La mayoría de los latinos en California lucha por crecer económicamente

Por Alice Salles
30 de Julio de 2019 Actualizado: 30 de Julio de 2019

La comunidad latina en California ha crecido enormemente, convirtiéndose en el grupo étnico más grande del estado hace solo cinco años. Pero a pesar de este crecimiento, a la población hispana del estado no les está yendo tan bien económicamente como a sus compatriotas californianos.

Un informe del Instituto Económico Latino de California (CLEI) (pdf) arroja luz sobre este tema, mostrando que a pesar de la creciente economía, los residentes latinos luchan por mantenerse al día con los estadounidenses de origen asiático y los blancos.

Además, si bien los afroamericanos tampoco han podido mantenerse al día con otros grupos, representan una parte mucho más pequeña de la población. Según el informe, la población de California es 39 por ciento latina, 37 por ciento blanca no latina, 15 por ciento asiática asiática y 6,5 por ciento afroamericana.

En una entrevista con La Gran Época, la autora del informe, la Dra. Mindy S. Romero, dijo que los latinos enfrentan varios desafíos cuando intentan salir de la pobreza.

“En los campos de negocios y emprendimiento, se entiende que hay muchos desafíos en los Estados Unidos y California [para los latinos] para obtener acceso al capital”, dijo. A pesar de esta realidad, las tasas más bajas de efectivo inicial no son el único problema.

“[Los latinos también luchan] para obtener cosas como asesoría y capacitación, [todo el conocimiento] que una empresa necesita para tener éxito”, dijo.

El informe indicó que al menos el 37 por ciento de la población empleada del estado es latina, y que casi una cuarta parte de todas las empresas son propiedad de latinos. Pero aunque los empresarios latinos son una fuerza creciente en California, las empresas propiedad de latinos tienden a ser más pequeñas y generan muchos menos ingresos que las empresas dirigidas por blancos o asiáticos.

“La Iniciativa de emprendimiento latino de Stanford informa que esta diferencia en los ingresos y las ventas representa una brecha de oportunidad de USD 1,47 billones en la economía de los Estados Unidos”, explica el informe.

Según Romero, quien también es fundadora y directora del Proyecto de Participación Cívica de California (CCEP) en la Escuela de Precio y Políticas Públicas de la Universidad del Sur de California, muchas de estas empresas son pequeñas porque los latinos no encuentran trabajo, por lo que eligen comenzar un negocio propio por necesidad.

“Para algunos, [convertirse en emprendedor] podría ser un reflejo de no poder encontrar un empleo que genere mayores ingresos”, dijo Romero a La Gran Época. “Entonces recurren al emprendimiento de una manera pequeña (…) para sobrevivir”.

Lamentablemente, agregó Romero, los obstáculos que enfrentan los latinos les dificultan ingresar a empleos mejor remunerados, ya que es más probable que asistan a escuelas de bajo rendimiento. Ella dijo que cree que se debe hacer algo a nivel legislativo para abordar las disparidades de ingresos.

“Hay una urgencia por actuar”, dijo Romero. “California tiene responsabilidades con la comunidad latina. Necesitamos un compromiso para cambiar estos números”.

Pero a pesar de las disparidades y el deseo de que la población latina de California se vuelva más productiva, el autor nacido en Venezuela y escritor político independiente, José Niño, dice que buscar soluciones en la legislación del estado sería contraproducente.

En un correo electrónico a La Gran Época, Niño dijo que muchos de los inmigrantes latinos que ahora viven en California provienen de “orígenes humildes. Por lo tanto, es natural que haya obstáculos en su desarrollo económico”.

Sin embargo, agregó, “después de una o dos generaciones de trabajo duro y asimilación, sus resultados sociales tienden a estar a la par con la mayoría de los estadounidenses”.

Mientras Romero destacó la importancia de que los latinos encabecen empresas más grandes que empleen a más personas y ayuden a la economía de California de una manera más impactante, Niño cree que el estado no debería preocuparse por el tamaño.

“Las pequeñas empresas son algunas de las mejores oportunidades [para el crecimiento económico]. Aunque muchas pequeñas empresas no suelen dar muchas ganancias, les brinda a los hispanos una experiencia crucial en el trabajo y una exposición práctica al funcionamiento interno de la gestión de un negocio. Esto tiene una gran transferencia a empresas comerciales más grandes o caminos de trabajo convencionales a lo largo de la escala corporativa”.

Además, dijo el autor, “el impacto que la experiencia de la pequeña empresa tiene en el desarrollo profesional de un individuo no puede ser exagerado”.

“Estas empresas también son socialmente beneficiosas porque promueven una cultura de ahorro y también mantienen intacto el pegamento social de las comunidades de inmigrantes”.

En todo caso, agregó Niño, los legisladores deben “reducir la burocracia” para que “más hispanos puedan iniciar negocios y se les permita crecer sin tener que preocuparse por las regulaciones gubernamentales”. Desafortunadamente, muchas de las políticas impulsadas por los grupos de defensa latinos, concluyó Niño, terminan haciendo más difícil el progreso de los hispanos.

“Además de crear dependencia en el estado, muchas de estas políticas recrean efectivamente los mismos entornos políticos de los que muchos latinos huyeron, que a menudo están plagados de acuerdos de compinches, corrupción, búsqueda de rentas y nepotismo”.

Cuando el gobierno aprueba una legislación que beneficia a un grupo, explicó Niño, “envía un mensaje tanto a los latinos en América como a los posibles migrantes de que el camino hacia el éxito es rascando la espalda del gobierno y presionando para ciertos proyectos favoritos”.

“Esto desestimulará a los hispanos de usar el conocimiento de los negocios en el mercado libre o recurrir a la sociedad civil, y no al gobierno para resolver sus problemas”.

Video relacionado

Si te importan los hispanos, apoya el muro fronterizo

TE RECOMENDAMOS