La NASA revela que el cometa interestelar Borisov se desvió ligeramente de su trayectoria

Por Anastasia Gubin
14 de Diciembre de 2019 Actualizado: 14 de Diciembre de 2019

Los telescopios de todo el mundo han estado observando al visitante interestelar llamado Borisov, el primer cometa proveniente de algún lejano lugar fuera de nuestra Sistema Solar.

La NASA informó el 12 de diciembre que la gravedad del Sol estuvo desviando ligeramente su trayectoria.

“No pudo capturarla” del todo “debido a la forma de su órbita y a su alta velocidad, de aproximadamente 100,000 millas por hora, alrededor de 160,000 km/hora”.

A diferencia de otros comentas que sucumben al calor del Sol al acercarse a nuestra estrella, Borisov, un objeto extremadamente veloz logró recuperarse y tomar la senda de vuelta al espacio interestelar.

El telescopio espacial Hubble de la NASA proporcionó vistas nítidas del cometa a medida que ha estado bordeando nuestro Sol. “Desde octubre, el telescopio espacial ha estado siguiendo al cometa como un fotógrafo deportivo siguiendo a caballos que corren a toda velocidad por una pista de carreras”, destacó la NASA.

A continuación se muestran las dos imágenes tomadas por el telescopio Hubble que capturan el cometa 2I / Borisov atravesando nuestro sistema solar y regresando al espacio interestelar.

El cometa 2I / Borisov, el segundo objeto interestelar conocido que traspasa el sistema solar. Estas dos imágenes, tomadas por el telescopio espacial Hubble de la NASA, capturan el cometa que aparece cerca de una galaxia de fondo (izquierda) y poco después de su aproximación más cercana al Sol (derecha) (NASA, ESA y D. Jewitt (UCLA))

Las imágenes de Hubble sugieren que el corazón del cometa es una aglomeración de partículas sueltas de polvo congeladas, “que probablemente no tenga más de aproximadamente 3,200 pies de ancho, aproximadamente la longitud de nueve campos de fútbol”, añade el informe.

“Aunque el cometa Borisov es el primero de su tipo, sin duda hay muchos otros vagabundos cometas por ahí, que ocupan el espacio entre las estrellas. Los astrónomos estarán ansiosos por buscar al próximo visitante misterioso del más allá”, sostiene la NASA

La foto de la izquierda fue tomada el 16 de noviembre de 2019. El cometa aparece frente a una galaxia espiral de fondo distante, registrada en el catálogo de los astrónomos como la galaxia 2MASX J10500165-0152029.

El brillante núcleo central de la galaxia está manchado en la imagen porque Hubble estaba rastreando el cometa, explica la NASA. En ese momento el cometa Borisov estaba aproximadamente a 203 millones de millas de la Tierra en esta exposición, es decir el doble de la distancia Sol-Tierra.

La cola de polvo expulsado por Borisov se extiende hacia la esquina superior derecha. La NASA aclara que el cometa fue coloreado artificialmente en azul para diferenciarlo de la galaxia y para revelar los pequeños detalles en el halo de polvo -o coma- que rodea su núcleo central.

La imagen de la derecha fue capturada el 9 de diciembre de 2019, cuando Hubble volvió a visitar el cometa poco después de su acercamiento más cercano al Sol. El núcleo es demasiado pequeño. La parte central que se ve brillante es la coma compuesto de polvo que sale de la superficie.

En esta foto el cometa Borisov está a 185 millones de millas de la Tierra, cerca del borde interior del cinturón de asteroides que se encuentra entre los planetas Marte y Júpiter, pero debajo de él.

Al estar más cerca del Sol “recibió el máximo calentamiento después de pasar la mayor parte de su vida en un espacio interestelar helado”, según la NASA.

Lo notable es que “el cometa también alcanzó una velocidad máxima impresionante de aproximadamente 100,000 millas por hora”.

Borisov logró su máximo brillo al acercarse al Sol. Luego se espera que haga su aproximación más cercana a la Tierra a fines de diciembre a una distancia de 180 millones de millas (289 millones de kilómetros).

“El telescopio Hubble nos da el mejor límite superior del tamaño del núcleo del cometa Borisov, que es la parte realmente importante del cometa”, dijo David Jewitt, profesor de ciencias planetarias y astronomía de la UCLA.

“Sorprendentemente, nuestras imágenes de Hubble muestran que su núcleo es más de 15 veces más pequeño de lo que las investigaciones anteriores sugirieron que podría ser. Nuestras imágenes muestran que el radio es más pequeño que medio kilómetro”, reveló Jewitt.

Foto anterior del cometa, ver aquí

“Conocer el tamaño es potencialmente útil para comenzar a estimar qué tan común tales objetos pueden estar en el sistema solar y nuestra galaxia. Borisov es el primer cometa interestelar conocido, y nos gustaría saber cuántos otros hay “, añade.

El cometa seguirá siendo observable con telescopios de tamaño moderado hasta abril de 2020, dijo previamente Davide Farnocchia del Centro de Estudios de Objetos Cercanos a la Tierra de la NASA. “Después de eso, solo será observable con telescopios profesionales más grandes hasta octubre de 2020”.

El astrónomo de Crimea, Gennady Borisov, descubrió el cometa el 30 de agosto de 2019 e informó las mediciones de posición al Centro de Planetas Menores de la Unión Astronómica Internacional en Cambridge, Massachusetts.

El Centro de Planetas Menores y el Centro de Estudios de Objetos Cercanos a la Tierra de la NASA calcularon una órbita para el cometa, lo que muestra que vino de otra parte de nuestra galaxia, la Vía Láctea, punto de origen desconocido.

Borisov no es raro como el primer objeto interestelar conocido, llamado Oumuamua. Su composición química del cometa es similar a la de los cometas que se encuentran dentro de nuestro Sistema Solar, lo que proporciona evidencia de que los cometas también se forman alrededor de otras estrellas.

A mediados de 2020, el cometa ya habrá pasado la distancia de Júpiter de 500 millones de millas en su camino de regreso a su hogar en el espacio interestelar.

***

¿Sabía?

El libro chino más traducido en la historia se lee en 40 idiomas pero está prohibido en China


TE RECOMENDAMOS