La NBA, Apple, Hollywood y la gran revolución proletaria de las zapatillas

Por Roger L. Simon
15 de Octubre de 2019 Actualizado: 15 de Octubre de 2019

Cuando se le preguntó su opinión sobre el alboroto que rodeaba al director general de los Houston Rockets, Daryl Morey, tras haber tuiteado en apoyo de los manifestantes pro democracia en Hong Kong, la superestrella de la NBA, Steph Curry dijo: “Esta situación tiene un gran peso y gravedad. Será necesario que se resuelvan algunas cosas. Pero no sé lo suficiente sobre la historia china y cómo eso ha influido en la sociedad moderna (…)”.

No es ninguna sorpresa. Dado el estado actual del sistema educativo de Estados Unidos, pocos saben mucho sobre nuestra propia historia, y mucho menos sobre China. Hay mucho por saber, pero tal vez a Curry le vendría bien enterarse de dos importantes acontecimientos, ambos después de la Segunda Guerra Mundial: el Gran Salto Adelante y la Gran Revolución Cultural Proletaria en China. Estos dos eventos, de apenas 15 años de duración en total, causaron la muerte de alrededor de 50 millones de chinos, aunque las estimaciones pueden variar, igualmente en cualquier caso, eso es más que toda la población de la costa oeste de Estados Unidos.

El exlíder Mao Zedong, el autor de esta carnicería, la más grande de todos los tiempos, que empequeñece a Hitler y a Stalin, sigue siendo venerado en casi todas partes de China, su rostro aparece en la moneda, y en su tumba gigante, el Mausoleo, que domina la plaza Tiananmen, donde hace solamente 30 años, se masacró a otra multitud de manifestantes pro democracia.

En ese momento, Steph Curry era solo un niño de 1 año, así que supongo que no podemos esperar que lo recuerde. Además, hay mucho dinero por ganar, zapatillas para vender, sin mencionar camisetas, pantalones cortos, chaquetas, etc., firmados por él y otras estrellas de la NBA.

La población de China es de más de 1400 millones de personas, mucha cantidad de gente para vestir, incluso descontando a los cientos de miles de uigures retenidos en los campos de reeducación que, sin lugar a dudas, no están usando las últimas Nike. De todos modos, esos pobres imbéciles de las minorías (¿Uigures? No me suena. Colin Kaepernick nunca los mencionó) no afectarán para nada en los contratos ya firmados por Curry de 42 millones de dólares al año.

Entonces, ¿qué hacer efectivamente cuando se gana un montón de millones con la opresión ejercida sobre otras personas, millones de personas más?  “Es… una perplejidad”, como cantó Yul Brynner una vez en “El Rey y yo”.

Y esta “perplejidad” va mucho más allá de un puñado de jugadores a favor del baloncesto o incluso de débiles ejecutivos deportivos como Adam Silver de la NBA, pero que forman parte de los directorios corporativos más importantes de nuestro país, Estados Unidos.

Los leones supuestamente “liberales” del Silicon Valley parecen haber sido los más ansiosos por dar un paso adelante al lucrativo plato ofrecido por el régimen comunista. Google, que antes del famoso “Primero No Hacer Daño”, una vez ofreció sus servicios para desarrollar un motor de búsqueda que respetaba la censura china antes de que la humillación pública los detuviera.

Pero ahora más recientemente, Apple se puso al frente y en el centro con la cobarde lotería tecno-hipócrita, sacando una aplicación de su App Store, que comparte la ubicación de las protestas pro-democracia en Hong Kong.

Y, por supuesto, Hollywood no está exento. ¿Disney renunciaría a Disneylandia Beijing? No esperen que Mikey esté haciendo películas duras que critiquen remotamente al régimen chino o su historia, como sí lo hacen con impunidad sobre nuestro propio país, Estados Unidos.

Las principales corporaciones estadounidenses han puesto básicamente a la venta la Primera Enmienda a China, siendo la NBA solo un ejemplo obvio y muy público.

La razón original de todo esto era que si comerciábamos con China, si ignorábamos sus actividades totalitarias y fundamentalmente nos arrodillábamos ante los chinos, el mercado funcionaría y finalmente se inclinarían para ser como nosotros. Desafortunadamente, se ha ido para el otro lado. Nos hemos empeñado en ser como ellos. La Declaración de Derechos ya no importa siempre y cuando usted pague sus cuentas.

Ellos son los marxistas, pero nosotros somos los marxistas de Groucho. En la comedia clásica “Sopa de pato”, Groucho (el presidente Rufus T. Luciérnaga de Freedonia) explica su política de gobierno: “Esos son mis principios, y si no te gustan… bueno, tengo otros”.

Groucho estaba, por supuesto, bromeando, pero la NBA, Silicon Valley y Hollywood (y muchas otras corporaciones estadounidenses, conocidas y desconocidas) desafortunadamente no lo están.

La nueva novela ‘The GOAT de Roger L. Simon, cofundador de PJ Media y guionista nominado a los Premios de la Academia, ya está disponible en varias ediciones en Amazon.

Los puntos de vista expresados en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de La Gran Época.

Mira a continuación

Los negocios son una guerra

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS