La OMS deja de recomendar la realización generalizada de pruebas de COVID-19 en casos asintomáticos

Por MEILING LEE
29 de Junio de 2021 2:44 PM Actualizado: 29 de Junio de 2021 2:44 PM

En las orientaciones actualizadas sobre las estrategias de detección de COVID-19, la Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que actualmente no recomienda realizar pruebas de detección generalizadas en personas asintomáticas, alegando el costo de esa estrategia y su ineficacia.

“Actualmente no se recomienda la realización generalizada de pruebas en poblaciones asintomáticas, ni siquiera a través del autodiagnóstico, debido a la falta de pruebas sobre el impacto y la relación costo-eficacia de tales enfoques y a la preocupación de que este enfoque corra el riesgo de desviar recursos de las indicaciones de pruebas más prioritarias”, dice en las orientaciones.

Sin embargo, “los países con los recursos y el deseo de ampliar las pruebas al público en general (independientemente de los síntomas) deben demostrar que cuentan con la infraestructura de salud pública necesaria para responder a los resultados positivos y que los recursos no se están quitando de las pruebas de los casos sospechosos, que son la máxima prioridad”, dijo la OMS a The Epoch Times por correo electrónico.

Las pruebas deben dirigirse “a los lugares donde se espera que tengan el mayor impacto en la salud pública”, dijo la OMS, y añadió que “esto significa que todas las personas sospechosas [según la definición de la OMS] de tener COVID-19 sobre la base de los síntomas deben ser prioritarias para las pruebas”, independientemente de su estado de vacunación o de los antecedentes de la enfermedad.

Pero en las zonas con transmisión comunitaria en curso, cualquier persona que haya estado en contacto con un caso probable o confirmado debe permanecer en cuarentena durante 14 días, independientemente de que sea asintomática y no se haya confirmado que es positiva.

La sede de los Centros para el Control de Enfermedades (CDC), en Atlanta, Georgia, el 23 de abril de 2020. (Tami Chappell/Getty Images)

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) señalan en su guía más actualizada que las personas asintomáticas y no vacunadas deben ser puestas en cuarentena y sometidas a pruebas si estuvieron en contacto cercano con un individuo positivo a COVID-19.

“Se recomienda la realización de pruebas virales a los individuos no vacunados que estén en contacto cercano con personas con COVID-19”, dicen los CDC. “Estos individuos deben someterse a las pruebas inmediatamente después de ser identificados y, si son negativas, volver a realizarlas en los 5-7 días siguientes a la última exposición o inmediatamente si se desarrollan síntomas durante la cuarentena”.

En cambio, las personas totalmente vacunadas no necesitan estar en cuarentena, someterse a pruebas, “ni tener restricciones en el trabajo” después de haber estado en contacto estrecho con personas con COVID-19 presunta o confirmada si no tienen síntomas similares a los del COVID, “ya que su riesgo de infección es bajo”, según los CDC. Sin embargo, se recomienda que se autovigilen los síntomas de COVID-19 durante los 14 días posteriores a la exposición.

Los CDC dicen que se sigue recomendando la realización de pruebas a los “residentes y empleados totalmente vacunados de los centros penitenciarios y de detención y de los refugios para personas sin hogar”.

Se considera que las personas están totalmente vacunadas dos semanas después de su segunda dosis de una vacuna de ARN mensajero o de una dosis única de la vacuna Johnson & Johnson.

La orientación actual de la OMS sobre la prioridad de las pruebas para las personas con síntomas es consistente con lo que había sido su orientación antes de la pandemia en el tratamiento y el diagnóstico de los brotes virales respiratorios —incluyendo el brote del Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS) de 2003 y el brote del Síndrome Respiratorio de Oriente Medio (MERS) de 2012— que era centrarse predominantemente en los casos sintomáticos para detener la transmisión de la enfermedad.

Los datos han indicado que la propagación asintomática no es tan frecuente como afirmaban los estudios anteriores y que el riesgo de transmisión a partir de pacientes asintomáticos es bajo.

Los casos de COVID pueden confirmarse con una prueba de antígeno

A lo largo de la pandemia del año pasado, la norma para diagnosticar una infección por el virus del PCCh (Partido Comunista Chino) era una prueba de PCR (reacción en cadena de la polimerasa) con valores de umbral de ciclo de 40 ciclos o más. Esto suscitó la preocupación de que pudiera haber un exceso de confianza y un mal uso de la prueba como herramienta de diagnóstico, ya que no puede diferenciar entre un virus infeccioso vivo y un fragmento de virus inactivado que no es infeccioso.

Las personas que tenían una prueba de PCR positiva con o sin síntomas de COVID-19 se consideraban un caso y se añadían al recuento diario de casos de COVID-19.

El virus del PCCh ocasiona la enfermedad COVID-19.

La OMS actualizó entonces sus recomendaciones sobre el uso de las pruebas PCR el 20 de enero de 2021, advirtiendo a los expertos de laboratorio y a los usuarios de dispositivos médicos de diagnóstico in vitro que no se basaran únicamente en los resultados de la prueba PCR para diagnosticar COVID-19. Por el contrario, junto con la prueba PCR, también deben tenerse en cuenta los antecedentes de salud del paciente y los factores de riesgo epidemiológicos para el diagnóstico.

Ahora, la verificación de un caso de COVID-19 puede hacerse mediante una prueba de antígenos, en lugar de una prueba de amplificación de ácidos nucleicos (NAAT) como la prueba de PCR, ampliamente utilizada.

En la recomendación actualizada, la OMS afirma que, si bien “la NAAT se considera un estándar de referencia para el diagnóstico de la infección por SARS-CoV-2”, puede utilizarse una prueba de antígenos para diagnosticar una infección por PCR “cuando la NAAT no esté disponible o cuando los resultados se retrasen más de 48 horas”.

Tres escenarios en los que no se requiere una prueba de amplificación de ácidos nucleicos además de un resultado de la prueba de antígeno incluyen:

  • En personas sintomáticas en entornos de alta prevalencia, no es necesario confirmar los resultados positivos de la prueba de antígenos mediante NAAT, mientras que un resultado negativo de la prueba de antígenos “puede confirmarse mediante NAAT a criterio clínico”.
  • En entornos de baja prevalencia, no es necesaria la confirmación de los resultados negativos de la prueba de antígenos mediante la NAAT, mientras que un resultado positivo de la prueba de antígenos depende de la clínica para confirmarlo con la NAAT.
  • En las personas asintomáticas “que son contactos de casos confirmados o están expuestas con frecuencia, como los trabajadores de centros de atención sanitaria y de larga duración”, no es necesario confirmar el resultado de la prueba de antígenos mediante la NAAT.

Las pruebas de antígenos son inmunoensayos que pueden detectar si un individuo tiene una infección activa por el virus del PCCh en unos 15 a 30 minutos y son menos sensibles que una prueba PCR. Según la OMS, las pruebas de antígenos son “sensibles solo para la detección de pacientes con una carga viral alta, por ejemplo, valores de umbral de ciclo (Ct) [de aproximadamente] 25-30”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.