La misteriosa causa que llevó a la muerte del comediante Robin Williams, ¡es en verdad trágica!

Por Robert Jay Watson - La Gran Época
03 de Junio de 2019 Actualizado: 03 de Junio de 2019

“¿Te imaginas el dolor que sintió al experimentar que se que se desmoronaba? Y no por algo de lo que él mencionaría o entendería?”. Estas fueron las palabras de Susan Schneider Williams en el 2016, en la revista Neurology, mientras explicaba a los neurólogos cómo se sentía su marido, el querido comediante y actor Robin Williams, en los últimos y trágicos meses de su vida.

Cuando se anunció la muerte prematura de Robin Williams por suicidio en el 2014, los aficionados de todo el mundo quedaron conmocionados. ¿Cómo es posible que un actor y una persona tan increíble cedería a la depresión? Un hombre que lo tenía todo, fama, fortuna y una familia amorosa, ¿qué podría haberle hecho hacer lo impensable?

En ese momento, los informes de noticias atribuían la muerte de Robin a una grave depresión que le había dejado sintiendo que ya no le quedaba nada por que vivir. Pero eso no era todo. La depresión era un síntoma que estaba atacando al actor, el verdadero asesino estaba al acecho mucho más profundo.

Su viuda, Susan Schneider Williams, recuerda los primeros años de su vida matrimonial como una época maravillosa. Los dos compartían todo. “Éramos el ancla y el encanto del otro, ese elixir mágico de sentirse anclados e inspirados al mismo tiempo por la presencia del otro”, escribió en Neurology.

Robin Williams, uno de los mayores talentos de Estados Unidos (1951-2014). (Crédito: Handout/Getty Images)

Luego, alrededor de su segundo aniversario de bodas en el 2013, todo empezó a cambiar. El actor lidiaba con una desconcertante mezcla de síntomas que los hacía no estar conectados. En su artículo, su esposa nombró “estreñimiento, dificultad urinaria, acidez estomacal, falta de sueño e insomnio y un pobre sentido del olfato y mucho estrés” como las manifestaciones físicas, junto con paranoia, delirios, pérdida de memoria y dificultades del habla como las más psicológicas.

“Era lo que ocurría dentro de su cerebro, la guerra química que nadie conocía”, explicó Susan Schneider Williams a ABC en el 2015, en una entrevista emocional un año después de su muerte. Mientras acompañaba a Robin a médicos, psicólogos, yoga y centros de meditación, su esposa esperaba desesperadamente que algo, cualquier cosa, funcionara.

La vida de la feliz pareja era mágica, hasta que la salud de Williams comenzó a desmoronarse. (Crédito: Jason Merritt/Getty Images)

Cuando se le preguntó si su marido estaba perdiendo la razón, Susan Schneider Williams respondió sin dudarlo: “Sí, absolutamente y él era consciente de ello”. Mientras Robin Williams “se mantenía en pie, lo mejor que podía”, llegó a un punto en el que “la represa se rompió”, como su esposa le aseguró a ABC. Para un actor profesional con décadas de experiencia, Robin no podía soportar la pérdida de memoria, hasta el punto que no podía recordar sus líneas para la Noche en el Museo 3 (2014).

La última noche antes de que Robin se suicidara, entró en la habitación de su esposa y simplemente dijo: “Buenas noches, mi amor”. Estas fueron las últimas palabras que Susan Schneider Williams escucharía del hombre de su vida. Por la mañana, fue encontrado muerto.

Pero aunque la muerte de Robin fue un acontecimiento trágico, la autopsia de su cuerpo permitió que su viuda y el mundo finalmente pudieran vislumbrar lo que lo había matado. Consciente de los problemas neurológicos que había estado experimentando, los médicos pudieron darse cuenta por primera vez de que sufría de una enfermedad poco conocida llamada demencia de cuerpos de Lewy (DCL).

Con este trastorno, “se pueden ver efectos muy dramáticos en el pensamiento, las emociones y el comportamiento”, como el Dr. Dan Kaufner le señaló a ABC. Desde este diagnóstico despues de la muerte, Susan ha dedicado su tiempo, dinero y energía a apoyar la investigación y la conciencia sobre esta terrible enfermedad.

Su viuda, finalmente tiene algunas respuestas sobre lo que se llevó su esposo y pudo encontrar consuelo en los recuerdos de su vida juntos. Como le manifestó a ABC, “mi película favorita de Robin Williams fue que Robin Williams es un ser humano, no un actor. La mejor película del mundo”.

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

La gaseosa puede tener “efecto colateral” en algunos niños

TE RECOMENDAMOS