La música clásica cura mucho más que solo el alma

La investigación y la experiencia humana afirman que ciertos tipos de música pueden tener un profundo efecto
Por Tatiana Denning
18 de Septiembre de 2020
Actualizado: 18 de Septiembre de 2020

“Mozart te hace creer en Dios porque no puede ser por casualidad que tal fenómeno llegue a este mundo y deje un número tan ilimitado de obras maestras sin igual”. —Georg Solti

Parece que fue ayer cuando lo escuché por primera vez. Fue tan hermoso, tan conmovedor, que me conmovió hasta el alma.

Fue en el verano anterior a mi tercer año, mientras visitaba a mi familia en Morgantown, West Virginia, que mi tía Verónica se sentó a tocar el piano. Ni siquiera sabía que ella podía tocarlo, pero vaya que pudo hacerlo.

¡Lo que surgió fascinó a mis oídos! Había crecido escuchando música, pero nada como esto. Mientras los dedos de mi tía se deslizaban tan ágilmente por la extensión del teclado, los sonidos de Mozart y Tchaikovsky llenaban el aire con una ligereza y delicadeza difícil de describir con palabras.

Quedé embelesada desde el primer momento que la escuché.

Cuando regresé a casa, le dije a mi madre que tenía que aprender a tocar el piano. Era algo que me sentía impulsada a hacer, aunque ni siquiera teníamos un piano en ese momento.

Por supuesto, no quería tocar cualquier música, tenía que ser música clásica. Esto fue algo que emocionó a mi futura profesora de piano, la Sra. Rinehart, ya que todos sus otros alumnos querían tocar música pop. Pero la música pop y rock a la que estaba acostumbrada no se podía comparar, no podía producir la misma sensación de maravilla y majestuosidad, que la música clásica.

Así comenzó mi viaje al mundo de la música clásica.

Conmueve el alma

¿Qué es lo que hace que la música clásica resuene tanto en nosotros, que nos conmueve de una manera que ninguna otra música tiene el poder de hacer?

Clemency Burton-Hill, autora de “Year of Wonder”: Classical Music to Enjoy Day by Day“, dice, “Creo que las grandes obras de la música son motores de empatía: nos permiten viajar sin movernos a otras vidas, edades, almas”. Ella dice que la música clásica ha beneficiado su vida de muchas maneras.

Vardinistar dice en el sitio web My Story que “la música clásica toca el corazón y el alma de un humano, lo hace mejor, le da ideas y paz. ¿Por qué a las iglesias les gusta tanto la música clásica? Porque ayuda a encontrar la conexión con Dios. No sin ninguna razón, la gente dice que la música clásica es divina”.

Él está de acuerdo con lo que los antiguos sabían que era verdad, que “la música clásica puede curar tu alma y tu mente porque tu cuerpo reacciona a sus vibraciones, al ritmo, al tempo”.

Los puntos de vista de los antepasados sobre la música

Las culturas antiguas eran muy conscientes de las habilidades curativas de la música.

El compositor Gao Yuan, de la Orquesta Sinfónica de Shen Yun, explica la importancia de la música en la antigua China.

“Nuestros antepasados creían que la música tiene el poder de armonizar el alma de una persona en formas que la medicina no podía. En la antigua China, uno de los primeros propósitos de la música fue la curación. La palabra china, o carácter, para la medicina en realidad viene del carácter para la música”.

Curiosamente, este carácter también está relacionado con la palabra felicidad. Dimitrios Dermentzioglou, en el sitio Uplifters, explica cómo se relacionan los dos.

“La medicina se caracteriza por la amargura, pero un paciente puede recuperar la salud y la felicidad solo después de sufrir su amargura”.

Él señala que el gran emperador amarillo, conocido como el antepasado del pueblo chino, desarrolló una profunda comprensión del poder de la música después de ser inspirado, por nada menos que un hada divina en un sueño, a utilizar los tambores para derrotar a sus enemigos en la batalla.

Gao dice que fue durante el gobierno del emperador amarillo que “la gente descubrió la relación entre la escala pentatónica, los cinco elementos, y los cinco [órganos] internos y los cinco órganos sensoriales del cuerpo humano”.

Además, señala que la música también se utilizó para influir en el comportamiento de una persona.

“Durante la época de Confucio, los eruditos usaban las propiedades calmantes de la música para mejorar y fortalecer el carácter y la conducta de la gente”.

La música también se entendía como inspirada por lo divino en la antigua Grecia. La palabra “música” viene de las Musas, las diosas patronas de los esfuerzos creativos. La música y la curación también estaban unidas. Los antiguos griegos nombraron a un dios, Apolo, a cargo tanto de la música como de la curación, demostrando su creencia de que ambos están estrechamente relacionados.

Hektoen International, la revista de humanidades propiedad del Instituto de Medicina Hektoen de Chicago, señala que “La Odisea contó que el sangrado de las heridas de Odiseo de un jabalí solo se detenía con un encantamiento musical, y el poeta Pratinas en el siglo VI a.C. registró la peste en Esparta siendo sofocada por la música del compositor Taletas”.

Los griegos creían que la música tenía que resonar con el cuerpo y el alma para ser beneficiosa, y veían la música como una forma de conectar el alma del hombre con el universo.

La medicina moderna está redescubriendo los muchos beneficios para la salud de la música, y en particular, los de la música clásica.

La medicina moderna y la música

Hoy en día, varias instituciones médicas prominentes incorporan la música en sus planes de tratamiento.

Por ejemplo, el Centro de Música y Medicina de Johns Hopkins ha formado un grupo coral llamado ParkiSonics, en el que los participantes con enfermedad de Parkinson demuestran una mejora tanto en el movimiento como en la expresión vocal, que a menudo se ven perjudicados en el Parkinson.

“Es fascinante y poderoso pensar que la música, algo que ha estado flotando en nuestro medio ambiente desde siempre, que esta actividad humana natural y omnipresente tiene un beneficio demostrable como tratamiento”, dice Sarah Hoover, codirectora del centro, en el sitio web del centro.

Weill Cornell Medicine, una universidad de posgrado de la Universidad de Cornell desarrolló un programa de música y medicina e incluso creó su propia orquesta. También han colaborado con Juilliard para ofrecer miniconciertos a los pacientes y sus familias, al personal del hospital y a la comunidad circundante de la ciudad de Nueva York. Planean ofrecer un curso de un semestre a los estudiantes de medicina sobre música y medicina en el futuro.

Claudius Conrad, M.D., Ph.D., del Centro de Cáncer MD Anderson, es un pianista y cirujano que cree en el poder curativo de la música. El anota en el sitio web del centro, “en la Edad Media, las recetas populares implicaban combinaciones musicales específicas. El ejemplo que ofrece implica alternar entre tocar la flauta y el arpa para aliviar el sangrado”.

Durante su beca en medicina de la UCI, Conrad realizó un estudio sobre sus pacientes y descubrió un nuevo camino de estrés que media la relajación musical. Descubrió que algunos pacientes de cuidados intensivos podían evitar los sedantes al escuchar música clásica.

Los efectos medicinales de la música clásica son estudiados por los investigadores para comprender mejor su potencial de curación.

Disminución de la presión arterial y del ritmo cardíaco

Hay varios estudios que muestran que la música clásica puede disminuir tanto la presión arterial como el ritmo cardíaco.

Un estudio en el British Journal of Health Psychology comparó los efectos de la música clásica, el pop y el jazz. Demostró que “los participantes que escuchaban música clásica tenían niveles de presión arterial sistólica significativamente más bajos que los participantes que no escuchaban música. Otros estilos musicales no produjeron una recuperación significativamente mejor que el silencio”.

Un estudio realizado en 2015 por el profesor Peter Sleight de la Universidad de Oxford descubrió que escuchar piezas más lentas de Verdi, la novena sinfonía de Beethoven, así como de Puccini, disminuyen significativamente la presión arterial, confirmando otros hallazgos.

En otro estudio, Hans-Joachim Trappe y Gabriele Voit demostraron que la música de Mozart y Strauss no solo redujo notablemente el ritmo cardíaco de los sujetos, sino también su presión arterial en casi cinco puntos sistólicos, lo que es mejor que algunos medicamentos. En comparación, la música de ABBA no demostró ninguna mejora. La Sinfonía No. 40 en sol menor de Mozart demostró el efecto más fuerte.

Un estudio de Itao, Komazawa y Kobayashi en Scientific Research Publishing reveló que la música clásica mejoró la variabilidad del ritmo cardíaco, indicando una menor actividad del sistema nervioso autónomo, y, por lo tanto, menores niveles de estrés. La música clásica también aumentó el flujo sanguíneo, así como la temperatura de la superficie corporal, ambos signos de un estado de relajación.

Mejora el estado de ánimo, la memoria y más

Entonces, ¿qué más puede hacer la música clásica por su salud?

Los estudios demuestran que la música clásica puede ayudar no solo a aliviar el estrés y la ansiedad, sino que escuchar 50 minutos al día ha demostrado ser incluso más eficaz que la psicoterapia en el tratamiento de la depresión de grado bajo a medio, según un pequeño estudio publicado en The Arts in Psychotherapy.

Se ha demostrado que la música clásica mejora el estado de alerta y la concentración, lo que conduce a una mayor productividad. La memoria también mejora cuando se escucha música clásica, y algunos estudios incluso muestran beneficios para contrarrestar la demencia.

Además, se ha demostrado una mejoría en el TDAH, particularmente cuando se escuchan piezas como la “Música acuática” de Handel o los “Conciertos de Brandenburgo” de Bach. La música clásica ayuda a poner el cerebro en “modo alfa”, mejorando así el enfoque, la concentración y la capacidad de aprendizaje. Incluso se ha demostrado que regula los genes responsables de la función cerebral, según una investigación de la Universidad de Helsinki.

Otros estudios también demuestran que la música clásica mejora la calidad del sueño, ayuda a que el paciente se revele a sí mismo (algo útil cuando se discuten eventos traumáticos), e incluso ayuda a disminuir el dolor.

Un estudio en el International Journal of Critical Illness & Injury Science descubrió que la música clásica ayuda en la recuperación de los pacientes en UCI (Unidades de Cuidado Intensivo).

“El mayor beneficio de la música en la salud y por lo tanto en el paciente de cuidados intensivos se observa en la música clásica y en la música de meditación, mientras que el heavy metal o el tecno son ineficaces o incluso peligrosos. Este tipo de música es eficaz y puede ser utilizada como una intervención efectiva en pacientes con trastornos cardiovasculares, dolor y medicina de cuidados intensivos”, dice el estudio.

Pero no toda la música es terapéutica. Los efectos negativos de ciertos tipos de música han sido demostrados en varios estudios.

Uno de los estudios más fascinantes fue realizado por un estudiante de secundaria de Virginia, David Merrell, en 1997. Su galardonado experimento científico fue cubierto por Virginian-Pilot, el diario más grande del estado.

“El estudiante de secundaria en ascenso obtuvo los máximos honores en las ferias de ciencia regionales y estatales y obtuvo elogios de la Marina y la CIA”, informó Pilot.

Merrell observó los efectos de la música en los ratones mientras se movían por el laberinto. Después de establecer una línea base de 10 minutos para navegar por el laberinto, descubrió que el grupo de control de ratones, que no estaban expuestos a la música, fueron capaces de cortar cinco minutos de su tiempo. Esta hazaña fue superada por los ratones que escuchaban música clásica, y lograron reducir su tiempo en ocho minutos y medio.

Mientras tanto, los ratones que fueron expuestos a la música de rock pesado tardaron 20 minutos más en navegar por el laberinto.

“Tuve que interrumpir mi proyecto porque todos los ratones de rock pesado se mataron entre sí”, dijo Merrell en ese momento. “Ninguno de los ratones clásicos lo hizo en absoluto”.

Merrell no es el único investigador que se dio cuenta que la música clásica mejoró los tiempos del laberinto entre los ratones. De hecho, en un estudio publicado en Neurological Research en 2005, el efecto se describió como el “efecto generalizado de Mozart”.

“El grupo de Mozart mostró mejoras significativas en comparación con los ratones de control”, señalaron los investigadores.

Sin embargo, no parece que otros hayan repetido la comparación con el rock pesado de Merrell.

Deje que la música clásica ilumine su vida

Con tantos beneficios para la mente, el cuerpo y el alma, es una pena que no estemos expuestos a la música clásica. Mi hijo dijo que una maestra le dijo a los niños que la música clásica es “simplemente aburrida”.

Qué lástima. Supongo que nunca estuvo expuesta a ella lo suficiente como para desarrollar una apreciación.

Entonces, ¿cómo podemos aumentar nuestra apreciación por la música clásica?

Primero, visiten su sinfonía local, ya sea presencialmente o online. He llevado a mi hijo a nuestra Sinfónica de Richmond desde que tenía 5 años, y ha disfrutado especialmente de una serie llamada LolliPops, que introduce a los niños a la música clásica de una manera divertida y entretenida.

Hay una variedad de libros y películas sobre música clásica y compositores. “Beethoven Lives Upstairs“, que LolliPops adaptó de una película original de HBO de 1992, es una de las favoritas de mi hijo.

También hay muchos cursos por ahí. Coursera ofrece uno sobre las maravillas de la música clásica, mientras que Udemy ofrece clases de capacitación auditiva y aventuras en la música clásica. Y para explorar algunas de las mejores obras de la música clásica, Classic FM ha compilado una lista de piezas que “cambiarán tu vida al 100 por ciento”.

Y no olviden visitar sus bibliotecas y museos locales para charlas y actuaciones en vivo.

¿Y qué pasa si realmente quieres conocer una pieza musical? Chad Hagy, en el sitio web Our Pastimes, sugiere investigar la historia de la pieza, aprender un poco sobre la vida del compositor, y luego encontrar un lugar tranquilo para escuchar la pieza una y otra vez. Luego observa como tu presión sanguínea baja, y tu humor mejora, todo mientras tu conocimiento se expande.

Para ayudar a los niños a desarrollar una apreciación por la música clásica, consulte el libro de Charlene Habermeyer, “Good Music Brighter Children“, y su sitio web Good Parenting, Brighter Children. Ella ofrece un curso de música junto con una guía dirigida a los niños, desde la escuela primaria hasta la universidad.

Habermeyer reconoce el poder de la música clásica para ayudar a los niños a estudiar y aprender, señalando que “la Asociación Americana de Psicología (APA) descubrió en 20 estudios diferentes que los niños de escuela primaria escuchan, se concentran y aprenden mejor cuando escuchan ciertas piezas de música clásica”.

Parece haber algo especial en la música clásica.

Mi tía Verónica lo sabía. Desafortunadamente, ella murió el año pasado. Nunca pensé en decirle que ella era la razón por la que había aprendido a tocar el piano clásico. Cuando mencioné esto en su página conmemorativa, su marido y sus hijos dijeron que le habría gustado saber que ella había inspirado su mismo amor por la música clásica en mí.

Aunque parezca algo simple, la música clásica puede aportar mucho a nuestras vidas. Incluso los compositores reconocieron que había más en su música de lo que se veía a simple vista. Como dijo Johann Sebastian Bach: “Toco las notas tal y como están escritas, pero es Dios quien hace la música”.

Ludwig van Beethoven estaba de acuerdo, diciendo, “La música es el lenguaje de Dios”.

Así que, ¿por qué no aprovechar esta fuente de alegría enviada desde los cielos? ¡Puede cambiar su vida en formas que nunca imaginó!

Tatiana Denning, D.O., es una médica de medicina familiar que se centra en el bienestar y la prevención. Ella cree en darle a sus pacientes el conocimiento y las habilidades necesarias para mantener y mejorar su propia salud.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


A continuación

Músico virtuoso describe la conexión entre la virtud y la música en el mundo moderno

TE RECOMENDAMOS