La música clásica podría mejorar su lista de canciones para hacer ejercicio

La música clásica nos ayuda a hacer ejercicio manteniéndonos distraídos del dolor y la fatiga
Por COSTAS KARAGEORGHIS, DAWN ROSE Y ELIAS MOUCHLIANITIS
25 de Enero de 2021
Actualizado: 26 de Enero de 2021

Para muchas personas, una parte esencial de cualquier rutina de ejercicios es la música que las acompaña. Ya sea un atleta, un aficionado o un deportista, es muy probable que tenga una selección de canciones favoritas y unos auriculares que le ayuden a mantener el ritmo.

La elección correcta de música puede inspirar, dar energía y proporcionar la distracción que se necesita. Los atletas de élite de todas las disciplinas a menudo se ven sumergidos en sus pensamientos, y con sus oídos cubiertos por unos elegantes auriculares en los momentos previos a un gran partido o una carrera. Entonces, ¿qué tiene la música que nos ayuda a empujar nuestros cuerpos hacia o a través de la dificultad física?

Hemos estado explorando esta cuestión utilizando diversos métodos científicos. Hasta ahora, nos habíamos centrado en varias formas de música popular, como el rock, el baile, el hip-hop y el R&B, pero recientemente estuvimos considerando los beneficios de la música clásica como ayuda auditiva para el ejercicio.

Como género, es fácil comprender por qué la música clásica suele pasarse por alto a la hora de elegir las canciones para hacer ejercicio. A menudo carece de ritmo y, cuando tiene letra, no se puede cantar.

Sin embargo, muchas piezas del repertorio clásico tienen una belleza inherente y atemporal que podría justificar su uso. Pensemos sobre la majestuosidad centelleante de la Sinfonía Eroica de Beethoven.

Entonces, ¿cómo podemos aprovechar la belleza de esa música y utilizar los picos y valles sonoros para nuestro beneficio durante un entrenamiento? En primer lugar, debemos comprender cuáles son los beneficios de cualquier música en el contexto del ejercicio físico.

La función de cualquier música durante un entrenamiento es mitigar el dolor, levantar el ánimo y, posiblemente, hacer que el tiempo pase un poco más rápido. Los científicos se refieren a los “efectos disociativos” de la música, que significa que ayuda a distraer la mente de los síntomas internos relacionados con la fatiga. Recientes trabajos realizados por nuestro grupo en el campo de la neuroimagen han demostrado la propensión que tiene la música para reducir la conciencia del ejercicio: básicamente, las partes del cerebro que transmiten la fatiga se comunican menos cuando suena la música.

Y aunque la música no puede reducir la percepción de esfuerzo de los deportistas a una intensidad de trabajo muy alta, sí puede influir en las áreas del cerebro relacionadas con el estado de ánimo hasta el punto de agotamiento voluntario. Por lo tanto, una composición estética agradable, como el final de la Obertura de Guillermo Tell, no afectará la sensación de agotamiento de los pulmones en la cinta de correr, pero puede influir en la forma de sentirlo. En esencia, la música agradable puede matizar la interpretación de la fatiga y mejorar la experiencia del ejercicio.

Pero esto no se limita a las sensaciones y percepciones. La música también puede tener un efecto “ergogénico” o favorable en el trabajo. La psicóloga Mária Rendi utilizó movimientos lentos y rápidos de la Sinfonía nº 7 en La mayor (op. 92) de Beethoven para examinar cómo el tempo de la música influía en el rendimiento del remo en 500 metros. Sus hallazgos indicaron que ambos tipos de música condujeron a tiempos de sprint más rápidos en comparación con un control sin música; con el tempo más rápido (144 pulsaciones por minuto) se generó un aumento del rendimiento del 2.0 por ciento, y el más lento (76bpm), una mejoría del 0.6 por ciento.

Entrenamiento clásico

Algunos integrantes de nuestro equipo suelen escuchar música clásica durante la carrera diaria. Consideramos que la música clásica estimula la imaginación y, en general, aumenta la experiencia de correr, sobre todo cuando se disfruta junto a un paisaje inspirador.

Pero quizás la música clásica tenga el efecto más potente cuando se utiliza antes o inmediatamente después del ejercicio. Antes del ejercicio, su función principal es la de generar energía, evocar imágenes positivas e inspirar el movimiento. Piezas como Carros de Fuego de Vangelis, la canción que da título a la película del mismo nombre, con su palpitante ritmo subyacente y su familiar vínculo cinematográfico con la gloria, pueden funcionar especialmente bien.

Para una sesión de post-entrenamiento, la música debe ser calmante y revitalizante y puede acelerar el retorno del cuerpo a un estado de reposo. Una pieza arquetípica para esto es la Gymnopédie nº 1 de Erik Satie, una pieza de piano atemporal que envuelve al oyente y trata los músculos cansados con un masaje sonoro.

Para optimizar su selección de música clásica para el ejercicio, es importante tener en cuenta la energía que se consumirá durante los diferentes segmentos de su entrenamiento. El calentamiento y los estiramientos se realizarán a una intensidad relativamente baja y la sesión aumentará gradualmente hasta alcanzar su punto álgido, terminando con un periodo de calentamiento y revitalización.

La selección de la música —de cualquier género— debería seguir idealmente el camino del gasto energético en una sesión de entrenamiento (vea la lista siguiente de algunas sugerencias). Del mismo modo, se podría reservar una pieza concreta para los segmentos que el deportista considere más arduos, como el cardio de alta intensidad.

En general, si la música clásica y el ejercicio son una buena combinación es algo que cada uno debe decidir: el gusto musical es muy personal. Pero, ¿por qué no mezclar un poco? La variedad en el ejercicio nos mantiene frescos y vigorizados, así que contemple un cambio en el acompañamiento musical para mantenerse en movimiento. Cambie la música rave por Ravel y sustituya el breakbeat por una gloriosa ráfaga de Beethoven.

Y si quiere un poco de inspiración, aquí tiene una lista de reproducción recopilada por el asistente de investigación de la Universidad Brunel de Londres, Luke Howard:

  1. Boléro, de Maurice Ravel, con un tempo medio de 70bpm, es excelente para la preparación mental antes del movimiento. El comienzo suave, con un tempo cercano a la frecuencia cardíaca en reposo, desmiente el poder trascendente de este clásico.
  2. Juba Dance, de la Sinfonía nº 1 en mi menor, de Florence Price, es una pieza sinfónica atractiva que elevará suavemente el ritmo cardíaco durante la fase de calentamiento. Termine con un estimulante crescendo, dejándolo convenientemente preparado para lo que está por venir.
  3. Parte IV. Finale, Allegro Assai, Sinfonía nº 40 en sol menor, de Wolfgang Amadeus Mozart, es una obra musical emocionante para los segmentos de intensidad baja a moderada de su entrenamiento. Presenta lo que se conoce como un “cohete de Mannheim”, una montaña rusa de melodía, que hará que el corazón y los pulmones bombeen.
  4. El Prélude del Acto 1 de Carmen, de Georges Bizet, tiene un ritmo vertiginoso (128bpm) que lo llevará a los segmentos de alta intensidad más exigentes de su entrenamiento. Las exquisitas características melódicas y armónicas de esta pieza le permiten disociarse del dolor.
  5. El Concierto n.º 1 en mi mayor, Op. 8, “La Primavera”, de Antonio Vivaldi, es ideal para el calentamiento y para mantener el ritmo mientras se vuelve gradualmente al estado de reposo. Las cuerdas, bellamente orquestadas, confieren a esta obra una marcada cualidad recuperadora.

Costas Karageorghis es profesor de psicología del deporte y del ejercicio, y director de la división de ciencias del deporte, la salud y el ejercicio de la Universidad Brunel de Londres. Dawn Rose es investigadora senior en la Universidad de Ciencias Aplicadas y Artes de Lucerna (Suiza). Elias Mouchlianitis es investigador postdoctoral en la Universidad Brunel de Londres. Este artículo se publicó por primera vez en The Conversation.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS