La NASA capta extraordinario estallido de rayos X tras una explosión termonuclear a 11.000 años luz

Por Anastasia Gubin
10 de Noviembre de 2019 Actualizado: 10 de Noviembre de 2019

Revisando las imágenes de archivo desde una cámara instalada en la Estación Espacial Internacional, la NASA detectó una violenta explosión de rayos X, “la más brillante vista hasta ahora por el telescopio NICER”, comunicó el 7 de noviembre.

La explosión fue clasificada como una explosión de rayos X de Tipo I, “y liberó tanta energía en 20 segundos como el Sol lo hace en casi 10 días”.

Los astrónomos de la NASA sugieren que fue causada por un destello termonuclear masivo en la superficie de una ‘púlsar’, un objeto llamado SAX J1808.4-3658, también registrado como J1808.

“Este estallido fue extraordinario”, comentó el investigador principal Peter Bult, un astrofísico del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland.

“Vemos un cambio de dos pasos en el brillo, que creemos que es causado por la expulsión de capas separadas de la superficie del púlsar, y otras características”, añadió el astrónomo, que también está asociado a la Universidad College Park de Maryland.

Esta púlsar representa los restos de una estrella que hace mucho tiempo explotó en un evento conocido como ‘supernova’. Se encuentra a unos 11.000 años luz de distancia en la constelación de Sagitario. Ella gira emitiendo pulsos de luz a un ritmo de 401 rotaciones por segundo.

La NASA ha estado observando que la púlsar J1808 es un miembro de un sistema binario, porque tiene como compañera a una ‘enana marrón’, un objeto cósmico descrito como más grande que un planeta pero demasiado pequeño para ser una estrella.

Desde la enana marrón hacia la púlsar fluye un gas de hidrógeno que las comunica. Este gas se está acumulando alrededor en una vasta estructura con forma de disco. El siguiente vídeo muestra en imágenes como ocurriría este fenómeno cósmico.

Según los astrónomos cada pocos años, los discos alrededor de las púlsares como la J1808 se vuelven tan densos que una gran cantidad del gas se ioniza y la energía atrapada comienza a girar en espiral hacia adentro, aumentando su temperatura hasta fusionar el núcleo de hidrógeno y formar helio. Se cree que esto sucedió antes de la explosión.

El estallido de rayos X, registrado por la NASA, ocurrió el 20 de agosto. Los datos del telescopio NICER mostraron que su brillo se estabilizó durante casi un segundo antes de aumentar de nuevo a un ritmo más lento. Los investigadores de la NASA creen que ese momento ocurrió cuando la energía de la explosión se acumuló lo suficiente como para hacer volar la capa de hidrógeno del púlsar hacia el espacio.

La bola de fuego siguió creciendo durante otros dos segundos y luego alcanzó su punto máximo, volando luego la capa de helio. Luego el helio que se había formado al interior se expandió más rápido.

***

¿Sabías esto?

36 occidentales se reúnen en China para una foto grupal: en 20 segundos llega la policía

Se sentaron a meditar en la principal plaza de Beijing. Su mensaje simple sorprendió a todos y su presencia sin precedentes pronto se convirtió en una noticia internacional.

 

TE RECOMENDAMOS