda, los demócratas, ningún demócrata podría ser elegido para un cargo nacional. Por lo tanto, es imperativo repetir tan a menudo y tan vociferantemente que Estados Unidos es antinegro. Cuanto más enojada esté una persona negra con Estados Unidos, más probabilidades tendrá de votar por los demócratas. Hace algunos años, después de hablar con los oyentes de todas las razas en mi programa de radio, durante décadas, se me ocurrió este acertijo:

“¿Cómo llamas a una persona negra feliz?”.

Respuesta: “Republicano”.

Para la izquierda, los negros no son personas reales, sino un bloque electoral. De qué otra manera explicas el reciente comentario de Joe Biden: “Si tienes problemas para saber si estás conmigo o con Trump, entonces no eres negro”. El desprecio por los negros —desde el sentimiento de que uno “no es negro” a menos que sea un demócrata hasta el uso de la palabra “no es”— es obvio para cualquier no izquierdista.

Otra prueba de que a la izquierda no le importan los negros es que a la izquierda no le importa ningún grupo en cuyo nombre hable. La izquierda usa grupos para alcanzar el poder y darse legitimidad moral.

A los comunistas nunca les importaron los trabajadores, pero predicaron sin cesar en nombre de los trabajadores.

A las feministas de izquierda no les importan las mujeres. Las chicas en Connecticut y en otros lugares pierden rutinariamente competencias de atletismo con hombres biológicos que se identifican como mujeres. Toda persona racional sabe que esto es injusto para las atletas. Pero las feministas, con muy pocas excepciones, se ponen del lado de los hombres biológicos que se identifican como mujeres. Las pocas que hablan en nombre de las mujeres —como la activista gay y feminista de toda la vida, la campeona de tenis Martina Navratilova— han sido rechazadas como portavoces LGBT o feministas.

Mientras que los judíos liberales constituyeron una base de apoyo para los judíos y el estado judío, a los judíos de izquierda, como George Soros, les importan un bledo los judíos o Israel. Del mismo modo, su apoyo a los palestinos no tiene nada que ver con cuidar de los palestinos; se trata de odio hacia Israel y a Estados Unidos.

Las lágrimas por George Floyd son universales y justificadas. La ira por lo que le sucedió es universal y está justificada. Pero para los izquierdistas, esa pobre alma no es más que un arma para ser utilizada en su ira constante contra Estados Unidos, la policía y los blancos. Enfureciendo aún más a los negros contra ellos.

Dennis Prager es columnista y presentador de programas de radio sindicalizada a nivel nacional.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

La subversión comunista china de la OMS socavó la respuesta a la pandemia

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS