La pandemia fue un “desastre evitable” y una “terrible llamada de atención”: Panel vinculado a la OMS

13 de Mayo de 2021
Actualizado: 13 de Mayo de 2021

Un panel de expertos independientes, encargado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), calificó la pandemia del virus del PCCh como un “desastre evitable” y una “terrible llamada de atención” que puso al descubierto los eslabones débiles a lo largo toda la cadena de preparación y respuesta del mundo a las pandemias.

En un informe emitido el miércoles (pdf), el Panel Independiente para la Preparación y Respuesta ante una Pandemia culpó a los países de todo el mundo por su lenta respuesta al brote del virus del PCCh (Partido Comunista Chino), diciendo que la mayoría esperaba ver cómo se propagaba el virus hasta que fue demasiado tarde para contenerlo, lo que llevó a resultados catastróficos.

El grupo también apuntó a la falta de liderazgo mundial y de leyes sanitarias internacionales restrictivas que “obstaculizaron” la respuesta de la OMS a la pandemia.

Algunos expertos criticaron al panel por no responsabilizar a la OMS y a otros actores por la propagación del virus. Dijeron que el panel anunció “una abdicación de responsabilidad”.

Lawrence Gostin, de la Universidad de Georgetown, dijo que el panel “no señala a los malos actores, como China, perpetuando la tradición disfuncional de la OMS que impulsa una diplomacia exenta de franqueza, transparencia y responsabilidad”.

La controversia se debe a que los funcionarios chinos sabían a principios de diciembre que el virus había aparecido en Wuhan, pero ocultaron la información durante seis semanas, deteniendo a quienes intentaron advertir del peligro y acusándolos de difundir “rumores”. El riguroso aparato de censura del régimen se desplegó para impedir la cobertura de los medios de comunicación y eliminar cualquier mención del virus en las redes sociales.

“Al igual que con el SARS, la primera respuesta fue la negación”, escribió la junta editorial de The Epoch Times en un artículo que explica por qué optó por usar el término “virus del PCCh” en referencia al patógeno que causa la enfermedad COVID-19.

“El nombre responsabiliza al PCCh por su desenfrenado desprecio por la vida humana y la consiguiente aparición de una pandemia que ha puesto en riesgo a un número incalculable de países de todo el mundo, al tiempo que crea un temor generalizado y devasta las economías de las naciones que intentan hacer frente a esta enfermedad”, escribió la junta.

Los miembros de la administración Trump trataron de responsabilizar al régimen chino por sus fracasos en las primeras fases del brote, y el expresidente Donald Trump culpó repetidamente a China por avivar las llamas de la pandemia.

El Panel Independiente para la Preparación y Respuesta ante una Pandemia adoptó un enfoque suave con respecto a China, elogiando a los médicos en Wuhan por ser “rápidos en detectar grupos inusuales de neumonía de origen desconocido a fines de diciembre de 2019”, sin mencionar los esfuerzos anteriores del régimen para reprimir a los denunciantes. Sin embargo, el panel señaló en una cronología “autorizada” del brote, que “las primeras confirmaciones de casos en China probablemente subestimaron la prevalencia” del virus.

Técnicos de laboratorio trabajan en muestras que se analizarán para detectar COVID-19, en un laboratorio de BGI, en Wuhan, China, el 6 de febrero de 2020. (STR/AFP a través de Getty Images)

El informe culpó a los cuellos de botella en los procedimientos formales de notificación y declaración de emergencia, bajo las regulaciones internacionales de salud, por ser “demasiado lentos para generar la respuesta rápida y preventiva requerida para contrarrestar un nuevo patógeno respiratorio que evoluciona rápidamente”.

“Se perdió un tiempo valioso”, escribieron los panelistas.

Elogiaron a los trabajadores de la salud por ser “incondicionales en sus esfuerzos” a la hora de combatir la pandemia, al tiempo que dijeron que las respuestas nacionales exitosas fueron aquellas que se basaron en lecciones de brotes anteriores y se basaron en planes que podrían implementarse fácilmente.

“Escucharon la ciencia, cambiaron de rumbo cuando fue necesario, involucraron a las comunidades y se comunicaron de manera transparente y consistente”, señaló el panel.

En general, el informe encontró que, incluso después de décadas de advertencias de que un virus altamente transmisible estaba a punto de barrer el mundo, el mundo no estaba preparado para el virus del PCCh.

“El Panel Independiente ha encontrado eslabones débiles en cada punto de la cadena de preparación y respuesta. La preparación fue inconsistente y con fondos insuficientes. El sistema de alerta era demasiado lento y demasiado dócil”, escribió el panel.

El panel fue dirigido por la expresidenta de Liberia, Ellen Johnson Sirleaf, y la ex primera ministra de Nueva Zelanda, Helen Clark, quienes fueron elegidas por la OMS el año pasado para examinar la respuesta de la agencia de la ONU al COVID-19, después que cedió a una solicitud de los países miembros.

“Este es un desastre continuo que creemos que podría haberse evitado. La evidencia muestra que un brote se convirtió en una pandemia debido a fallas, brechas y demoras en la preparación y respuesta. Esto se debió, en parte, a que no aprendimos del pasado”, dijo Johnson Sirleaf.

Más allá del llamado para ampliar la capacidad de la OMS a la hora de investigar brotes, el panel recomendó que la agencia de salud y la Organización Mundial del Comercio convoquen una reunión de países productores y fabricantes de vacunas para llegar rápidamente a acuerdos sobre licencias voluntarias y transferencia de tecnología, en un esfuerzo por impulsar el suministro mundial de vacunas contra el virus del PCCh.

Con información de Associated Press.

Siga a Tom en Twitter: @OZImekTOM


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS