La Juez Judy deja a un perro suelto en el tribunal para que identifique a su verdadero dueño

Por Julian Bertone
08 de Abril de 2019 Actualizado: 08 de Abril de 2019

La jueza Judy, en una oportunidad dejó suelto a un perro robado en un episodio de su programa de televisión homónimo para identificar a su verdadero dueño.

Un demandante presentó cargos contra una mujer que, según él, le robó su perro, Baby Boy. Sin embargo, la mujer negó el reclamo, diciendo que ella no robó el animal. Dijo que compró el perro.

La mujer también le dijo a la Juez Judy que tenía una nota de su veterinario diciendo que el perro no tenía la misma edad y raza que el perro robado del hombre.

Sin embargo, la juez Judy dijo: “La pregunta es, ¿es este su perro?”

Le pidió a una mujer del lado de la acusada que saliera y trajera al perro a la sala del tribunal.

La juez entonces permitió que el perro se soltara de la correa para ver a dónde iba primero. “Baja al perro”, dijo ella con firmeza.

El perrito corrió inmediatamente hacia el demandante, y el caso se cerró rápidamente.

“Como amante de los perros, esto me hizo sentir muy bien”, comentó una persona.

“Si fuera un gato, sería diferente. Ella deja al gato en el suelo y este sale de la sala del tribunal”, escribió otra persona.

Otro añadió: “¡El perro ya se inclinaba hacia su dueño cuando la muchacha lo estaba paseando!. No puede decir que haga eso con todo el mundo, señora. No mostró interés en nadie más”.

Otro comentarista intervino: “Mira la nariz sensible del perro cuando entra en la sala del tribunal. Inmediatamente huele el aire hacia los dueños”.

Añadió otro: “Se puede ver exactamente el SEGUNDO en que el perro ve a su verdadero dueño. Lo mira fijamente, huele hacia él y trata de escabullirse de sus brazos para correr hacia él. Puedes ver el amor puro e incondicional en sus ojos y escuchar a esa mujer podrida que lo robó tratando de evitar que el perro exponga sus mentiras”.

La nariz de un perro sabe

Destacando el elevado sentido del olfato de los perros, un Husky siberiano detectó el cáncer de su dueño antes de que los médicos pudieran hacerlo, informó Health.com en 2018.

“Ella puso su nariz en mi vientre inferior y olfateó tan intensamente que pensé que había derramado algo en mi ropa. Lo hizo una segunda y luego una tercera vez. Después de la tercera vez, Sierra se fue y se escondió. ¡Quiero decir escondida!”, dijo Stephanie Hefel siendo citada por el sitio web.

La mujer había estado lidiando con dolores en su abdomen durante algún tiempo. Cuando fue al médico, él le dijo que era un quiste ovárico y no cáncer.

Sin embargo, el perro no parecía convencido, y más tarde, fue a la parte de atrás de un armario y se acurrucó en un ovillo.

Herfel luego fue a un ginecólogo, quien le diagnosticó cáncer de ovario en Etapa 3.

Otro caso de Corte rápida

En otro caso viral, un hombre perdió una demanda frente a la jueza Judy en unos 30 segundos.

La demandante Gina Paradeza alegó que el hombre robó su bolso y comenzó a detallar los artículos que contenía antes de que fuera robado, incluyendo un auricular.

El hombre salta y la llama mentirosa, diciendo: “Allí no había ningún auricular, señora”, e inmediatamente se incrimina.

La jueza Judy se rió y dijo: “Me encanta” y falló a favor de la demandante.

Según la Universidad de Cornell, la autoincriminación “puede ocurrir como resultado de un interrogatorio o puede hacerse voluntariamente”, que se detalla en la Quinta Enmienda de la Constitución de Estados Unidos.

“La Quinta Enmienda de la Constitución protege a una persona de ser obligada a incriminarse a sí misma. La auto-incriminación también puede ser referida como auto-criminación o auto-inculpación,” de acuerdo a la escuela de leyes.

Existen otras leyes federales que protegen contra la auto-incriminación, incluyendo los derechos Miranda.

**********************

Te puede interesar:

Decenas de personas de 37 países se reunieron durante 4 días en Praga para ayudar a concientizar sobre la persecución a la disciplina espiritual, Falun Dafa.

TE RECOMENDAMOS